Cualquier lugar es bueno para ponerte en forma: cómo sacar partido a tu casa
  1. Alma, Corazón, Vida
POR MENOS DE LO QUE CUESTAN UNOS VAQUEROS

Cualquier lugar es bueno para ponerte en forma: cómo sacar partido a tu casa

Si te organizas bien, una sesión en casa puede sustituir a una sesión en el gimnasio. No necesitas invertir ni mucho dinero ni utilizar mucho espacio

Foto: Apenas se necesita una colchoneta para hacer abdominales. (Corbis)
Apenas se necesita una colchoneta para hacer abdominales. (Corbis)

Juan Ralloes entrenador personal y propietario de un gimnasio. En 2007 comenzó a desarrollar su método de entrenamiento personalizado, a través de su propia experiencia. Rallo comentó su proceso en su blog y consiguió alcanzar su reto: perder cerca de 15 kilos en un trimestre. El entrenador ha recogido los consejos que pueden ayudarnos a conseguir lo mismo enPonerse en forma para dummies(Planeta), del cual extraemos el siguiente fragmento, que se centra en el trabajo en el hogar.

No conviene despreciar la opción de ejercitarte en casa. Si te organizas bien, y ésa es la clave, una sesión en casa puede sustituir perfectamente a una sesión en el gimnasio. No necesitas casi espacio y tampoco invertir mucho dinero: por menos de lo que te pueden costar unos vaqueros puedes entrenar en casa y reproducir casi todos los ejercicios que haces en el gimnasio. “Casi”, porque hay máquinas indispensables para determinados movimientos y prácticas que sólo encontrarás allí. Pero, aun así, disponer de un pequeño equipo en casa te da la posibilidad de entrenar esos días en que de verdad no puedas ir al gimnasio sea por la razón que sea, porque esté cerrado por ser festivo o porque no te apetece ver a nadie.

Cuando te acostumbras a entrenar en casa te das cuenta de las ventajas que tiene, como hacer cosas productivas entre serie y serie. Además, la motivación es diferente, puedes elegir tu música, entrenar sin camiseta y nunca tendrás que esperar a que quede libre una máquina. Otra de las ventajas son los horarios: no hay. También puedes entrenar viendo el fútbol o cualquier programa que te guste de la televisión, con lo que no serán horas que pases perdidas delante de la pantalla.

Además, con internet o con las propias consolas, ya dispones de planes de entrenamiento y de gimnasios virtuales que te permiten realizar las mismas clases que en el gimnasio, pero en la comodidad de tu casa.

Un equipo de estar por casa

Para que le saques todo el partido posible a esas horas de ejercicio en casa te recomiendo que tengas un pequeño equipamiento a mano. Algo tan simple como:

  • Una colchoneta. Las hay muy económicas, pero te recomiendo que te gastes un poco más y que sea de calidad, de un material de tacto entre silicona y espuma.
  • Un juego de mancuernas o pesas. Si eres chico puedes comprarlas de hasta diez kilos y si eres chica, de hasta cinco. Con el tiempo irás necesitando más, pero para empezar ya está bien.
  • Arcos de suelo. Son ideales para hacer flexiones en el suelo sin que sufran tus muñecas y también para algunos ejercicios de abdominales.
  • Fitball. Se trata de una esfera de goma de gran tamaño que va perfecta para hacer abdominales sobre ella y para utilizarla como banco en el trabajo con pesas, pues al ser elástica impide las sobrecargas de los discos invertebrales. Las hay de varios tamaños: si mides más de 1,75 te recomiendo la de 65 centímetros de diámetro, y si mides menos, la de 55 centímetros.
  • Un banco. Si compras uno, mejor que sea con espaldo reclinable, pues multiplicarás por tres tu versatilidad.
  • Una barra de dominadas. Es una barra que se instala en un pasillo estrecho o en el marco de una puerta. No requiere ningún tipo de obra, pues se coloca y se quita con facilidad y, si lo haces bien, no deja rastro alguno. Es perfecta para hacer dominadas, y con ellas trabajarás prácticamente toda la musculatura de tu tren superior.

No hace falta que compres todo esto de inmediato. A medida que vayas entrenando y viendo qué ejercicios se adaptan mejor a tus necesidades o con cuáles disfrutas más ya irás ampliando tu repertorio de instrumentos. ¡Y no se acaba ahí la oferta! Puedes sumar también ruedas de abdominales, cintas de entrenamiento en suspensión, gomas, lastres para tobillos, etc. Pero, lo dicho, no quieras abarcarlo todo desde el principio. Con lo que te he puesto por orden de prioridad tienes todo lo que necesitas para empezar.

Bienestar Entrenador personal Ejercicio físico Vida saludable
El redactor recomienda