el diagrama de venn es importante

Consejos para parecer inteligente en una reunión de trabajo

El lenguaje no verbal es clave para conseguir impresionar en una reunión. Saber utilizarlo y no bajar la guardia es la mejor carta de presentación

Foto: En las reuniones largas y tediosas hay más posibilidades de que se baje la guardia. (iStock)
En las reuniones largas y tediosas hay más posibilidades de que se baje la guardia. (iStock)

El lenguaje no verbal es una de las mejores herramientas para conseguir impresionar en una reunión de trabajo, aunque si no se cuida correctamente puede convertirse en la peor carta de presentación. Ya sea para evitar que los demás se lleven una mala imagen de nosotros o para tratar de sacarle el mayor provecho, ser cuidadosos con los gestos, las formas y, en definitiva, saber estar, no es una opción, sino una obligación.

Principalmente en las reuniones largas y tediosas, es frecuente incurrir en errores que no nos beneficiarán, pues hay más posibilidades de que se baje la guardia y delatarnos así a nosotros mismos. Si esto ocurre, la escritora y coach Sarah Cooper propone una serie de consejos que no sólo permitirán corregir el despiste, sino que permitirán darle la vuelta a la situación para parecer más atentos e, incluso, inteligentes a ojos de los presentes.

Dibujar un diagrama de Venn

Sintetizar algunas de las ideas llave de la reunión en un diagrama de Venn disipará cualquier duda sobre nuestra falta de atención. Asimismo, dará la impresión de que estamos contribuyendo a encauzar el debate evitando intervenciones que se salgan por la tangente. Pedir permiso para dibujarlo en una pizarra, y acto seguido volver a sentarse, es una de las formas más diplomáticas de remarcar nuestro interés. Tras ello, uno puede volver a su silla y seguir divagando en las vacaciones mientras los demás discuten sobre el tamaño de los círculos y las palabras clave que deben contener.

Traducir los porcentajes en fracciones

Levantarse de la silla y caminar alrededor de la mesa es una de las mejores formas de captar la atención de los presentes

Cuando alguno de los presentes enuncie un porcentaje, al estilo “alrededor del 25% de nuestros clientes están insatisfechos con nuestra última oferta”, continuar la frase afirmando para uno mismo, pero en alto, “así que aproximadamente uno de cada cuatro”, demostrará que hemos tomado nota de ello. Asimismo, dará la impresión de que estamos pensando en las causas y consecuencias de dicha afirmación para extraer conclusiones y elaborar algún tipo de propuesta en base a ello. No hace falta tener demasiadas nociones matemáticas para hacerlo, bromea Cooper, pero posiblemente causará impresión. Vale la pena intentarlo.

“¡Stop! Volvamos a ver esto”

Los momentos calientes en los que se pierde el turno de palabra y todo el mundo comienza a discutir, casi sin escuchar a los de al lado y yéndose por derroteros que poco o nada tienen que ver con el tema que se está tratando son claves. Si uno tiene la capacidad para alzar un poco más la voz, llamar a la calma y pedir que se vuelva sobre el punto exacto en el que se generó la discordia, seguramente habrá ganado un valioso tanto.

Tomar notas (personales)

Nada de tecnología, un bloc de notas, en el que escribir comentarios encriptados, acompañados de jeroglíficos es una buena muestra de que uno está sacando sus propias conclusiones de la reunión. Cuanto menos comprensibles sean las notas, y cuantas más flechas y notas al margen haya, más parecerá que nuestra cabeza está trabajando a la velocidad de la luz.

Repita las últimas ideas del técnico o analista

Sintetizar algunas de las ideas llave sobre la reunión en un diagrama de Venn disipará cualquier duda sobre nuestra falta de atención

Los analistas o técnicos que están presentes en una reunión sólo suelen participar en la conversación cuando se les pide que presenten los resultados o conclusiones de un determinado trabajo. Normalmente, se trata de un punto de vista neutral, casi científico y sobre el que no cabe crítica. Por eso, siempre vendrá bien utilizar los datos que proporcione para apoyar las ideas propias. Siempre valdrá para reforzarlas y darles mayor entidad.

Camina alrededor de la mesa

Aunque parezca que esta actitud, la reina del lenguaje no verbal, es exclusiva de los jefes, y hace falta valor para llevarla a cabo, si se le pierde el miedo se logrará captar la atención del resto. Al mismo tiempo, las ideas que se expresan si uno está de pie ganarán mucha más fuerza.

“¿Podría volver a mostrar la diapositiva anterior?”

Esta petición es una de las mejores formas de demostrar que estamos manteniendo un alto grado de atención. Si encima profundizamos sobre los datos de esa diapositiva manifestando que ciertos datos o conceptos no están claros, entonces parecerá que nuestra atención está mucho más en forma que la de los demás allí presentes.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios