COLUMNISTAS DE EEUU EXIGEN SU DESPIDO

El filósofo 'superstar' que se ríe de sus “idiotas y aburridos” alumnos

El filósofo político que más ha azotado a la izquierda desde la propia izquierda, el esloveno Slavoj Žižek, es ahora también la peor pesadilla de sus alumnos

Foto: Slavoj Zizek, en una imagen del último filme documental que ha protagonizado. (EFE)
Slavoj Zizek, en una imagen del último filme documental que ha protagonizado. (EFE)

El filósofo político que más ha azotado a la izquierda desde la propia izquierda, el esloveno Slavoj Žižek, es ahora también la peor pesadilla de sus alumnos. Al menos, así lo creen reputados columnistas de la prensa norteamericana, que han exigido al decano de The New School of New York, donde da clases, que lo despida. El motivo de tan magna indignación ha sido un vídeo, colgado en la red, en el que Žižek desprecia a sus estudiantes, a los que llama idiotas y aburridos. Una polémica más de las cientos que ha protagonizado con sus incisivas afirmaciones el filósofo superstar del momento.

Políticamente incorrecto (¿qué pensador influyente no lo es?), el esloveno se ha convertido en persona non grata en EEUU, y no precisamente por sus ideas antiimperialista, sino por burlarse de unos alumnos que, como recordaba la especialista en información sobre Educación de Slate, Rebecca Schuman, “viajan desde otras ciudades y contraen grandes deudas sólo para poder matricularse y cumplir el sueño de ser sus alumnos”. Así que, zanjaba, las universidades humanistas deben pensar más cuidadosamente a quién enarbolan como héroe.

De los escasos diez minutos que dura el polémico vídeo, cuyo entrevistador es el articulista de The Huffington Post George Elerick, la artillería dialéctica se concentra al final. “Si no tengo que corregir ninguno de tus asquerosos trabajos, te pondré un sobresaliente, pero si me lo das y lo tengo que leer, entonces sacarás una nota mucho peor”, afirmaba con sorna Žižek. Pues eso, que se vaya a escribir sus artículos y lance sus opiniones en su país, no aquí en EEUU, venían a clamar otros articulistas más reaccionarios.

El reflejo de que “la Universidad está en crisis”

Las ácidas críticas del esloveno, que suelen ser la delicia de cualquier entrevistador porque ofrecen unos coloristas titulares, hace tiempo que han dejado de tomarse al pie de la letra. Al menos, en Europa, puesto que en EEUU lo ha intentado combatir hasta el “antipatriota” de la progresía norteamericana Noam Chomsky.

El problema de Zizek es que dice lo que piensa en voz alta, consigue repercusión mediática y es hilarante

El filósofo esloveno, amago de situacionista, sabe que para generar una reacción intelectual sobre algún tema, primero tiene que provocar. Una estrategia con la que no le ha ido mal a tenor de la repercusión de sus declaraciones y el debate posterior que generan. Ese es su método, no muy lejano a lo que los expertos opinólogos denominan globos sonda, pero en versión caricatura. Al igual que las que luce en sus camisetas, desde Lenin hasta Gandhi.

Incomprendido u odiado, o quizá ambas cosas a partes iguales, el caso es que sus palabras no han sentado nada bien y las carcajadas con las que las enmarcó acabaron por encender la llama. Hasta el punto de que el apodado “Elvis de la crítica cultural” se ha convertido en el enemigo público número uno en el país norteamericano. El problema de Žižek es que dice lo que piensa en voz alta, consigue repercusión mediática y “es hilarante”. Con personajes así, insistía Schuman, “la Academia está en crisis”.

“Lo único peor que dar clases es tener tutorías”

La verdad es que el autor se lo ha puesto fácil a sus detractores para que interpretasen sus palabras en clave de ofensa al sistema educativo patrio. “La única cosa peor que dar clases es tener horas obligatorias de tutorías (para atender a los alumnos en su despacho)”, lamentaba el filósofo.

Por si algún estudiante no se había dado por aludido, Žižek añadía otra generalización más: “Aquí, en EEUU, los estudiantes tienden a ser tan extrovertidos que, tarde o temprano, si te muestras amable con ellos, incluso te plantean preguntas personales (…) y comparten sus problemas domésticos contigo. ‘¿Podría usted ayudarme?’, dicen. ¿Qué debo contestarles yo? No me importa. Que se suiciden si quieren. No es mi problema”.

Y claro, los reproches no se han hecho esperar, si bien aún nadie ha criticado al rojo de Eslovenia por promover el tan de moda suicidio cuántico… Al tiempo. De momento, es alguien que “gana 18.000 por dar clases y ni siquiera le importa que sus alumnos se suiciden”.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios