SI NO QUIERES PERDER TIEMPO Y frustrarte

Tres mitos sobre la pérdida de peso que debes conocer si haces régimen

Asumir como ciertas falsas ideas o medias verdades sobre la pérdida de peso, sólo hará que caigamos en el desánimo y no logremos adelgazar jamás

Foto: Lo más recomendable para adelgazar es combinar diferentes estrategias y personalizar el método. (iStock)
Lo más recomendable para adelgazar es combinar diferentes estrategias y personalizar el método. (iStock)

El sobrepeso y la obesidad se han convertido en una preocupante epidemia que, al menos en España, afecta a una de cada dos personas. La necesidad de mantenernos en un peso ideal ya no sólo tiene que ver con la estética, sino principalmente con la salud, por lo que los responsables de los sistemas sanitarios en distintos países han declarado la guerra al sobrepeso, promoviendo la alimentación saludable y el ejercicio físico.

Un contexto en el que es inevitable la aparición, casi a diario, de nuevas dietas y consejos para perder los kilos que nos sobran. El problema reside en que el torrente de información sobre esta cuestión no siempre pasa el filtro científico, surgiendo así numerosos mitos sobre lo que engorda o no. Al final, caemos en una suerte de desinformación o ruido, asumiendo como ciertas falsas ideas sobre la pérdida de peso que, en lugar de ayudarnos, sólo lograrán que caigamos en el desánimo y no adelgacemos.

Para evitar esta situación, el psicólogo y experto en alimentación Nathaniel Lambert, llama la atención sobre algunos de estos mitos en su última obra Four Truths About Weight Loss That Nobody Tells You.

No se puede adelgazar siguiendo una única estrategia, sino combinando varias

Los creadores de las denominadas dietas milagro y algunos nutricionista defienden sus métodos para adelgazar como los únicos posibles. Una actitud, apunta Lambert, que no responde a otro objetivo que tratar de vender sus libros o productos. Como consecuencia, las personas que tratan de adelgazar se ven abocadas a saltar de una dieta a otra, hasta que acaban frustrándose y tirando la toalla. Muchos de ellos sólo perderán tiempo y dinero, además de no alcanzar su objetivo.

Los métodos que funcionan en otras personas no tienen por qué ser los más útiles para nosotros

Para el autor, lo más recomendable es combinar diferentes estrategias y técnicas, a poder ser personalizándolas lo máximo posible. Esto es porque lo que le va bien a uno no tiene por qué tener los mismos efectos en otro. Así, cada uno debe aplicar estrategias que le hayan ido bien en el pasado, que haya testado en sí mismo y no que se fíe de ellas por las recomendaciones de los demás. Un procedimiento que debería estar siempre supervisado por un nutricionista o dietista que conozca bien nuestro historial.

No hace falta ayuda, la fuerza de voluntad es suficiente

Tener la autoestima alta es muy positivo para manejar las emociones y sentirse bien con uno mismo, pero “creernos que tenemos una fuerza de voluntad suficiente como para adelgazar y mantenernos en nuestro peso ideal es un error”, advierte el psicólogo. Adelgazar, añade, “es como escalar el monte del Everest, y esto no puede hacerse solo, sin ningún tipo de ayuda”.

Cuando las dietas son demasiado estrictas, podemos sufrir cambios en el estado anímico que nos llevan a abandonar

Para empezar, es muy importante el apoyo de la familia o de las personas más cercanas, que suelen acompañarnos en las comidas y en el día a día. Mantenernos firmes en nuestro objetivo, sin caer en atracones ni desmotivarnos en los momentos más difíciles es imposible sin la ayuda de profesionales y de nuestro entorno. Principalmente, cuando las dietas son demasiado estrictas, podemos sufrir cambios en el estado anímico que nos llevan a abandonar.

Por otra parte, intentar llevar a cabo una dieta de manera individual, cuando las personas que nos rodean sí pueden comer todo lo que quieran, es un verdadero suplicio. Mucho más cuando tratan de seducirnos para que comamos ciertos alimentos prohibidos o para que se rebaje el listón de exigencia. Si esto sucede, es muy fácil darse el permiso de comer en exceso y saltarse la dieta. Por ello, nuestra familia o pareja debe estar también motivada, saber apoyarnos y ser consciente de lo que implica seguir un método para adelgazar.

Perder kilos es lo más difícil, por lo que al lograrlo se puede bajar el listón de exigencia

Bajar de peso no es una tarea sencilla, más bien todo lo contrario. Bien es cierto que lograrlo es toda una hazaña, pero no tanto como mantenerse luego en el peso ideal. Muchas veces, caemos precipitadamente en la trampa de pensar que una vez hemos logrado nuestro objetivo, los siguientes pasos serán mucho más fáciles. Nada más alejado de la realidad, según insiste el autor.

“La mayoría de gente tiene un plan para perder peso, pero carece de una estrategia para no volver a recuperarlo”, lamenta. Tanto es así, que los estudios realizados sobre esta cuestión concluyen que sólo entre el 10 y el 20% de las personas que alcanzan su peso ideal lo logran mantener durante los tres años siguientes. Bien es cierto que muchas dietas y métodos para adelgazar se olvidan de esta segunda fase del proceso, pero no por ello deja de ser menos importante como indican las estadísticas.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios