jóvenes y mayores, en el punto de mIRA

Las respuestas perfectas si en una entrevista de trabajo te preguntan la edad

Hay una pregunta en las entrevistas de trabajo que cada se realiza más. Es sencilla, pero determinante: la edad. Te decimos qué debes responder

Foto: La edad puede ser un factor discriminatorio a la hora de conseguir un empleo. (Corbis)
La edad puede ser un factor discriminatorio a la hora de conseguir un empleo. (Corbis)

Las personas que buscan activamente empleo cada vez preparan más las entrevistas de trabajo para no desaprovechar las escasas oportunidades que en el actual contexto ofrece el mercado laboral. Muchas de las preguntas que utilizan los responsables de recursos humanos suelen repetirse, por lo que si las preparamos y se conoce bien la identidad corporativa de la empresa a la que optamos para un puesto de trabajo partiremos con una gran ventaja sobre los demás. Sin embargo, hay una pregunta que cada se realiza más, sencilla, pero determinante: la edad.

Preguntarnos cuántos años tenemos puede ser una intromisión casi discriminatoria que puede tener un impacto significativo en la decisión de la empresa, sobre todo cuando se trata de personas mayores de 40 o 50 años, un sector de la población con tantas dificultades para encontrar empleo. Asimismo, también tiene implicaciones para los más jóvenes, pues los empleadores pueden verse tentados a reducir el salario al futuro trabajador por una cuestión de edad.

Ya sea por ser demasiado jóvenes o por ser demasiado mayores, decir nuestra edad en una entrevista de trabajo puede tener implicaciones negativas. Para evitar quedarnos en una respuesta superficial, la coach laboral especializada en búsqueda de empleo Lynn Taylor, autora de Tame Your Terrible Office Tyrant, ofrece una serie de claves que nos ayudarán a completar nuestro discurso y convencer al entrevistador independientemente de que “pequemos” de ser recién licenciados o estar al borde de la jubilación.

Respuestas para los mayores de 45

-“He estado trabajando durante x años, pero tengo la intención de seguir trabajando muchos más. En la mayoría de empresas por las que he pasado la diversidad de edades entre los trabajadores ha sido aprovechada como una ventaja, por lo que espero que aquí pueda aportar esa experiencia que he adquirido gracias a la interacción tanto con gente joven como mayor".

Ya sea por ser demasiado jóvenes o por ser demasiado mayores, decir nuestra edad en una entrevista de trabajo puede tener implicaciones negativas-“Obtuve mi título en el año x, pero desde entonces no he parado de ganar experiencia y de seguir formándome. Me entusiasma seguir aprendiendo día a día y contribuir con mis conocimientos al resto del equipo del que me rodee”.

-“Ciertamente tengo una edad que va en relación con mi experiencia. ¿Me pregunta mis años por una razón en particular que debería tener en cuenta? Me gustaría cumplir todos los requisitos exigidos para este trabajo".

-“¿Me pregunta esto porque le interesa saber cómo voy a aplicar mis habilidades y conocimientos? Le comento que tengo la confianza de que seré un gran activo para participar en los proyectos que usted ha mencionado. Mi logro más reciente es x y creo que beneficiarse a su empresa por x”.

Para los menores de 30

-“Si le preocupa mi nivel de experiencia, puede comprobar que desde el inicio de mi carrera universitaria me he centrado en este campo de especialización. Me gustaría exponerle algunos de los proyectos a los que he contribuido, con excelentes resultados, y que están directamente relacionados con este puesto de trabajo".

-“Hasta ahora mi juventud no ha sido ningún problema para los proyectos que venido desarrollando. Sin embargo, le aseguro que tengo confianza en mí mismo y en todo lo que puedo aportar a esta empresa. Quizá pueda orientarme mejor para que le explique cómo podría encajar mejor y satisfacer sus necesidades”.

Los diferentes tipos de respuesta que ofrece la coach tienen como denominador común la exaltación de las habilidades y las capacidades con las que pueden contribuir a la empresa. De este modo se sortean las posibles malas intenciones del entrevistador llevándolo al campo que más le interesa tanto al empleador como al potencial empleado. Como insiste Taylor, lo principal es mantener la calma y estar preparados para asumir este tipo de preguntas de la mejor forma posible.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios