El mito de la vitamina D: no sirve para nada (salvo para los huesos)
  1. Alma, Corazón, Vida
LOS SUPLEMENTOS NO SURTEN EFECTO

El mito de la vitamina D: no sirve para nada (salvo para los huesos)

Un metaestudio ha concluido que estos suplementos vitamínicos no tienen ninguna eficacia para prevenir enfermedades que no sean de tipo óseo

Foto: Tomar el sol unos 30 minutos al día, con protección, sería suficiente para regular los niveles de vitamina D. (Corbis)
Tomar el sol unos 30 minutos al día, con protección, sería suficiente para regular los niveles de vitamina D. (Corbis)

Los supuestos beneficios para la salud vinculados a la vitamina D son tantos y tan numerosos que lo más rápido sería preguntarse para qué no está indicada. Hace ya varias décadas que se han destacado las virtudes de esta vitamina liposoluble para aumentar la absorción de calcio. Desde entonces, no ha habido un sólo mes en el que se publicasen nuevos estudios alabando sus beneficios para todo tipo de problemas de salud.

Unas investigaciones (290 de carácter prospectivo y 172 de intervención) que han sido revisadas por un grupo de investigadores de la universidad de Lyon. Su conclusión, publicada en la prestigiosa revista The Lancet es demoledora: “estos suplementos vitamínicos no tienen ninguna eficacia para prevenir enfermedades que no sean de tipo óseo”.

El metaestudio, que lleva por nombre Vitamin D status and ill health: a systematic reviewestá generando una fuerte polémica entre la comunidad científica, sobre todo, porque echa por tierra la validez de la mayoría de estudios epidemiológicos anteriores. Estas investigaciones demuestran una relación estadística entre los pacientes con unos bajos niveles de vitamina D y la incidencia de diversas enfermedades. Sin embargo, la carencia de esta vitamina “es la consecuencia, no la causa”, remachan los autores.

Es tan pernicioso el defecto de esta vitamina como el exceso

La vitamina D sólo prevendría los ataques al corazón, los derrames cerebrales, el cáncer o las fracturas óseas en un 15% de los casos. Un porcentaje muy inferior al que se pregonaba hasta ahora. El estudio galo, dirigido por Philippe Autier, matiza que la carencia de esta vitamina es un marcador biológico del sistema inmune, que simplemente señala un deterioro de la salud. Por tanto, su déficit no es la causa de ninguna enfermedad (exceptuando las óseas), sino una consecuencia de la mala salud.

Estos suplementos vitamínicos podrían llegar a ser tóxicos si se consumen en dosis demasiado elevadas

Las conclusiones obtenidas mediante esta investigación llevan a los autores a afirmar que los suplementos vitamínicos no tendrían ninguna utilidad para la mayoría de la población. Es más, si se consume en dosis demasiado elevadas podría llegar a ser tóxica.

El peligro para la salud que conllevaría una medicación excesiva con suplementos de vitamina D ya había sido advertido por un estudio publicado el pasado añoen el Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism. Según los resultados obtenidos por los investigadores de la Universidad de Copenhague, sobre una muestra de 25.000 pacientes, “existe una tasa de mortalidad, por encima de los valores normales, entre las personas con unos niveles muy elevados de vitamina D”. Unos efectos similares a los que se observaron en los pacientes que tenían niveles bajos. En exceso o en defecto, las consecuencias para la salud son siempre negativas.

Media hora de sol al día, suficiente

Gran parte de la vitamina D es obtenida mediante la filtración de la luz solar (90%), y el resto ingerida mediante alimentos (10%). Tras su producción sufre dos transformaciones en el organismo: la primera sucede en el hígado y da lugar al calcidiol; la segunda tiene lugar en los riñones y otros tejidos y produce calcitriol, una hormona activa que estimula la absorción del calcio, algunos fosfatos y regula la transcripción de diferentes genes. Además,también participa en la síntesis de la insulina y en la contracción cardiaca, regula el sistema inmunitario y tiene poder antimicrobiano.

Para la Fundación Española del Corazón,basta con tomar el sol media hora al día para mantener los niveles de vitamina D que nuestro organismo necesita. La vitamina D es liposoluble, ya que se almacena en el tejido graso del cuerpo, ysu función principal es la de ayudar al organismo a absorber el calcio necesario para, junto al fósforo, formar nuestros huesos.Se produce principalmente mediante la exposición de nuestra piel a los rayos solares UV, por lo que se conoce popularmente como “la vitamina de la luz del sol”.

Salud Calcio Enfermedades Sistema inmunitario Lyon Corazón Mortalidad
El redactor recomienda