"HABER SI QUEDAMOS"

Los errores gramaticales más comunes (y los más vulgares)

Aquí están los errores gramaticales que debes evitar a toda costa. O, mirado de otro modo, pistas para saber a qué amigos no debes volver a llamar. Nunca

Foto: Hay expresiones que pueden desesperarnos si somos medianamente cultos. (Corbis)
Hay expresiones que pueden desesperarnos si somos medianamente cultos. (Corbis)
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    Son muchos los conflictos que, a lo largo de la historia de la humanidad, han derivado en tragedias épicas, sangrientas, insalvables. Un pequeño desacuerdo entre dos partes y, voilà, el drama se desataba, se generaba una gran guerra, o una guerra fría, o unas cruzadas o algo de ese tipo hasta que, finalmente, los contendientes no recordaban bien por qué estaban luchando y se iban a sus casas, dejando que el mundo recomenzase pacíficamente.

    Así, lucharon cruentamente los chinos contra los hunos y Napoleón causó notable revuelo en Waterloo. Y por trágicos y parecidos conflictos acabaron en el hoyo Romeo y Julieta, por no hablar de las consecuencias de la peleíta que se disputó a favor de la bella Helena de Troya.

    No obstante, en ninguna de las mencionadas tragedias corrieron tantos ríos de sangre como esos que han empapado ciudades y caminos gracias a las insidiosas y molestas personas que dicen dijistes en lugar de dijiste. Ni la ira de Atila ni el disgusto de Menelao son en ningún punto comparables a la sucesión de tics nerviosos que surgen en alguien –no digamos ya en alguien filólogo, lingüista o similar– cuando recibe un mensaje de texto: “Haber si nos vemos”.

    Por todo ello, hemos elaborado una lista con los principales y más molestos errores que cometemos al hablar. Porque creemos que hay que velar por el bien de la humanidad y, como sigamos así, ni la RAE va a ser capaz de mediar en semejantes conflictos bélicos. Aquí están los errores gramaticales que debes evitar a toda costa. O, mirado de otro modo, pistas para saber a qué amigos no debes volver a llamar:

    1. Dijistes

    Ahí estáis, en plena discusión de martes por la tarde, cuando tu novia, con la lágrima asomándole por el rabillo del ojo, te grita: “¡Me dijistes que me llamarías!”. Ante todo, mantén la calma. Recoge tus cosas con sosiego. El abrigo, la bufanda. No olvides ese disco que le prestaste y que guarda con mimo en la mesilla. Y sal por la puerta sin mirar atrás.

    2. Haber por a ver

    Tú estás tan tranquilo. En tu salón, digamos. Un domingo por la mañana. Entra el sol, el café está calentito y estás a punto de culminar el crucigrama del periódico. La felicidad plena, en términos generales. Entonces, te interrumpe el sonido de un whatsapp. El primer error ha sido tuyo, y debes reconocerlo, porque en momentos de felicidad plena el móvil hay que ponerlo en silencio. Pero bueno, lo abres; igual es alguien que quiere tomar unas cañas en este domingo que roza la perfección. Lees el mensaje: “Tío, haber si quedamos un día de estos”. Dejas el café, tiras el periódico, haces unas cuantas llaves de kárate contra el aire en tu pijama de cuadros escoceses y, canalizada la ira, borras al contacto de tu teléfono. Hasta ahí podíamos llegar.

    3. Ves por ve

    “Ves a la cocina y tráeme las tijeras, anda, hija”. Tú te desconciertas, y miras a tu alrededor pasmada, porque tu madre te ha dicho que veas. Sin embargo, bien mirado, es raro ver a la cocina. ¿No? ¿Mamá, estás bien? Sí, está bien. Y lo sabes. Porque siempre te dice que veas a la cocina. Déjate de tijeras y acércale una buena Gramática del español.

    4. Habían muchas cosas

    Bueno, hemos puesto ejemplos de madres, novias y amigos pero, para qué negarlo, lo más probable es que esto se lo hayas oído a un periodista. En un telediario. El de después de comer, cuando estás con la modorra propia de la hora y decides cerrar los ojos unos instantes. En ese momento en que tu cerebro está a punto de desconectarse, te sobresalta un “Habían muchas personas en la celebración de…”. O un: “Mucha gente han visto lo ocurrido…”. Te levantas, tiras la manta a un lado, estampas el mando contra la tele y, con un poco de suerte, rompes la pantalla y no vuelves a verla nunca más.

    5. Idos a casa

    Lo cierto es que esto está bien. Que lo correcto es decir “Idos todos ya” o “Idos al cine esta tarde” o “Idos de copas un día de estos”. ¿Pero acaso no dan ganas de asesinar, aunque sea un poquito, al pedante redomado –a uno de los dos, pues deben quedar dos o tres en el mundo– que utilizan esta forma de modo correcto?

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    31 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios