La guerra de las sillas: un artista responde al racismo de la mujer de Abramovich
  1. Alma, Corazón, Vida
“EL RACISMO ES TRENDY”

La guerra de las sillas: un artista responde al racismo de la mujer de Abramovich

El pasado martes, Dasha Zukohva se disculpó por una fotografía en la que aparecía sentada encima de una mujer negra. Hoy, el arte se cobra su venganza

Foto: La respuesta del artista ruso a Dasha Zukhova. (Alexander Kargaltsev)
La respuesta del artista ruso a Dasha Zukhova. (Alexander Kargaltsev)

El pasado martes, la polémica se desató después de que el periódico inglés The Daily Mail publicase una noticia en la que se mostraba a la mujer del magnate ruso Roman Abramovich, Dasha Zukhova, sentada encima de una silla que representaba a una mujer negra, caracterizada de manera realista, tumbada de espaldas y con las piernas alzadas por encima del pecho.

A pesar de que Zukhova pidió perdón, el mundo del arte se ha tomado su venganza y el artista ruso Alexander Kargaltsev ha respondido a su compatriota publicando una fotografía en la que un musculoso hombre de color se sienta sobre un hombre blanco en una posición semejante a la de la instantánea que causó la polémica. El nombre de la silla es White Chair, en clara referencia a la obra original de Allen Jones en la que se basaba.

“Me forzaron a abandonar Rusia a causa de la discriminación que he sufrido como homosexual”, ha explicado el artista a The Huffington Post. “Me decepciona que la tradición de la xenofobia sea tan fuerte en mi país que una imagen como la de la señora Zhukova sea vista como algo normal y corriente. Los rusos no parecen darse cuenta cuando ofenden los principios del color, la nacionalidad, la orientación sexual y demás”.

Mi obra revierte la ofensa perpetrada por esa publicación

Toda una venganza por parte del fotógrafo (y una útil campaña de publicidad), que ha señalado a la revista Out There que le apena ver “cómo el racismo se glamouriza y no sólo es aceptable sino también trendy gracias ala señora Zhukova”. El artista explica que su silla “revierte la injusticia visual y la ofensa perpetrada por esa publicación de una manera que restaura la igualdad de género, raza y orientación sexual”. Kargaltsven concluye lamentado que la mayor parte de los rusos considerarán su fotografía “inapropiada y provocadora”.

Una polémica de corto recorrido

Zukhova, de 32 años, pidió la pasada semana disculpas y la fotografía fue recortada en una versión alternativa en la que la rusa, a la sazón diseñadora de moda, aparece representada de cintura para arriba. “Esta fotografía, que ha sido publicada completamente fuera de contexto, es una obra de arte destinada específicamente a comentar sobre las políticas raciales y de género”, ha señalado la mujer.

¿Mujeres negras como objetos? Esas ideas no parecen ser nada nuevo

Aborrezco completamente el racismo y me gustaría disculparme a todos aquellos que se hayan sentido ofendidos por la misma”, añadió la mujer, que había sido criticada por grupos como Organizing for Women’s Liberation, que calificó la instantánea como “increíblemente racista”.

Otra de las primeras en manifestar su desagrado fue la editora de Fashion Bomb Daily, Claire Sulmers, que escribió que el mensaje de la fotografía era “la dominación y la superioridad blancas, articuladas de una forma aparentemente serena pero abiertamente degradante”, al mismo tiempo que proporcionaba una mirada más detenida sobre el fenómeno. “¿Mujeres negras como objetos? Esas ideas no parecen ser nada nuevo”, añadió. Las quejas provocaron la rápida reacción de la esposa del propietario del Chelsea F.C.

Todo por el arte

Que la publicación de la fotografía coincidiese con el día de Martin Luther King, que se celebra el tercer lunes de cada mes de enero, tan sólo ha agravó la situación. Además, la cómoda representación de Zukhova contrasta con la posición de sumisión en la que se encuentra la mujer de color que soporta la silla.

El artista explicó que la silla no fue pensada para su uso

La polémica silla es semejante, por la posición de su figura principal, a una obra del diseñador Allen Jones, sólo que en la original se trataba de una mujer blanca. Jones ha manifestado al respecto que cree que se trata de “una copia de mi escultura” y supone que debería tomarse la imitación como un halago. Sin embargo, recordó que era la primera vez que veía a alguien “utilizándola como una silla de verdad”, ya que explicó que debía ser “bastante incómoda” y que nunca fue pensada para utilizarse de manera efectiva.

El autor ha sido acusado en repetidas ocasiones de misoginia, si bien ha señalado que su intención primigenia era denunciar la situación de la mujer a finales de los años sesenta (momento de realización de la obra) y recordar que el cuerpo humano también puede ser funcional. Zhukova, cuya fortuna conjunta con la de su marido asciende a los 14.000 millones de libras, publica cada dos años un nuevo ejemplar de la revista Garage, en la que trata tanto temas de moda como de arte contemporáneo. En 2008, fundó la Organización IRIS sin ánimo de lucro, que tiene como objetivo la difusión de la cultura moderna.

Fotografía Racismo Hombre Arte contemporáneo
El redactor recomienda