Tres buenos trucos para gustar más a los demás (a primera vista)
  1. Alma, Corazón, Vida
La importancia del lenguaje no verbal

Tres buenos trucos para gustar más a los demás (a primera vista)

No debe subestimarse la importancia que tiene el lenguaje no verbal en las relaciones humanas. Cuidar este aspecto te proyectará una mejor imagen

placeholder Foto: Crearse una buena primera imagen puede depender del uso del lenguaje no verbal. (iStock)
Crearse una buena primera imagen puede depender del uso del lenguaje no verbal. (iStock)

“El físico no importa”. Con esta frase todo el mundo ha empezado alguna discusión con sus compañeros de trabajo o grupo de amigos.

La realidad es que el físico no lo es todo, pero no puede obviarse que es un aspecto más que representativo para cualquier faceta de la vida, desde el amor hasta el mundo laboral. Respecto a este asunto hay estudios que demuestran que las personas menos agraciadas físicamente son las más propensas a sufrir maltrato laboral, mientras que las más agradables visualmente tienen mayor facilidad para ser contratadas.

Está claro que ser una persona con una vida interesante y una profunda conversación repercutirá directamente en el nivel de atención del resto de personas, pero no debe subestimarse la importancia que tiene el lenguaje no verbal en las relaciones humanas. Según los expertos la importancia que atribuyen a cada tipo de lenguaje varía, pero la gran mayoría señala que más del 50% de lo que ocurre en una conversación no se dice con palabras.

Contar las veces que pestañea una persona es un buen método para mantener la mirada

Ante estos datos no hay por qué preocuparse. Para causar una buena impresión tampoco es necesario ser como Adonis, en muchas ocasiones es mejor proyectar una grata imagen mediante detalles y no solo a través del físico. De hecho, el asesor político Fran Carrillo, en su libro Tus gestos te delatan (Espasa), afirma que muchas personas feas comunican mejor que las guapas debido a que se esfuerzan más en desarrollar y potenciar más otras técnicas y facetas del lenguaje.

Ante la importancia del lenguaje no verbal, la autora Leil Lowndes en su libro How to Talk to Anyone: 92 Little Tricks for Big Success in Relationships (McGraw-Hill) ofrece numerosos trucos para mejorar la apariencia y comunicación respecto al resto de personas. Estos son algunos consejos.

1. Contacto visual

Mantén la mirada con tu interlocutor, pero no de cualquier forma. Procura que la fijación de tus ojos no sea demasiado incómoda para la otra persona y que no solo la mires cuando te hable, sino que también la mantengas después. El cambio no debe ser muy radical, sino que es preferible despegarse de sus ojos poco a poco. Un buen consejo puede ser contar las veces que parpadea la otra persona.

Esta sugerencia es de especial interés en aquellas conversaciones en las que hay más de dos participantes y se tiene especial interés en alguno de ellos, ya que con él es recomendable llevarlo a cabo de forma más pronunciada.

2. Cuida tu sonrisa

La sonrisa es, quizá junto a la mirada, la herramienta más potente de la comunicación no verbal. No todo el mundo tiene una sonrisa perfecta, pero qué mínimo que cuidarla para mostrar la mejor que tienes.

Existen numerosos tipos de sonrisas y hay una para cada situación, pero en el caso de conocer a alguien, Lowdnes recomienda no sonreír desde el comienzo, sino esperar a que os presenten y en ese momento mostrar la mejor y más sincera sonrisa posible. Ese segundo de espera, seguido de una sonrisa que irradie fuerza creará una sensación mucho más positiva a la otra persona.

3. Vigila tu postura

A la hora de conocer una persona, la postura corporal que tomes le llevará a hacerse una idea respecto a ti. Es recomendable no moverse demasiado cuando estés hablando con ella porque te restará credibilidad y parecerá que muestras ansiedad. También cuando estés en un grupo, es importante no dar la espalda a esa nueva persona y que tu cuerpo se sitúe de tal forma que des la misma importancia al recién llegado que al resto. Este detalle le hará sentir mucho más cómodo respecto a tu persona.

Un truco que propone Lowndes, a la hora de saludar a una persona que no conoces, es imaginar que acabas de encontrarte con un viejo amigo al que llevas tiempo sin ver. Con este mecanismo tu propio subconsciente actuará sobre tu cuerpo y hará que el saludo sea mucho menos incómodo.

Lenguaje Imagen Laboral Subconsciente
El redactor recomienda