UNA CRECIENTE TENDENCIA ENTRE LOS MINORISTAS

Compres o no compres, ir de tiendas te costará dinero

Cada vez se está generalizando más el hecho de ir a la tienda, ver, probar y… marcharse con las manos vacías para luego comprarlo por internet

Foto: En España, el showrooming apenas supone aún el 4% del total de las compras realizadas.
En España, el showrooming apenas supone aún el 4% del total de las compras realizadas.

Nada de lo que sucede es casual y las curiosidades más sorprendentes de nuestro día a día, así como las tendencias comerciales, menos aún. Casi todo es el resultado de precisas estrategias de marketing, como explica la experta Sara Villegas en su último ensayo titulado Marketingdencias. Curiosidades y anécdotas sobre el marketing y la publicidad de tu día a día. Una de las tendencias más claras, y que a buen seguro marcará nuestro modo de ir de compras en un futuro no muy lejano, consiste en cobrar al cliente por entrar en la tienda, compre o no. Como lo oyen.

Hoy en día hay un montón de páginas web en las que se encuentran los mismos productos que en las tiendas a precios más baratos. Así que, cada vez se está generalizando más el hecho de ir a la tienda, ver, probar y… marcharse con las manos vacías para pedirlo en alguno de estos sites. Hartos de esta realidad, para la que se ha acuñado el concepto showrooming, los propietarios de los establecimientos han decidido tomar cartas en el asunto, evitando que la gente se pasee por sus tiendas, se lo pruebe todo y, finalmente, acabe comprando a través de la red, ya que casi el 50% de las compras en internet tienen este origen.

Las tiendas que más afectadas se han visto son las de ropa, pero también las de tecnología y electrodomésticosHay que decir que en España este fenómeno supone únicamente el 4% de las compras totales, pero en Asia, especialmente en China, ya representa una cuarta parte. Es decir, lo que se lleva es ir a la tienda a elegir para comprar desde casa con un clic.

Hasta 20 euros por probarse unos zapatos y no comprarlos

¿Y quiénes son los malos de la película, o lo que es lo mismo, los showroomers que han cabreado a los dependientes? A pesar de que son las mujeres las que suelen cargar con este sambenito, los que más practican el showrooming son los hombres jóvenes, de 18 a 34 años, con poder adquisitivo medio-alto y que hacen las compras a través de su teléfono móvil. Por lo tanto, si bien es cierto que al hacerlo ahorran algo de dinero, parece ser que lo hacen más por comodidad que para lograr mejores precios.

Las tiendas que más afectadas se han visto son las de ropa, pero también las de tecnología, electrodomésticos y hasta las librerías. Su estrategia para sortear esta nueva realidad pasa por cobrar una entrada al establecimiento y poder así conseguir los ingresos necesarios para pagar el alquiler, la luz y el sueldo de los dependientes. Eso sí, si se decide comprar algo, descuentan el precio de la entrada del precio de total del producto adquirido.

Una tienda de alimentación gourmet de la ciudad australiana de Brisbane cobra ya cinco dólares porque, según su propietario, están hartos de fisgones y de que la gente use su tienda como referencia para luego comprar en otro sitio. Asimismo, los dueños de una zapatería estadounidense, cansados de que la gente se probara sus zapatos e inmediatamente sacasen el teléfono móvil y los compraran en Amazon, han decidido cobrar 20 dólares a todas las personas que quieran probarse algún modelo.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios