Explican el origen de los extraños destellos de luz que aparecen antes de un terremoto
  1. Alma, Corazón, Vida
Y NO, NO SON OVNIS

Explican el origen de los extraños destellos de luz que aparecen antes de un terremoto

Cada vez que hay un terremoto, internet se llena de vídeos e imágenes de extraños destellos luminosos. ¿Qué son y cómo aparecen estas extrañas luces?

placeholder Foto: Un informativo nipón muestra las extrañas luces durante el gran terremoto de 2011.
Un informativo nipón muestra las extrañas luces durante el gran terremoto de 2011.

Cada vez que hay un terremoto, internet se llena de vídeos e imágenes de extraños destellosluminosos, de distintos colores, que algún despistado grabó cuando la tierra empezaba a tambalearse. Estas luces de terremoto –conocidas en el ámbito técnico como EQL (Earth Quake Light)– son similares en apariencia a la aurora boreal, y aparece en el cielo sobre áreas de estrés tectónico, justo antes, durante o justo después de que haya un terremoto o una erupción volcánica.

Se ha especulado enormemente sobre el origen de las EQL. Al igual que otros precursores de terremotos, muchos científicos dudan de su relación directa con los seísmos, y nadie tiene claro por qué aparecen. Hasta ahora. El físicoTroy Shinbrot, profesor de la Universidad de Rutgers (EEUU) ha presentado en una convención de la Sociedad Americana de Físicaun estudio que explica por qué aparecen estas extrañas luces.

Según Shinbrot, las EQL aparecen porque los deslizamientos del suelo previos a un terremoto generan una carga eléctrica. Se trata de un fenómeno similar al que tiene lugar durante una tormenta, pero a diferencia de los rayos, que son el resultado de la acumulación de carga eléctrica en las nubes, las luces de terremoto se originan por el aumento de carga eléctrica en el suelo.

Un trabajo de laboratorio

Shinbrot y sus colegas trataron de imitar en laboratorio el proceso por el cual, creían, las EQL aparecían justo antes de un terremoto. Para ello usaron tanques rellenos de todo tipo de texturas, desde harina a cuentas de vidrio, e imitaron los movimientos propios de un seísmo, para crear grietas similares a las que aparecen en un terremoto. Con ayuda de un detector de voltaje, los científicos comprobaron que en todos los modelos se detectaba una carga positiva cuando se abría la falla, y negativa cuando se cerraba.

El voltaje resultante difería enormemente entre los distintos materiales, algo que los científicos aún no pueden explicar, pero en todas las pruebas se detectó una actividad eléctrica. “Nuestra primera sospecha fue que estábamos haciendo algo mal”, admitió Shinbrot en la rueda de prensa de presentación del estudio. “Hicimos muchas pruebas para tratar de descartar este efecto inesperado, pero hasta ahora no lo hemos logrado”.

Los sismólogos suelen ser muy escépticos respecto a estos fenómenos precursores de los terremotos, pues se trata de un campo abonado para la pseudociencia

Los sismólogos suelen ser muy escépticos respecto a estos fenómenos precursores de los terremotos, pues se trata de un campo abonado para la pseudociencia, pero el hallazgo de Shinbrot ha sido bien acogido.

El sismólogo John Ebel, del Boston College, ha reconocido al Washington Post que el experimento de Shinbrot le resulta convincente, y podría servir para que otros científicos dejaran de negar la existencia real de las luces de terremoto: “Personalmente creo que son observaciones legítimas de descargas parecidas a rayos –destellos eléctricos de algún tipo– que ocurren antes de los terremotos”, asegura Ebel. “Hay demasiadas evidencias para discutir su existencia”.

Pese a esto, el experimento sigue presentando una importante problemática. Los científicos han demostrado que, en efecto, se genera una carga eléctrica en el momento en que ocurre un terremoto, pero esto no explicaría la aparición de numerosas EQL antes de estos –hay quien asegura haberlas visto días antes de un seísmo–. Esto es un importante fastidio: si estas luces sólo ocurren en el momento exacto en que se tambalea la tierra no tendrán ninguna utilidad en la prevención de los seísmos.

“La observación está bien hecha yel experimento bien realizado, pero todavía no acaba de explicar por qué ocurre el fenómeno”, ha asegurado el investigador de la NASA Friedeman Freund, en un comentario al estudio. El próximo paso del experimento consistirá en repetirlo en superficies mucho más grandes y granos de mayor grosor.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Medio ambiente
El redactor recomienda