Lo mejor para un domingo: remedios científicos que funcionan para la resaca
  1. Alma, Corazón, Vida
dE MOMENTO, SÓLO PUEDEN PALIARSE LOS SÍNTOMAS

Lo mejor para un domingo: remedios científicos que funcionan para la resaca

la gran mayoría de las estrategias y remedios para paliar los efectos de la resaca o bien no funcionan o bien sólo sirven para retrasar dichos efectos

placeholder Foto: La mayoría de remedios existentes contra la resaca no sirven o sólo permiten retrasas sus efectos. (Corbis)
La mayoría de remedios existentes contra la resaca no sirven o sólo permiten retrasas sus efectos. (Corbis)

Pocos son los problemas sobre los que la sabiduría popular se haya esforzado más en encontrarles un remedio que las resacas, poco estudiadas desde el punto de vista científico. La obsesión por superar lo antes posible el malestar físico y mental que provoca el consumo excesivo de alcohol, entre las ocho y diez horas después de ingerirlo, ha dado lugar a las estrategias y antídotos más variopintos, pero desgraciadamente, o bien no funcionan o bien sólo sirven para retrasar dichos efectos.

Unas carencias a las que pretende poner punto y final el Alcohol Hangover Research Group (AHRG), un grupo de investigación creado bajo el objetivo de paliar la falta de enfoques científicos sobre esta cuestión. Su primera conclusión es que los remedios más eficaces contra la resaca tienen que venir de la mano de la glucosa.

Como anticipaba uno de los miembros del grupo antes de la celebración de su primer congreso, Richard Stephens, en una entrevista concedida al diario The Atlantic, uno de los mecanismos subyacentes a la resaca tiene que ver con la incapacidad para metabolizar la glucosa.

La glucosa, una de las claves

“Los niveles de azúcar en sangre son insuficientes, por lo que es preciso restaurarlos”, apunta el investigador. De ahí que la ingesta de carbohidratos, frutas y miel sea beneficiosa para paliar los síntomas de la resaca. Sin embargo, aún no se ha descubierto un tratamiento capaz de revertir este proceso, más allá de atacar sus síntomas, como sucede también con la ingesta de agua para prevenir la deshidratación causada por el alcohol.

Como insiste Stephens, el trabajo mejor documentado sobre las causas de la resaca, llevado a cabo por Joris Verster, concluyó que el mejor remedio para evitarla era “ser abstemio o beber en cantidades moderadas”.

Para el investigador todavía es necesario conocer mucho mejor los mecanismos que se activan en el organismo durante la resaca para poder encontrar un tratamiento que la corte de raíz. Así, por ejemplo, algunas de las líneas de investigación más optimistas en este sentido tienen que ver con la idea de que la resaca es una respuesta inflamatoria debido a la inmunodepresión. Así, algunos de los fármacos que más beneficios ofrecen son aquellos compuestos a base de ácido tolfenámico, el principal compuesto de los medicamentos recetados para combatir las migrañas. Sin embargo, una vez más, lo que tratan es de paliar los síntomas, no la causa.

Mitos pseudocientíficos

Uno de los objetivos principales de este peculiar grupo de investigación se centra en determinar los efectos cognitivos de la resaca, más allá de los físicos, lo que podría ofrecer más pistas para encontrar el remedio definitivo contra los efectos del consumo excesivo de alcohol.

Los pocos estudios realizados sobre esta cuestión han demostrado que la resaca provoca déficit de atención y una pérdida de la memoria a largo plazo, pero la investigación aún es demasiado escasa, lamenta Stephens. Por ejemplo, los primeros estudios realizados por el Alcohol Hangover Research Group han concluido que la resaca también afecta a la función ejecutiva del cerebro, es decir, a las habilidades cognitivas que preceden y organizan las operaciones mentales.

En un primer momento, se entendía la resaca como una respuesta del organismo contra la ingesta de alcohol, como un freno natural para no volver a beber. Una conclusión que se ha demostrado falsa. “Si la resaca fuese un freno natural, entonces los alcohólicos no la sufrirían, como suele defenderse popularmente, pero la realidad es que los estudios científicos han demostrado justo lo contrario, que estas personas sufren las resacas más severas”. Por tanto, añade el investigador, la relación entre el riesgo de caer en el alcoholismo y las resacas es mucho más compleja de lo que se creía hasta ahora.

Resaca Alcoholismo Alcohol Investigación Mitos Síndrome de abstinencia Bienestar
El redactor recomienda