‘FITNESS’ PARA AMANTES DEL ‘FITNESS’

La era de las 'princesas proteína', o el nacimiento de un nuevo modelo de belleza

Cuando pensamos en gimnasios, pensamos en cuerpos masculinos hipermusculados y sudorosos. Pero la cosa parece haber cambiado para siempre

Foto: Kardashian se hace un 'selfie' en el 'gym' junto a una amiga. (Instagram)
Kardashian se hace un 'selfie' en el 'gym' junto a una amiga. (Instagram)

Cuando pensamos en gimnasios, pensamos en cuerpos masculinos hipermusculados y sudorosos, brazos de dos metros de diámetro, abdominales que más que tabletas de chocolate parecen hueveras y, en general, cierto tufillo a testosterona. Pero la cosa parece estar cambiando ya que, como pone de manifiesto una reciente encuesta, cada vez más mujeres acuden a los gimnasios no sólo para ponerse a punto, sino para seguir una disciplina deportiva cercana a la de los hombres.

Han recibido el nombre de protein queens (es decir, “reinas de la proteína”) porque, como ocurre con su contrapartida masculina, recurren con frecuencia a los batidos de proteínas que forman parte de la alimentación de aquellos que desean maximizar los efectos del ejercicio físico. ¿Cuál es el perfil de estas reinas del gimnasio, tal y como desvela una encuesta realizada por la cadena de gimnasios Bodybuilding Warehouse? Son jóvenes (de entre 20 y 30 años; la media era de 24 años), suelen acudir al gimnasio entre cuatro o cinco veces por semana y su motivación no es tanto desarrollar sus músculos como librarse de la grasa sobrante y ponerse en forma.

En dicho punto es fundamental el papel que celebridades como Kim Kardashian, Jennifer Aniston, Miley Cyrus o Miranda Kerr han jugado a la hora de promocionar a la mujer deportista. Es habitual encontrar en sus cuentas de Instagram fotografías que las presentan ejercitándose en el gimnasio o dejando entrever sus atributos enfundados en mallas ajustadas o tops ligeros. Es la llamada fitspiration o inspiración para ponerse en forma. Ir al gimnasio si eres una mujer ya no es tabú o una rareza, sino algo bien visto y aplaudido: la conciencia de los efectos positivos del deporte ha aumentado sensiblemente durante los últimos años.

En el último año ha aumentado un 62 % el porcentaje de mujeres que van al gimnasio

Los datos resultan reveladores, incluso aunque rebajemos con cautela su grado de optimismo. Al fin y al cabo, a los gimnasios les viene especialmente bien que tanto hombres como mujeres piensen que estas últimas son clientes habituales de los gimnasios; los primeros, porque dejarán de acudir a un centro habitado únicamente por machos como ellos, y la segundas, porque se verán animadas a acudir a los gimnasios sin el miedo de ser el centro de todas las miradas.

Llega la era de las fitwomen

Según la encuesta, que se ha realizado entre 2.312 personas, el número de mujeres que acude a un gimnasio se ha incrementado un 62% durante el último año y la proporción de mujeres en dichos centros ha aumentado del 9 al 14%. Como comenta a la prensa una portavoz de la cadena de gimnasios, “el aumento de las mujeres que se ponen a forma cinco veces a la semana y que complementan sus ejercicios con regímenes alimenticios saludables con suplementos de proteínas podría deberse al incremento de las celebridades que han sido vistas con batidos de proteínas entre sus manos”. Los productos preferidos por las consultadas eran, además de dichos batidos, los snacks y suplementos de vitaminas y cereales.

Jennifer Aniston es una de las celebridades que ha reivindicado más a menudo el ejercicio. (Efe)
Jennifer Aniston es una de las celebridades que ha reivindicado más a menudo el ejercicio. (Efe)

Las recomendaciones que sirven para las mujeres también pueden aplicarse a los hombres. No se trata únicamente de evitar la vigorexia o dismorfia muscular (que conlleva la obsesión por el ejercicio físico), sino de sortear las lesiones al no realizar el ejercicio de manera adecuada. Es decir, asegurarnos de que estamos bien hidratados, que nos alimentamos correctamente, que variamos nuestra rutina, que nos preocupamos por todas las partes de nuestro cuerpo y, en general, otras recomendaciones como las que hemos recogido aquí

Más proteínas, es la guerra

Esta noticia coincide con el congreso anual de la Sociedad de Biología Experimental en Manchester, donde el nutricionista de la Universidad de Sidney David Raubenheimer ha expuesto los resultados de una investigación que demuestra los efectos positivos de una dieta alta en proteínas, en la que el pescado, los huevos y la carne sean consumidos a diario. La razón es que, debido a que el cuerpo humano prioriza las proteínas sobre los carbohidratos y las grasas, si no consumimos las suficientes proteínas nos empacharemos de grasas y carbohidratos para alcanzar los niveles diarios necesarios.

La proporción de proteína que ingerimos en nuestra dieta ha disminuido sensiblemente en las últimas décadas

Raubenheimer sugiere que la epidemia de obesidad en las sociedades occidentales se debe a que la proporción de proteína que ingerimos en nuestra dieta ha disminuido sensiblemente en las últimas décadas. Ello no quiere decir que debamos aumentar de manera excepcional el consumo de proteínas, sino reequilibrarlo. La proteína no sólo es una importante fuente de energía, sino que también ayuda a la reparación de los tejidos corporales. En resumen, el nutricionista recomienda eliminar comidas procesadas como la pizza, los dulces y las bebidas azucaradas e introducir otras ricas en proteínas como las judías, las nueces, el lomo de cerdo, la pechuga de pollo, el atún y el salmón.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios