Nueve pasos para entender a los hombres (y descifrar su idioma)
  1. Alma, Corazón, Vida
EL IDOMA MASCULINO, EXPLICADO A TODO EL MUNDO

Nueve pasos para entender a los hombres (y descifrar su idioma)

Que los hombres y las mujeres están condenados a no entenderse es un tópico, pero son muchas las parejas que se lamentan por la falta de comunicación

Foto: ¿Están ambos sexos condenados a una incomprensión perenne? (Corbis)
¿Están ambos sexos condenados a una incomprensión perenne? (Corbis)

Que los hombres y las mujeres están condenados a no entenderse es un tópico muy extendido y parece que, en efecto, son muchas las parejas que se lamentan por la falta de comunicación. Pero la solución está al caer. La coach británica Julie-Anne Shapiro, experta en relaciones personales, afirma con convicción que los hombres y las mujeres tienen sus propios lenguajes específicos, hasta tal punto diferenciados que a veces parece que proceden de planetas distintos. El Mail Online se hace eco, así, de la invención de Shapiro que nos ayudará a entendernos mejor. Especialmente dirigido a las mujeres –se desprende de la teoría de la coach que son ellas quienes han de esforzarse por entenderlos a ellos–, entender el idioma que hablan los hombresterminará con todos los quebraderos de cabeza de aquellas féminas que se sientan incapaces de comprender a sus queridos consortes.

[Así es el hombre que más sexo tiene: delgado, medio tonto y fumador]

“Si puedes aprender a responder y a comunicarte de una determinada manera, entonces ambos hallaréis beneficios en ellos”, dice Shapiro, que añade que “las mujeres creen que tendrán más posibilidades de tener lo que quieren si se saben comunicar con su chico, y los hombres encuentran muy útil que ellas les hablen de un modo distinto”.

El idioma de los hombresexplicado paso a paso

Todos los puntos del idioma de los hombresestán dirigidos a las mujeres, que deben adecuarse a las necesidades o limitaciones de sus parejas. Sin embargo, resulta contradictoria como esa premisa, de primeras algo machista, va unida a una concepción de los varones que deja mucho que desear. Sea como sea, la gramática del idioma de los hombresse basa en las siguientes premisas:

1. No esperes que haga varias cosas a la vez

Dice Shapiro: “No hables con él de cosas importantes o de vuestra relación mientras está atareado haciendo otra cosa”, y resulta gracioso cómo la relación parece no estar dentro del bloque de “cosas importantes”. En cualquier caso, afirma que es probable que no preste atención y que tú te decepciones o te ofendas. No obstante, no es cuestión de desinterés, sino de que él no puede centrarse en más de una cosa al mismo tiempo. Sé paciente.

2. Recuerda la regla de los treinta segundos

Cuando le preguntas a tu pareja cómo se siente o cuál es su opinión, probablemente se tomará su tiempo para responder. Las mujeres procesan los sentimientos más rápido y los expresancon celeridad, mientras que los hombres necesitan un rato para digerirlos y verbalizarlos. Así, Shapiro aconseja que, tras la pregunta, esperes treinta segundos sin decir nada: no sugieras, no metas prisa y no le interrumpas. Él se expresará sin dificultad y con confianza.

3. Los hombres resuelven los problemas

Dice Shapiro que los hombres son “problem solvers”, pero puede ser frustrante llegar a casa, contar el mal día que has tenido y que en seguida él empiece a decirte cómo arreglarlo y quépuedes hacer para solventarlo. Las mujeres hallan un gran alivio simplemente en hablar y desahogarse, mientras que los hombres van a lo concreto y resuelven los problemas. Ven que estás triste y quieren solucionarlo para que estés mejor. Explícale que sólo quieres que te escuche. (Se da por hecho, al parecer, que los consejos que te va a dar son inútiles).

4. Los hombres tienen una capacidad limitada para el detalle

Las mujeres aprecian con perspicacia los detalles, pero los hombres visualizan el panorama en general. Cuando le narras algo con todo lujo de detalles, probablemente él esté quedándose con la idea principal, cuenta Shapiro. La solución, según ella, es sencilla: ve al grano.

Los hombres sólo piensan en ganar, y tu chico necesita saber que puede ganar a la hora de hacerte feliz

5. No esperes que tu pareja sepa mágicamente lo que necesitas

Dice la coach que “tu hombre no lee la mente”. (¿No? ¡Vaya!). Según ella, no es su responsabilidad saber automáticamente lo que necesitas, sino que es tu responsabilidad pedirlo. Si no lo pides, las posibilidades de que tu chico no sepa cómo complacerte son múltiples. (El mérito es, también, mucho menor). Shapiro cree muy recomendable pedir cosas del tipo: “Por favor, ¿me darías un abrazo por la mañana antes de irte a trabajar?”. Sin embargo, ¿cuánto de cariñoso hay en un abrazo que no han querido darte genuinamente?

6. Los hombres se crecen con la valoración

Cuando un hombre hace algo por ti y tú no lo aprecias o, peor aún, lo criticas, él se siente desanimado. Shapiro te anima a valorar y apreciar lo que él hace, aunque no sea exactamente lo que tú quieres.

7. Los hombres necesitan que seas receptiva

…así que si no lo eres, selo. Dice Shapiro que si un hombre intenta hacerte un cumplido, invitarte a cenar o hacer algo por ti y tú no le dejas, él se sentirá frustrado y triste. Así, la coach aconseja que –te guste o no– le dejes llevarte las maletas, abrirte las puertas o prepararte un baño. Le encantará mimarte y sorprenderte.

8. Los hombres quieren hacerte feliz

La frase suena muy bien, pero Shapiro en seguida la matiza: “Los hombres sólo piensan en ganar, y tu chico necesita saber que puede ganar a la hora de hacerte feliz”. No obstante, si te ve siempre triste, quejándote o criticando tenderá a abandonar y a pensar que otro hombre puede hacerlo mejor que él. Debes confiar en él y, sobre todo, sonreír. Aunque no presentes el telediario.

9. Los hombres te quieren segura

A un hombre le entristece ver cómo criticas tu pelo, te sientes demasiado gorda o demasiado arrugada o demasiado flácida. Él te quiere como eres, y necesita una mujer segura y confiada a su lado que se valore a sí misma. Así, haz caso a Shapiro: quiérete y él te querrá también.

Hombre Relaciones personales Sentimientos Bienestar Relaciones de pareja
El redactor recomienda