"ACTUAMOS COMO SI FUÉSEMOS ETERNOS"

La muerte: cómo enfrentarse a ella y superar nuestros temores profundos

El médico y psicólogo francés Gilbert Lagrue ofrece una serie de consejos para superar los sentimientos negativos que nos asaltan ante la idea de morir

Foto: El sentimiento de frustración ante la muerte se sintetiza en el temor a perder todo lo que nos da la vida. (Corbis)
El sentimiento de frustración ante la muerte se sintetiza en el temor a perder todo lo que nos da la vida. (Corbis)

El temor a la muerte es frecuente entre una gran parte de la población, aunque las formas de enfrentarse a ella difieren mucho. Algunos tratan de no hablar de ello, pero padecen una angustia latente, otros procuran vencer su temor evocándola sin cesar y preparándola, mientras que los creyentes suelen inclinarse en la fe. Como explica el médico y psicólogo francés Gilbert Lagrue en Los secretos de los psicólogos. Lo que hay que hacer para estar bien, al final “todos pensamos en ella, la vivimos cada día, pero actuamos como si fuésemos eternos, sabiendo bien que no lo somos”.

El sentimiento de frustración ante la muerte se sintetiza en el temor a perder todo lo que nos da la vida y no poder seguir siendo partícipes de ello. Para evitarlo o, al menos aminorarlo, Lagrue propone como estrategia aumentar la autoestima. Una suerte de desensibilización que permite llegar a la aceptación. “Todos estamos condenados, hay que ir siempre a lo esencial, vivir plenamente el instante presente y no malgastarlo reaccionando con excesiva vehemencia a las espinas de la vida. Hay que pensar que lo más importante en la vida es no conceder importancia a las cosas que no la tienen, o que en todo caso no revestirán ninguna gravedad unos meses o unos años más tarde”, apunta.

Todos estamos condenados, hay que ir siempre a lo esencial, vivir plenamente el instante presente y no malgastarloPara Lagrue, actuar así es lo que nos aportará una mayor satisfacción personal y nos permitirá tomar la distancia necesaria para hacer lo que se crea justo y útil, aunque reconoce que, sobre todo al principio, es más fácil de decir que de hacer. Cada uno actúa según su personalidad, pero también según su pasado, por lo que se entremezclan elementos innatos y adquiridos a lo largo de la vida.

El valioso aprendizaje de la serenidad

El mejor remedio para evitar la neurosis de la muerte es precisamente la serenidad. Es decir, una introspección mediante la que se alcanza la distancia necesaria sobre la muerte y los pensamientos asociados a ella.

Aunque suene contradictorio, para Lagrue es más eficaz tener una idea real de la muerte que huir de ella. “Para mí, el mejor medio de sobrevivir es estar presente en la memoria de quienes nos han amado, de las personas que hemos encontrado en nuestra vida, sobre todo si hemos podido aportarles alguna ayuda, experiencia o trasmitirles conocimientos”. Tratar de ser felices por el hecho de vivir es una actitud que, por sí misma, debería permitirnos aceptar la muerte.

El médico y psicólogo francés Gilbert Lagrue. (rtl)
El médico y psicólogo francés Gilbert Lagrue. (rtl)

La serenidad es la clave, según el médico francés, para reconocer que la muerte es inevitable porque forma parte de la evolución biológica, lo que nos alejaría de la angustia y el sufrimiento. Bien es cierto que para un reconocido materialista, como es el caso de este autor, la espiritualidad religiosa y la creencia en la vida después de la muerte no tienen cabida en sus estrategias para alejarse del temor provocado por la idea de la muerte. Sin embargo, apunta que tanto para los creyentes como para los agnósticos o ateos, “lo esencial es la vida que elegimos, en la que se debe cultivar la alegría, apreciar el momento presente, no lamentar el pasado y saber conservar la libertad interior”.

Numerosos estudios psicológicos han demostrado que el aprendizaje de la serenidad es posible y que ésta constituye un elemento que contribuye a la buena salud física y mental. En el torbellino de la vida, “es indispensable reservarse un tiempo para uno mismo, para la reflexión o la meditación”, sentencia Lagrue. 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios