según el libro de moda en EEUU

¿Una justicia para ricos y otra para pobres? Pues es todavía peor, afirma Matt Taibbi

Matt Taibbi es un conocido periodista americano que ha publicado algunos libros acerca de la política, las finanzas, los deportes y los medios de comunicación

Foto: Matt Taibbi se despidió el pasado febrero de Rolling Stone para centrarse en su carrera como novelista.
Matt Taibbi se despidió el pasado febrero de Rolling Stone para centrarse en su carrera como novelista.

Matt Taibbi es un conocido periodista americano que ha publicado algunos libros acerca de la política, las finanzas, los deportes y los medios de comunicación. Escribe habitualmente en Rolling Stone y en Men’s Journal. Además, acaba de publicar The divide: American Injustice in the Age of the Wealth Gap (Spiegel & Grau), un libro sobre la injusta repartición de la riqueza que parece no haber pasado desapercibido en los medios estadounidenses. Lo reseñaba recientemente Timothy Noah en The New York Times.

La disparidad de la riqueza

El ambicioso nuevo libro de Matt Taibbi testimonia la desigual administración de la riqueza entre las diferentes personas de la población y, como consecuencia, el distinto trato que se recibe por parte de la justicia, que en teoría es igual para todos pero cuya puesta en práctica resulta difícil de llevar a cabo.

El libro cuenta la historia de cómo el Estado de Nueva York contrata a un abogado privado para defender a la gente de bajo nivel adquisitivo en los tribunales. Este abogado, al que Taibbi llama Waldorf, desprecia a aquellos a los que defiende, no los escucha y los anima a pagar las multas correspondientes, a veces sin hacer amago de defenderlos. El libro rezuma humor y una ironía sutil.

Con esta historia, el autor americano pretende subrayar que el desigual reparto de la riqueza afecta a numerosos factores de la vida, entre los que destaca un trato muy poco equitativo por parte de la justicia. El problema no es nuevo, pero Taibbi considera que se está acrecentando a medida que la brecha entre ricos y pobres se acentúa, fruto de la vigente crisis económica. Señala que el crimen violento ha disminuido un 44% en América en las últimas dos décadas, pero que durante ese periodo el número de personas en prisión se ha duplicado. Hablando mal y pronto: en ocasiones la pobreza es un billete de ida hacia la cárcel.

Del otro lado de la balanza la cosa también se desproporciona: la delincuencia de guante blanco se ha asentado entre los más ricos, y el sector financiero y político está empapado de corrupción. Sin embargo, la justicia no parece actuar sobre ellos con el rigor que debiera. (¿Estamos hablando de Estados Unidos?). Noah señala cómo la preocupación –cada vez mayor– de que cualquier persecución demasiado agresiva a los grandes bancos pueda desestabilizar la economía americana ha conducido a que Wall Street goza de una inmunidad casi total en cualquier proceso penal bajo la presidencia de Obama.

La culpa de la tecnología

Noah destaca los exquisitos conocimientos financieros y matemáticos de que hace gala Taibbi en su libro, y lo considera especialmente hábil a la hora de explicar cómo los imperativos burocráticos tienen demasiado peso en el sistema de justicia penal.

'The Divide' se pregunta dónde queda el individuo en este tipo de operaciones a gran escalaAdemás, destaca como uno de los temas implícitos el hecho de que este tipo de desigualdades en el sistema judicial están fomentadas por la tecnología. Los ordenadores han alentado a los gobiernos y a las empresas bancarias a operar en una escala en la que la consideración de las circunstancias individuales no es viable. Para Taibbi las consecuencias son claras: en el caso del gobierno, asistimos a una cadena incesante de errores de cálculo y, en el de los bancos, a un fraude imparable.

Cabe preguntarse si la situación que refleja el autor americano es exclusiva de este periodo histórico y del mundo occidental. Si bien los ordenadores no han contribuido en otros periodos de la historia, la corrupción por parte de los mandatarios y el fraude han sido constantes en la historia universal. No deja de ser cierto, no obstante, que vivimos un momento en que ambos fenómenos se agudizan.

La atención individual

The Divide se pregunta dónde queda el individuo en este tipo de operaciones a gran escala. Ordenadores, bancos y gobiernos manejan grandes sumas de dinero, establecen leyes generales y modifican patrones que nos afectan a todos sin tener en cuenta a las personas que se hallan detrás de la masa social.

A Taibbi no le extrañaría que estuviera cerca el día en que fuera imposible recibir atención personal de una gran institución que ejerce un control sustancial sobre nuestras vidas. ¿Es, hoy en día, sencillo contactar con un Ministerio o con el director de un banco? Parece claro que The Divide invita a una crítica reflexión que no debe serle ajena a nadie.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios