Comer alimentos que engordan y adelgazar es posible (si sabes cómo)
  1. Alma, Corazón, Vida
MEJORA TU ALIMENTACIÓN

Comer alimentos que engordan y adelgazar es posible (si sabes cómo)

Un estudio explica cómo tener esos pequeños caprichos puede ser viable en una alimentación sana en la que podamos mejorar nuestra línea

Foto: Se puede disfrutar de nuestros pequeños vicios y cuidar la línea. (iStock)
Se puede disfrutar de nuestros pequeños vicios y cuidar la línea. (iStock)

El sobrepeso es un problema que cada vez se extiende más en nuestro país. Actualmente en España, una de las cunas de la dieta mediterráneade la que tanto nos enorgullecemos, uno de cada seis adultos es obeso y más del 50% tiene sobrepeso.

Atendiendo a estas cifras puede considerarse que en España en estos últimos años se ha ido fraguando un serio problema alimenticio. Hace no demasiado tiempo,eran objeto de crítica aquellas personas que probaban a hacer diferentes y excéntricasdietas “milagro” con el objetivo de perder peso y mejorar la línea (que no la salud). Sin embargo, en los tiempos más recientes recurrir a estos métodos es algo normal e, incluso, algunos de ellos se han puesto de moda.

Los grandes cambios sociales que han ido apareciendo en nuestra sociedad (una mayor carga laboral, el crecimientode las ciudades y dificultad para pasar más tiempo en casa, así como la llegada de la famosa crisis económica y financiera) han provocado importantes permutas en nuestra dieta, lo que ha derivado en una menor preocupación por nuestra alimentación, debido a la falta de tiempo, y una nutrición de peor calidad, por el aumento del consumo de comida rápiday compra de alimentos de peor calidad con el afán de ahorrar.

Estos cambios sociales también han influido en nuestro planteamiento de las dietas, popularizándose aquellas que optan por el “aquí y ahora”, en vez de la búsqueda de una mejora en nuestros hábitos alimenticios.

Una dieta equilibrada, la clave

Un estudio en el que han participado profesores de la Universidad de Vanderbilt, de Carolina del Norte y de Pittsburgh nos muestra que en ocasiones las grandes mejoras vienen de pequeños cambios y defiende que para mejorar nuestra línea quizá no sea necesario realizar dietas terriblemente restrictivas, sino que puede bastar con seguir consumiendo en menor cantidad esos productos que tanto nos gustan pero que no nos aportan nutritivamente nada más que disgustos.

Para apoyar esta idea se han centrado, a diferencia de la gran mayoría de estudios, no solo en el campo de la salud, sino también en el del consumo. Para dar empaque a la investigación dentro de la misma realizaron cuatro estudios en los que los participantes tuvieron que elegir entre diferentes aperitivos con mayor o menor proporción de productos negativos para la salud.

Por estos motivos se decidió establecer cinco opciones diferentes de aperitivo: uno totalmente insano, otro totalmente sano y tres en los que habíaigual cantidad de productos sanos e insanos omayor o menor predominancia de cada uno.

Las personas que participaron en la investigación fueron segmentadas en diferentes grupos según el tipo de consumo que llevaron a cabo (mayor o menor prevalencia de alimentos saludables) pero el estudio demostró, tal y como esperaban, que todos los grupos reaccionaron positivamente a la introducción de packs en los que existían igual cantidad de productos saludables que deotros que no lo son tanto, lo que serviría para que las personas que más descuidan su alimentación, y que en otras situaciones elegirían los menos saludables,añadan más productos sanos y disminuyan los insanos.

Por tanto, para los creadores de este estudio, los resultados obtenidos pueden ser útiles tanto para los consumidores como para las empresas de alimentación, ya que, por ejemplo, a las grandes cadenas de comida rápida les puede servir para establecer nuevas líneas de productos que les sirvan para aumentar sus ingresos y en las que alternen aquellos géneros exitosos y menos saludables, con otros más sanos que permitan convertir los menús en más equilibrados en nuestras dietas.

Por otro lado, para aquellas personas que necesiten cuidar su nutrición les puede servir como un método con el que mejoren sus hábitos y no tengan que abandonar por completo esos pequeños “vicios”, es posible que los resultados lleguen con mayor lentitud que en otras más restrictivas, pero la probabilidad de éxito quizá sea mayor al no suponer un esfuerzo tan pronunciado, pues solo consiste en buscar una alimentación más sana que la actual, teniendo en la cabeza que la carrera por la salud siempre ha de ser de fondo, nunca un sprint.

Perder peso Nutrición Salud Alimentación La felicidad se demuestra andando
El redactor recomienda