LAS RECETAS DEL DOCTOR NEIRA

La dieta de la 'comida limpia' para adelgazar y estar muy sano

El doctor José María Neira, uno de los más famosos médicos de nuestro país, propone en su nuevo libro una serie de consejos para llevar una dieta saludable

Foto: Comer sano es más fácil de lo que parece. (Silke Woweries/Corbis)
Comer sano es más fácil de lo que parece. (Silke Woweries/Corbis)

El doctor José María Neira es uno de los más famosos médicos de nuestro país. Por sus manos han pasado deportistas de élite, políticos (es médico de empresa del Partido Popular) y empresarios en busca de curas y consejos, pues Neira siempre ha sido defensor de la importancia que tiene para el conjunto de la salud tener unos hábitos de vida saludable.

En su primer libro, El método del doctor Neira (Grijalbo), el médico propone una serie de consejos para comer de forma “limpia”, esto es, de una manera saludable y respetuosa con nuestro cuerpo. Este es un extracto de su libro en el que explica como elaborar recetas limpias.

No pretendo ser un Arguiñano, ni ningún maestro cocinero de los muchos y buenos con que cuenta nuestro país, pero te daré algunos consejos en recetas para tu alimentación.

Tampoco has de obsesionarte al milímetro con las mismas; simplemente, consigue una aproximación en tus raciones diarias para mantenerte en un peso correcto y verte saludable en el espejo.

Quiero hacer hincapié en un asunto: las recetas y recomendaciones no son para tomarlas como una dieta a seguir, más bien para que las tengas de referencia y las acomodes a tus gustos alimenticios. Esto es importante, pues a diferencia de otros métodos o dietas de adelgazamiento, aquí no es necesario que las sigas como si de una religión se tratara, y si no las practicas no te tacharemos de proscrito ni de pecador.

En cambio, como el resultado ha sido positivo para mí, y también he podido observar y estudiar sus resultados científicos, te transmito algunas de las que funcionan.

Tampoco pienses que son platos gourmet. Se trata de raciones para alimentarte, que te harán disfrutar de su sabor en el paladar de la manera más natural posible en su preparación. El propósito, ya sabes, es que comas limpio.

Desayuno

No te voy a pedir que tomes verduras hervidas o al vapor, ni arroz integral por las mañanas, aunque no estaría nada mal. Sería mucho pedir para la mayoría de españoles debido a nuestras costumbres. En cambio te recomiendo un cereal como la avena o el salvado, que son una excelente fuente de fibra y energía, rebajan tu colesterol malo, o LDL, y además llevan magnesio, que facilita la relajación muscular. Mézclalo con yogur natural, o con leche de soja, que es de las pocas proteínas vegetales que se consideran casi completas. Como alternativa puedes usar muesli.

Prepárate un café. Sé que existen detractores del café, pero como aquí en España el 99% tomamos café al desayunar y también tiene sus efectos positivos, su ingesta me parece correcta. Puedes tomar té si lo prefieres.

Y no olvides un zumo natural de naranja, que te aporta vitamina C y te hidratará después de varias horas sin beber líquidos por el descanso nocturno.

Evita la mantequilla y sobre todo la margarina si acostumbras a tomar alguna rebanada de pan en el desayuno, pero intenta desterrar de tu dieta tanto el pan blanco como la leche entera.

Almuerzo de media mañana

Utiliza la fruta en esta comida al igual que a media tarde, ya que además de aportarte energía, vivimos en un país pionero en exportación de fruta, y tenemos a mano la ventaja de poder consumirla fresca. Toma tres o cuatro raciones al día repartidas a media mañana y media tarde; opta por la fruta de temporada.

Comida

Abusa de las frutas y vegetales, son fuente de vitaminas; además, no tienen grasas que te hagan subir de peso. Las verduras cocínalas a la plancha o al vapor. No hace falta que las calientes demasiado, pues perderían sus magníficas propiedades, igual que si las cueces demasiado tiempo. También puedes usarlas con huevo a modo de revuelto, con lo que añadirías proteína en tu comida. Y, por último, puedes acompañarlas con arroz integral mejor que el blanco. Toma un único plato si quieres bajar de peso.

Media tarde

Igual que a media mañana, toma fruta.

Cena

Decía Benjamin Franklin que abreviar la cena es alargar la vida. No olvides esta máxima. Puedes consumir una fuente de proteínas para cenar por varios motivos: el primero, porque la propia densidad del alimento te obliga a gastar más energía en su degradación hasta convertirse en aminoácidos y, por tanto, también te produciría una mayor sensación de saciedad. Como dejas pasar al menos dos horas antes de irte a la cama a domir no volverás a tener hambre, lo cual es esencial a la hora de conciliar el sueño. También porque, como habrás realizado tus ejercicios a media tarde, tendrás la necesidad de reponer lo que has perdido en tu entrenamiento.

Consume carne de todo tipo, aunque es mejor que optes por pollo a la plancha o hervido, solomillo, redondo de ternera. En cuanto a pescados, lo que prefieras: merluza, rape, pescadilla, atún (muy recomendable), pez espada, etc. Todo a la plancha, hervido o al vapor; puedes usar alguna patada asada o hervida como acompañante, o añadir una pequeña cantidad de verdura.

También puedes emplear alguna tortilla francesa o huevos cocidos.

Como ves, se trata de una gran cantidad y variedad de comidas. Hay que evitar lo que entendemos por comida basura. Como habrás notado, en este caso la cena es un poco más fuerte, cuando en realidad deberías hacerlo al revés. Si lo he puesto así es porque habitualmente se come peor en el trabajo que en casa por la noche. Pero si puedes elegir, invierte las indicaciones de la cena por tu comida y la comida, que es más ligera, empléala en tu cena. 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios