'RAJOY NO APROBARÍA UN EXAMEN DE ESO'

Así hablamos inglés los españoles, según el barómetro de la Universidad de Cambridge

'Do you speak English?' Pues depende de a quién le preguntemos. Los profesores de Cambridge lo tienen claro: no lo hablamos bien, y menos los políticos

Foto: ¿Estás listo para desenvolverte en inglés? Nunca es tarde, así que las excusas no valen. (Corbis)
¿Estás listo para desenvolverte en inglés? Nunca es tarde, así que las excusas no valen. (Corbis)

Do you speak English? Pues depende de a quién le preguntemos. Si tenemos que ponerlo en nuestro currículum, la respuesta probablemente será que sí, aunque raramente más que “nivel medio”. Si se lo preguntamos a los profesores de inglés, la respuesta será, en general, que no. Pero si podemos contestar a la pregunta con total sinceridad, seremos aún más severos con nosotros mismos que nuestros profesores y diremos rotundamente que no.

Estas son algunas de las ideas que se desprenden del nuevo barómetro Cambridge Monitor que Cambridge University Press acaba de publicar por segundo año consecutivo, y en el que se analiza qué falla en la relación de los españoles con el idioma a partir de las respuestas de 980 profesores de inglés. Como explica Julio Redondas, director de comunicación de la organización, a El Confidencial, “nos penalizamos más de lo que nos penalizan los profesores, algo que tiene mucho que ver con esa actitud de vergüenza y de no créerselo”. Mientras un 73% de los profesores creen que el nivel de inglés de los españoles es bajo o muy bajo, este porcentaje se eleva hasta el 77% en el caso de que se pregunte a los propios españoles.

Un 93% de los profesores dicen que la vergüenza es el factor que nos impide aprender inglés

Esa vergüenza proverbial parece encontrarse en el origen de muchos desencuentros con el inglés. “Un 93% de los profesores dicen que es el factor que nos frena. Es muy español: si no lo vas a decir perfecto no lo dices. Es un factor muy cultural difícil de encontrar en otro país. Si vas a Portugal te das cuenta de que tienen un nivel infinitamente superior al de España: si preguntas a un señor de cierta edad por la calle en inglés, te responderá mejor o peor, pero te responderá en inglés. Vete a hacer eso en España”.

“Los turistas no necesitan saber más de dos palabras para preguntarte dónde está algo”, prosigue Redondas. “Son conscientes de que cuanto más practiquen, más van a mejorar”. Algo de lo que nosotros mismos tampoco éramos conscientes, al menos hasta hace muy poco. Pero ese no es el único problema que sufrimos los españoles: también carecemos de buenos modelos de comportamiento.

La crisis de la política, también en los idiomas

Si los españoles salen mal parados, aún peor lo tienen los políticos españoles. Para un 77% de los profesores participantes en la encuesta, los alumnos de Primaria tienen mejor nivel que la clase política de nuestro país, que hasta un 93% lo califica de bajo o muy bajo. No sólo eso, sino que la mayoría piensa que están haciendo muy poco por mejorar su situación. “El argumento típico para toda una generación es que se estudiaba francés, no inglés, algo que se le ha oído a José María Aznar, a Felipe González, a Mariano Rajoy...”, explica Redondas. “Pero habría que preguntarles a ellos. A lo mejor te dicen que no tienen tiempo o que la política es muy complicada”.

Los políticos no son buenos modelos, hay que ir a otro ámbito como los deportes para encontrar ejemplos positivos

De entre todos ellos, el nombre de Rajoy brilla con especial luz en el informe. Y no para bien: 9 de cada 10 consultados opina que no sería capaz de aprobar un examen de inglés de ESO, y hasta un 73% opina que tampoco lo haría con uno de Primaria: “Ha tenido tres o cuatro intervenciones muy mediáticas, como la del it’s very difficult todo esto. La gente, entonces, más allá de que sea real o no saca las conclusiones de lo que ha aparecido en los medios”. Algo que resulta particularmente grave si, como asegura la encuesta, el 98% de los profesores cree que los políticos no les tienen en cuenta a la hora de hacer reformas educativas.

La confianza de los profesores de inglés en el manejo del inglés de Rajoy se encuentra en mínimos. (Efe)
La confianza de los profesores de inglés en el manejo del inglés de Rajoy se encuentra en mínimos. (Efe)

La mayor parte de la clase política encaja en un perfil de español muy determinado: nacido antes de la Transición, con estudios, pero que no es capaz de manejarse en inglés. Por ello, paradójicamente, “hay que ir a otro ámbito como los deportes (futbolistas, tenistas, fórmula 1) para encontrar ejemplos positivos”. Los de Rafael Nadal, Fernando Alonso o Fernando Torres son buenos ejemplos, ya que a pesar de no tener estudios, manejan el inglés mejor que Emilio Botín. “Es gente que se relaciona más con gente de fuera de España. Al político se le atribuye una educación de nivel superior y una cierta cultura, pero el deportista de élite que no tiene por qué tener una carrera, te da mil vueltas en inglés”.

Harina de otro costal es la Casa Real, esa fábrica de líderes “preparados” desde su más tierna infancia. Pero, ¿quién habla mejor inglés? ¿El saliente Juan Carlos I o el entrante Felipe VInbsp;“Ya el Rey tiene bastante buen nivel, es alguien que se ha criado en los mejores colegios internacionales y se dice que en la Casa Real se habla en inglés desde la infancia”, explica Redondas. “Hay un matiz de acento. El nivel del Rey es bueno o muy bueno, y el del Príncipe por supuesto es muy bueno, pero creo que este tiene mejor pronunciación, un acento menos español”.

La España de las autonomías condiciona nuestro inglés

Como ocurre con muchas otras asignaturas, las diferencias entre comunidades respecto a su conocimiento del inglés varían sensiblemente. En la parte superior de la lista se encuentran Navarra, País Vasco, Madrid y Cataluña, mientras que en la parte baja se localizan Andalucía (donde el 81% de los profesores califican de bajo o muy bajo el nivel) y Murcia (que desciende hasta el 84%).

Una diferencia decisiva en cuanto que condiciona sensiblemente nuestro futuro laboral, incluso dentro de España. “Se está exigiendo conocer inglés para todos los trabajos, incluso en aquellos en los que no hace falta. Es un factor discriminador que, con el porcentaje de paro que hay, es un lujo que pueden permitirse las empresas”. Por supuesto, la crisis ha espoleado el aprendizaje del inglés: “Nos hemos dado cuenta de que vivimos en un mundo en el que el comercio, el mercado, las relaciones internacionales, la política, todo pasa en inglés”, sintetiza Redondas.

“O sabes inglés o no puedes colocar tus productos fuera. Cuanto más inglés sepas, mejor negociarás en Asia o Europa. Hay estudios que decían que con un mejor nivel de inglés las exportaciones aumentarían y estaríamos en unas mejor posición para salir de la crisis”. El inglés no se aprende únicamente para marcharse de aquí, sino también, porque es clave para competir en un país en el que “te contratan por tener determinado nivel, como un C1. Incluso si te quieres quedar, también vas a tener que aprender inglés”.

Ello provoca una peculiar situación: todos sabemos que hablamos mal inglés, pero ninguno lo reflejamos en nuestro currículo, tal y como se puso de manifiesto en la anterior oleada de la encuesta: “Somos conscientes de que no hablamos inglés, pero también de que tenemos que hacerlo. Preguntamos sobre el nivel de inglés del currículum, y un 85% nos decía que no mentía en su currículo, pero también el 85% decía que los demás mentían en su currículum. Tú no mientes, pero crees que los demás mienten, algo muy de la cultura española. Aunque nunca voy a recomendar a nadie que mienta en su currículum, en la medida en que es un factor discriminador me parece entendible que la gente tienda a decir que tiene ese arquetípico nivel medio”.

Todos podemos aprender (incluso tú)

Los malos datos del presente se atenúan por la comparación con un pasado sensiblemente peor y un futuro prometedor. “Ahora somos mucho más conscientes de la necesidad de aprender inglés, algo que es evidente”, señala Redondas. El 94% de los profesores creen que nuestro conocimiento del idioma está mejorando, aunque según un 51% de los entrevistados aún tardaremos 15 años en ponernos a la altura de otros países europeos gracias, en parte, a la facilidad de acceso a contenidos en inglés. “Cuando yo tenía 15 años, para aprender las letras de tu grupo favorito tirabas de fotocopias. Hoy en día el acceso es gratuito y descomunal, se hacen programas de bilingüismo. La facilidad es mucho mayor”.

No hay nada cognitivo o fisiológico que te impida aprender inglés a cualquier edad

Esa brecha generacional amenaza con dejar atrás a los más mayores, que sienten que han perdido su oportunidad, algo completamente equivocado para Redondas: “la primera recomendación es actitud. Aprender inglés, como aprender cualquier otra cosa, no tiene nada que ver con la edad. A medida que te haces adulto tienes menos tiempo para todo, pero hay que hacer algo de esfuerzo. No hay nada cognitivo o fisiológico que lo impida, y más ahora que hay miles de métodos y fórmulas”.

De manera práctica, el director recuerda que “no hay un único método, de igual forma que no hay una única manera de aprender fotografía. Va a depender del tiempo que tengas y de la eficiencia de ese tiempo”. Por ello, lo recomendable es maximizar la eficiencia del tiempo que dedicamos a ello –evitando el multitasking– y, aunque lo presencial siempre es mejor al poder tener delante de ti a alguien que te corrija, “hoy en día se puede hace también de forma online”. No hay excusas. Ni siquiera para ti, Mariano. 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios