ESCÁNDALO EN LA INDUSTRIA FARMACÉUTICA

La 'sex tape' del CEO con su novia china que reveló cómo se compra a los médicos

Un vídeo de contenido pornográfico, relacionado con una trama masiva de sobornos a médicos, ha abierto la caja de Pandora en las farmacéuticas

Foto: La trama de sobornos incluía viajes y encuentros sexuales con prostitutas de lujo. (Corbis)
La trama de sobornos incluía viajes y encuentros sexuales con prostitutas de lujo. (Corbis)

Prostitutas, viajes de lujo, dinero y una vida a todo trapo hasta que un vídeo, grabado con cámara oculta, llegó de forma anónima al buzón del correo electrónico de una gran multinacional de la industria famarcéutica, GlaxoSmithKline (GSK). En la cinta, que iba acompañada de duras acusaciones sobre una supuesta trama de corrupción, aparecía Mark Reilly, máximo responsable de GSK en China, manteniendo relaciones sexuales con su joven novia asiática. Separado y con dos hijas, la fiesta se acabó para Reilly. A raíz de esta filtración, su cúpula en china ha sido acusada de participar en una red de sobornos a médicos. Ahora, se investigan sus las prácticas comerciales en otros países.

¿Los medicamentos que nos prescriben responden sólo a razones de eficacia? ¿Existen intereses ocultos por parte de algunos médicos a la hora de discriminar unas marcas sobre otras? ¿La industria farmacéutica ha intentado corromper la voluntad de los profesionales médicos? Las hipotéticas corruptelas en la industria farmacéutica han generado ríos de tinta, pero ningún proceso judicial ni pruebas palpables que evidenciasen este extremo a gran escala. Ahora, un vídeo de contenido pornográfico, grabado con cámara oculta, ha abierto la caja de Pandora.

El gigante farmacéutico GlaxoSmithKline (GSK) confirmó el domingo la existencia de un video de carácter sexual de su máximo responsable en China, Mark Reilly que, según reveló el diario británico Sunday Times, fue el punto de partida de una investigación por sobornos que ha afectado el negocio de la farmacéutica en el país asiático. "Los asuntos relativos a nuestro negocio en China son muy difíciles y complicados”, agregaba la compañía en un escueto comunicado enviado a los medios.

Las pruebas fueron enviadas por un 'whistleblower' de GSK, una figura jurídica en el Reino Unido que defiende a aquellas personas que revelan secretos que puedan ser constitutivos de delito

Las acusaciones de los demandantes chinos cifran en 320 millones de dólares (unos 235 millones de euros) el gasto en regalos destinados a sobornos, en los que se incluyen viajes y encuentros sexuales con prostitutas. Los destinatarios de estos sobornos serían tanto médicos como altos funcionarios del gobierno, cuyo único objetivo era que se prescribiesen los medicamentos de GSK.

Un alto ejecutivo que podría ser condenado a cadena perpetua

Gracias a esta trama los beneficios de la empresa en China se dispararon desde los 3.900 millones hasta los 6.900 millones de yuanes (de 460 millones a 815 millones de euros) en apenas tres años, entre 2009 y 2012, según informó Reuters. Un portavoz de GSK confirmó a esta misma agencia que el video existía, pero rehusó realizar comentarios sobre la forma en que se relacionaba con un escándalo por presuntos sobornos.

La acusación cifra en 320 millones de dólares el gasto en regalos destinados a sobornos, en el que se incluyen viajes y encuentros sexuales con prostitutas

GSK, que en un primer momento calificó las acusaciones de soborno como “vergonzosas”, afirmó este pasado domingo que iba a seguir cooperando con las autoridades chinas en la investigación en curso. Las acusaciones que pesan sobre el máximo responsable de GSK en China implican su participación y dirección de una “red de corrupción masiva”, así como la presión a sus responsables de ventas para que ejerciesen el soborno, por la que tiene prohibido salir del país.

Si finalmente Reilly es hallado culpable, podría pesar sobre él una pena de cadena perpetua. Otros de los 45 implicados en esta turbia red de sobornos son un ciudadano norteamericano y la hija de uno de los investigadores sobre energía atómica más reputados del país asiático.

Una empleada de GlaxoSmithKline en las oficinas de la compañía en Shanghai. (Reuters)
Una empleada de GlaxoSmithKline en las oficinas de la compañía en Shanghai. (Reuters)

Un chivatazo que salió de dentro de la propia empresa

El vídeo en el que Reilly, separado y con dos hijas, aparece en un encuentro sexual con una joven asiática, fue enviado anónimamente por una persona que trabajaba para la propia compañía. Dos meses antes, se había enviado un primer correo electrónico desde la misma cuenta para advertir por escrito sobre dichas prácticas corruptas en la división asiática de la compañía. Posteriormente, se envió un tercer correo añadiendo más pruebas, lo que hizo reaccionar a GSK que, según anunció, abrió una investigación interna. Sin embargo, se cerró al no haber hallado ninguna evidencia que demostrase dichas acusaciones.

La Oficina de Fraudes Graves del Reino Unido anunció el mes pasado que había abierto un sumario para investigar las prácticas comerciales de la compañía farmacéutica

Unas pruebas enviadas por un whistleblower de GSK (que en el Reino Unido están protegidos jurídicamente si revelan secretos que puedan ser constitutivos de delito) y que ahora forman parte del sumario de la policía. Asimismo, la Oficina de Fraudes Graves del Reino Unido anunció el mes pasado que había abierto un sumario para investigar las prácticas comerciales de la compañía farmacéutica en base a las pruebas proporcionadas por este whistleblower.

La grabación enviada de manera anónima estaba acompañada por una serie de acusaciones de corrupción contra la cúpula de la compañía en China. Un gran golpe contra la corrupción en la industria farmacéutica que podría poner contra las cuerdas el negocio de las empresas europeas del sector en el mercado del gigante asiático.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios