Es noticia
Menú
Trabajas en lo que no debes: por qué seguir nuestra pasión nos puede meter en un lío
  1. Alma, Corazón, Vida
ELIGE CON CABEZA, NO CON LAS TRIPAS

Trabajas en lo que no debes: por qué seguir nuestra pasión nos puede meter en un lío

Oímos que debemos seguir nuestra pasión hasta sus últimas consecuencias, pero seguir nuestra pasión puede ser peligroso, poco fructífero e insatisfactorio

Foto: Aunque muchos quieran ser futbolistas, no todos disfrutamos de las cualidades necesarias para serlo. (Corbis)
Aunque muchos quieran ser futbolistas, no todos disfrutamos de las cualidades necesarias para serlo. (Corbis)

La psicología actual muchas veces aconseja en base al hedonismo y con el convencimiento de que uno debe hacer lo que le gusta. Oímos sin cesar que debemos seguir nuestra pasión hasta sus últimas consecuencias, que sólo se vive una vez, que nuestra vida es nuestra y que hagamos aquello que nos haga felices.

No obstante, el coach Marty Nemko ha publicado un artículoen Psychology Today en el que muestra su total desacuerdo con esta actitud. Según él, seguir nuestra pasión puede ser peligroso, arriesgado, poco fructífero y nada satisfactorio. ¿Por qué?

El maltrato de los trabajadores

Nemko considera que las pasiones o vocaciones de la mayoría de las personas se concentran en unas pocas áreas de la vida:

  1. La creatividad: escribir, el cine, el teatro, actuar, pintar…
  2. Una buena causa: el medio ambiente, la pobreza, la atención a problemas de raza o de género…
  3. Entretenimiento: los videojuegos, el deporte, la televisión…
  4. El glamour: la moda, los coches, la decoración…

La consecuencia de esta concentración de las pasiones es que hay muchas personas que buscan trabajos relacionados con esos campos. Así, a menudo los contratantes los esclavizan o incluso no los pagan, sabiendo que podrían encontrar a alguien más en un periquete.

Su denuncia va en la línea de un vídeoque proliferó por las redes en el que un fontanero acude a reparar un sanitario y, cuando ha terminado con éxito su labor, la persona que lo ha contratado le responde con una frase que a todo artista le sonará: “Ah, debe haber habido un malentendido, para este proyecto no hay presupuesto”. No obstante, le hace una foto, y le promete darle a conocer, subirlo a las redes sociales, ofrecerle una visibilidad sin igual. El vídeo pretende defender, con mucho humor e ironía, el trabajo de los freelance, a menudo injustamente pagado.

La pasión como pasatiempo

Nemko considera que, en contraste con lo dicho, hacer de tu pasión un pasatiempo o una ocupación aparte puede hacernos mucho más felices. La llevaremos a cabo relajadamente, sin presiones, por puro amor al arte.

Las cosas que nos resultan más placenteras se convierten en una tortura si tenemos que hacerlas obligatoriamente

Él pone el ejemplo de alguien que quiera ser actor. Si intenta dedicarse a ello profesionalmente se pasará el día de audición en audición, intentando ser contratado, teniendo que pagar por formarse y sin obtener remuneración alguna por el trabajo realizado (cuando lo realiza).

Sin embargo, si hace de la actuación un pasatiempo podrá disfrutar más de ella, actuar con más frecuencia sin preocuparse por tener que pagar las facturas a través de hacer aquello que le gusta. A menudo las cosas que nos resultan más placenteras se convierten en una tortura si tenemos que hacerlas obligatoriamente o a cambio de dinero.

Talento, resolución y contactos

El coach contempla alguna que otra excepción a su planteamiento. Si de el caso de que uno sea increíblemente talentoso, tenga la suficiente determinación y posea los contactos adecuados, puede que valga la pena. Aun en esta ocasión, Nemko considera que debemos ponernos un límite temporal y que, si pasado el tiempo establecido, no hemos conseguido sacarle rentabilidad a nuestra pasión, es mejor dejarla a un lado que obstinarse. La obcecación en este tipo de casos puede acarrearnos muchos problemas.

También deja otra puerta abierta: si, aun habiendo contemplado todo lo dicho, crees que la única manera de ser feliz es intentar seguir tu vocación hasta el final, pase lo que pase, también debes intentarlo. No es lo que Nemko recomendaría, pero el coach se muestra consciente de que su actitud es conservadora, y que hay personas a las que el trauma de no haberlo intentado les supondría un problema mayor que un posible fracaso.

La psicología actual muchas veces aconseja en base al hedonismo y con el convencimiento de que uno debe hacer lo que le gusta. Oímos sin cesar que debemos seguir nuestra pasión hasta sus últimas consecuencias, que sólo se vive una vez, que nuestra vida es nuestra y que hagamos aquello que nos haga felices.

Talento Pobreza
El redactor recomienda