"No sé lo que quiero, pero lo quiero ahora": tres ideas sobre lo que desean las mujeres
  1. Alma, Corazón, Vida
¿sexo? ¿intimidad? ¿Compromiso?

"No sé lo que quiero, pero lo quiero ahora": tres ideas sobre lo que desean las mujeres

"No sé lo que quiero, pero lo quiero ahora”, cantaba John Logan. Y parece ser que eso es lo que muchos hombres creen que les están diciendo las mujeres

Foto: "No sé lo que quiero, pero lo quiero ahora": tres ideas sobre lo que desean las mujeres
"No sé lo que quiero, pero lo quiero ahora": tres ideas sobre lo que desean las mujeres

"No sé lo que quiero, pero lo quiero ahora", cantaba John Logan en Juke Rhythm.Y parece ser que eso es lo que muchos hombres creen que les dicen las mujeres con la mirada. Las mujeres: esos seres extraños cuyos deseos incognoscibles traen al género masculino de cabeza. Esos entes complejos, con una maraña de interconexiones cerebrales y una combinación hormonal a prueba de bombas que el varón nunca llega a comprender del todo.

El discurso suena a tópico literario y, sin embargo, la ciencia y la psicología se han lanzado –con poco éxito–a analizar el deseo femenino y su compleja composición.

La visión de la ciencia

Noam Shpancer, profesor de psicología, analizaba recientemente el asunto,aludiendo a que fue Freud el primero en hacerse este tipo de preguntas. Según Shpancer, lo que los hombres quieren está muy claro, pues su estimulación es sencilla y directa (¿seguro? ¿siempre? ¿todos los hombres?), pero las mujeres son otro cantar. Su estimulación sexual puede darse de diferentes modos. En una respuesta bastante típica, Shpancer termina diciendo que las mujeres quieren sexo, intimidad sexual y, en última instancia, una relación de compromiso. No es todo tan sencillo, pero la complejidad que se les achaca en comparación con los hombres viene por ahí. En esa línea, el psicólogo alude al hecho de que, aún cuando una mujer quiere sexo pasajero, necesita estar segura y cómoda.

Mark D. White, sin embargo, contestaba a Shpancerconfirmando, efectivamente, que para él no era tan sencillo. Que las mujeres quieren pasión pero también ternura, erotismo y protección, y no sé sabe muy bien qué, y sobre todo que a los hombres les cuesta expresar todo ese cúmulo de cosas correctamente.

Las mujeres quieren pasión pero también ternura, erotismo y protección

Lo que opina el cine

Si bien los estudios en torno al deseo sexual son interesante e iluminan la cuestión, quizá no sea ésta una pregunta meramente científica. El deseo femenino, lo que las mujeres quieren en general (¿quieren lo mismo todas las mujeres?) tampoco se limita a su apetito sexual. Por eso también el cine ha ahondado en el mundo de la psicología femenina.

No lo entiendo, quieren que las invitemos, no quieren que las invitemos, que nos insinuemos, que no lo hagamos...

En la película What women want(“Lo que quieren las mujeres”), el protagonista (Mel Gibson), debido a un accidente, era capaz de saber exactamente qué pensaban las mujeres que lo rodeaban. El don, si bien útil a veces, le traía complicaciones, disgustos y muchos dolores de cabeza.

Más esclarecedor era un diálogode la comedia romántica Posdata, te quiero, en el que el chico le pregunta desesperado a la protagonista (Hilary Swank) qué narices quieren las mujeres. “–No lo entiendo, quieren que las invitemos, no quieren que las invitemos, que nos insinuemos, que no lo hagamos, quieren que nos pongamos debajo, que nos pongamos encima, que usemos cosméticos, que no los usemos… ¿Qué es lo que queréis las tías?”. La protagonista promete revelarle el máximo secreto, se acerca a su oreja y le dice: “No tenemos ni idea de lo que queremos”. ¿Están los hombres intentando descifrar lo que no existe? ¿Ninguna mujer sabe lo que quiere? ¿Intentamos medir lo que no se puede contar?

La respuesta musical

Empezó con la literatura trovadoresca y terminó con la canción, miles de hombres en el mundo han cogido una guitarra y cantado a su amor, y algunos de ellos se han preguntado qué querían las bellas damas por las que suspiraban. Veamos algunos ejemplos.

Bob Dylan, ciertamente, no tenía este problema: sabía lo que ella quería, pero desgraciadamente no se trataba de él. “Dices que buscas a alguien /
que te levante cuando caigas /
que siempre recoja flores
/ y acuda cuando lo llames. /
Un amante para tu vida y nada más. /
Pero no soy yo, nena
/ no, no, no soy yo
/ no soy yo el hombre que buscas”, cantaba en la célebre “It ain’t me, babe”.

Si quieres un amante / haré todo lo que me pidas / y si quieres algún otro tipo de amor / me pondré una máscara por ti

¿Quizá hay más hombres que saben, como Dylan, lo que quieren las mujeres, pero que no están dispuestos a proclamar honestamente it ain’t me, babe?

Leonard Cohen no estaba seguro de saber lo que ella quería pero –nos quitamos el sombrero– estaba dispuesto a dárselo: “Si quieres un amante / haré todo lo que me pidas / y si quieres algún otro tipo de amor / me pondré una máscara por ti”, susurra gravemente en una canción cuyo título no deja lugar para las dudas: “I’m your man”.

Finalmente, y quizá en una opción muy acertada (visto lo visto), el músico Jorge Drexler remata la trayectoria de cuestiones en torno al deseo amoroso con una reflexión simple: no sé lo que quieres, pero no es eso lo que más me importa. Eso afirmaba en la canción “Quienquiera que seas”en la que, sensatamente, escribía: “Lo quiero todo y tengo muy claro que no / te voy a entender / más que en parte. / Me importa mucho más / verte vibrar así / que descifrarte”.

Psicología Mujer Leonard Cohen Bob Dylan Género
El redactor recomienda