MÁS HORAS DE LUZ Y MÁS CALOR

¿Te sientes muy cansado? La primavera afecta más de lo que crees

La mitad de la población se siente más cansada, con falta de energía y de concentración con la llegada de la primavera. Es lo que se conoce como astenia

Foto: El 56% de los españoles se siente cansado o con baja energía por el cambio de estación. (Corbis)
El 56% de los españoles se siente cansado o con baja energía por el cambio de estación. (Corbis)

La mitad de la población se siente más cansada, con falta de energía y de concentración con la llegada de la primavera, debido al aumento de las horas de luz y al cambio de temperatura. Esta es la conclusión de una encuesta realizada por el Centro de Investigación sobre Fitoterapia (Infito) entre 2.400 personas.

Las personas más afectadas son las mujeres y las alérgicas al polen, según los expertos, que recomiendan para evitarlo cuidar la alimentación, practicar ejercicio diario y dormir más horas.

Por edad, es más frecuente en los que tienen entre 20 y 30 años (35 %), seguidos de los comprendidos entre 30 y 40 (32 %), y en cuanto a la ocupación, son los trabajadores por cuenta ajena (40 %) los que más cansancio acusan con la llegada de la primavera, seguidos de los estudiantes (23%), ya que se acerca la recta final del curso. El 56 % de los encuestados afirma sentirse cansado o con baja energía por el cambio de estación y al 52 % les cuesta más concentrarse, según la encuesta.

Es aconsejable practicar media hora o una hora de ejercicio físico y tratar de dormir másEn fase de adaptación

El doctor Alberto Sacristán, miembro del Grupo de Nutrición y Alimentación de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SEMFYC), sostiene que estos síntomas se deben a lo que llamamos astenia, un estado de cansancio y agotamiento sin causa justificada manifestado en esta época y que se debe sobre todo al mayor número de horas de luz, ya que nuestro biorritmo necesita una fase de adaptación para acostumbrarse a estos nuevos horarios.

Este estado de cansancio dura entre diez y quince días, dependiendo de la capacidad de adaptación del paciente, y se suele acompañar de otros síntomas como la fatiga muscular, la falta de apetito, trastornos del sueño, disminución del deseo sexual, dolor de cabeza o tristeza inexplicable.

Para evitar los síntomas y adaptarse mejor se recomienda cambiar los hábitos alimenticios, como tomar más frutas, verduras y cereales. Durante el invierno se realiza una dieta más hipercalórica para sobrellevar mejor las temperaturas frías, pero ahora es aconsejable tomar alimentos que aportan más energía como el plátano o los frutos secos.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios