Un padre "okupa" Sudán del Norte para hacer princesa a su hija: "Se lo prometí"
  1. Alma, Corazón, Vida
viajó a una tierra sin dueño del norte de áfrica

Un padre "okupa" Sudán del Norte para hacer princesa a su hija: "Se lo prometí"

Jeremiah Heaton viajó por medio mundo con el objetivo de que su hija tuviera, probablemente, el mejor regalo que vaya a recibir en su vida

placeholder Foto: Heaton proclamándose rey de su nuevo país. (Facebook)
Heaton proclamándose rey de su nuevo país. (Facebook)

Convertirse en rey, aunque sin ningún reconocimiento oficial externo, está al alcance de cualquiera que pueda costearse un viaje hacia La Antártida (Tierra de Marie Byrd) o, hasta hace poco, al Triángulo de Bir Tawil. La razón es que ambos terrenos son considerados tierra de nadie, puesto que ningún Estado tiene derechos soberanos sobre estas tierras.

Más complejo es el caso de Bir Tawil, ya que las dos naciones fronterizas,Egipto y Sudán, han discutido su soberanía pero sin llegar a ningún resultado. Este hecho ha sido aprovechado por el estadounidenseJeremiah Heaton que, cargado con una bandera diseñada por sus hijos, ha viajado hasta ese terreno norteafricanopara fundar un hipotético país llamado Sudán del Norte, del cual se ha autoproclamado rey.

Las razones pueden parecer un tanto pretenciosas. Sin embargo nada más lejos de la realidad, ya que este acto, solemne aunque solitario, se ha realizado el pasado 16 de junio de 2014, el día en el que su hija cumplía siete años.

Un regalo para su hija

¿Coincidencia?... Para nada. La única motivación que ha llevado a este padre a recorrer medio mundo ha sido el amor incondicional a su hija y poder convertirlaen princesa,al menos por un día,ya que esta es una de las mayores fijaciones de la pequeñaEmily. Y para consegir tal objetivo ,consideraron que lo más viable era que Jeremiah se convirtiese en el rey de algún terreno sin control.

En este caso no puede decirse, a diferencia de la famosa película de la productora Disney, que Emily se haya convertido en princesa por sorpresa, ya que esta misión surgió tras una conversación en invierno con su padre en la que la joven estadounidense manifestó su deseo de convertirse en princesa.

Eso sí, la pequeña Heaton, tras haberocupado su nuevo puesto enSudán del Norte, no ha dejado atrás su juego de niños, sino que según sus declaraciones ahora tiene la intención de trasformar el árido terreno de su Estado en fértiles tierras que sean capaces de alimentar al resto de chicosde países colindantes.

De lo que no cabe duda es que Jeremiah Heatonha hecho uno de los regalos de cumpleaños más sorprendentes. Eldeclararle un loco o simplemente un padre que quiere a su hija queda a elección de cada uno.

Sudán Niños Amor
El redactor recomienda