LA REGLA DEL 30%

Cómo predecir las burbujas que se avecinan: alumnos de Harvard tienen la respuesta

La guerra intergeneracional entre los directivos y expertos en finanzas es una de las principales causas de la generación de burbujas económicas

Foto: Alumnos del MBA de Harvard conversan con uno de sus profesores en el recinto de la universidad. (iStock)
Alumnos del MBA de Harvard conversan con uno de sus profesores en el recinto de la universidad. (iStock)

La guerra intergeneracional entre los directivos y expertos en finanzas es una de las principales causas de la generación de burbujas económicas. Los más jóvenes, talentos formados en las universidades de la Ivy League y con los MBA de las escuelas de negocio más prestigiosas en su haber, están más obsesionados por el cortoplacismo, asumen demasiados riesgos, en ocasiones nefastos, y no dudan en recurrir a peligrosos atajos para mejorar las cuentas de resultados. Lo quieren todo y lo quieren ya, sin importar las consecuencias macroeconómicas futuras. Es lo que Kevin Rose, experto en información financiera, define como una carrera autodestructiva hacia el prestigio y la riqueza en su ensayo Dinero joven.

Las actitudes de estos jóvenes sedientos de poder y dinero rápido acaban arrastrando y contagiando a los seniors, más cautos por naturaleza, pero que deben tragarse sus escrúpulos para poder seguir compitiendo en igualdad de condiciones. ¿Les suena la historia de Jordan Belfort, apodado Lobo de Wall Street? Pues no es un lobo solitario ni, mucho menos, un resquicio lejano del éxtasis financiero de los 90. El caso más reciente del London Whale es una buena prueba de ello.

En 2007-2008, unos meses antes de la quiebra de Lehman Brothers, el 41% de los graduados en el MBA de Harvard fueron contratados por firmas de Wall StreetUn tercio de los graduados en las universidades de la Ivy League durante los últimos años han ido a parar a las firmas del distrito financiero norteamericano. Una señal de que, según apuntan algunos expertos financieros, se está formando una nueva burbuja financiera.

La regla del 30%

El Harvard MBA. Indicator, desarrollado por Soifer Consulting, es un indicador que pone de relieve cómo las pequeñas y grandes crisis de Wall Street se han correspondido con un aumento en la contratación de recién licenciados provenientes de la prestigiosa universidad. Para el analista Ray Soifer, responsable del informe, “el aumento de graduados de Harvard en Wall Street es una señal negativa para los mercados”. Esto es porque, según las estadísticas, el incremento de contrataciones de estos ‘jóvenes talentos’ ha estado ligado históricamente a las burbujas especulativas, como ocurrió en 1987, 2000-2002 y 2005-2008.   

En 2007-2008, unos meses antes de la quiebra de Lehman Brothers, el 41% de los graduados en el MBA de Harvard fueron contratados por firmas de Wall StreetCuando más del 30% de los graduados en Harvard encuentran trabajo en puestos financieros “sensibles”, la mejor opción para este consultor es “vender activos”. En 2007-2008, unos meses antes de la quiebra de Lehman Brothers que supuso el advenimiento de la crisis económica mundial, el reclutamiento superó el 41%. En cambio, cuando las contrataciones son inferiores al 10%, es el momento de “comprar”, señala Soifer.

La búsqueda inmediata del éxito y de los beneficios, de la que pecarían estas nuevas generaciones, genera una ultracompetitividad entre los actores del mercado, la proliferación de las inversiones arriesgadas, la falta de responsabilidad financiera y, en definitiva, una toma de decisiones en las que priman los elementos irracionales. Como señaló el profesor de la Unversidad de Edimburgo Alexandru Preda en una entrevista a El Confidencial, la estructura de incentivos de este tipo de instituciones empuja a asumir riesgos, y bajo estas circunstancias es inevitable que veamos que las cosas marchan mal de vez en cuando. Ya han ido periódicamente mal en el pasado, y seguirá siendo así en un futuro”.

Jordan Belfort, el Lobo de Wall Street, fundó su propia empresa con 27 años.
Jordan Belfort, el Lobo de Wall Street, fundó su propia empresa con 27 años.

La búsqueda inmediata de estatus y dinero

Aunque las instituciones financieras tienen mecanismos de control que se supone que previenen a los inversores de adoptar grandes riesgos, “existen claras indicaciones de que muchos inversores son lo suficientemente hábiles para soslayar estos sistemas de control y no ser detectados por los supervisores”, señalaba Preda.

Muchos recién graduados en un MBA están más obsesionados por el cortoplacismo y asumen demasiados riesgos, en ocasiones nefastosLos riesgos en los que caen los inversores más jóvenes, añadía este sociólogo experto en finanzas, “no tiene nada que ver con cuestiones externas, sino con la estructura de incentivos de estas empresas y la importancia del estatus y el prestigio en las trading rooms. Como sabemos, las bonificaciones juegan un papel importante en los ingresos de la mayor parte de inversores, ya que su salario es relativamente modesto”.

Partiendo de los principios sobre los que se asienta el Harvard MBA Indicator, puede ser revelador observar las estadísticas de colocación que ofrece la propia institución académica sobre los graduados de su MBA. Estas son las cinco profesiones en las que más se emplean sus alumnos una vez acabado el máster.


Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios