Psicología: ¿Tienes problemas de pareja? La solución no es la terapia sino el sexo
desterrando el aburrimiento en la cama

¿Tienes problemas de pareja? La solución no es la terapia sino el sexo

El psiquiatra Stephen Snyder se asombra de la cantidad de tiempo y energía que destinan muchas parejas a solucionar sus problemas de convivencia

Foto: El sexo debe practicarse por el camino largo. (Mina Chapman/Corbis)
El sexo debe practicarse por el camino largo. (Mina Chapman/Corbis)

El psiquiatra Stephen Snyder se asombra de la cantidad de tiempo y energía –por no mencionar la cantidad de dinero– que destinan muchas parejas a la terapia sin hablar realmente de los problemas que tienen en la cama. ¿Por qué psicoanalizar y reflexionar en exceso sobre cosas que se solucionarían más sencillamente con una saludable sesión de sexo?

Snyder dice conocer a no pocas mujeres que se sientan, diligentes, en la consulta durante meses y meses con sus maridos, escuchando atentamente teorías y teorías que explican por qué el sexo en su matrimonio se ha vuelto aburrido hasta la muerte. Esas mujeres, afirma el psiquiatra, llegan luego hasta la puerta desalentadas, pero todavía incapaces de describir su problema con palabras. Snyder está especializado en personas que han abandonado la terapia de pareja y afirma que estos casos de frustración y de meses y meses abocados a la inutilidad son cada vez más frecuentes.

Cómo afrontar los problemas de sexo en el matrimonio

El psicólogo considera, por un lado, que una de las grandes complicaciones a la hora de abordar estos problemas es la cantidad de vueltas y teorías que se elaboran en torno al asunto sin llegar a abordarlo realmente. Hay mucho miedo y muchos reparos a la hora de preguntar realmente qué es lo que pasa durante el sexo. Realmente: quién le hace qué a qué y cómo eso nos hace sentir.

Una escasa excitación provoca orgasmos de menor intensidadAdemás, el psiquiatra tiene muy clara la solución a la gran pregunta, y afirma sin titubear que la razón por la que muchas parejas consideran sus relaciones sexuales aburridas es, nada más y nada menos, que sus relaciones sexuales son, efectivamente, muy aburridas. Afirma sin dudar, incluso, que en todos los casos el momento en que el asunto se vuelve aburrido a más no poder es cuando él, diligente, procura que ella llegue al orgasmo, ignorando el hecho de que ninguno de los dos está demasiado excitado. Según Snyder, una vez se consigue que la pareja abandone esa actitud, las cosas van a mejor.

Las particularidades del orgasmo

Así, Snyder considera que podemos decir que hay un camino largo y otro corto para llegar al orgasmo. Afirma también que la intensidad del orgasmo depende de la intensidad de la excitación que lo precede, y que una buena lubricación conduce a mejores orgasmos. Factores que a menudo fallan y en los que el psiquiatra halla el quid de los problemas sexuales de muchos matrimonios.

El llamado camino largo, en el que la excitación es mayor, no tiene como objetivo el orgasmo en sí aunque, por supuesto, es muy probable que se culmine con él. Snyder lo compara al postre al final de una comida memorable.

El sexo nunca debe verse como una obligaciónSin embargo, la mayoría de nosotros somos físicamente capaces de experimentar un orgasmo sin que haya demasiados preliminares. Incluso en un nivel muy bajo de excitación sexual, si se da el tipo adecuado de fricción en el lugar exacto se puede conseguir un orgasmo con facilidad. El camino corto lleva directamente al orgasmo, que es el objetivo, la meta y el fin principal. No obstante, la calidad del orgasmo suele decepcionar en estos casos, ya que una escasa excitación provoca orgasmos de menor intensidad.

Snyder señala cómo el orgasmo puede así convertirse en una suerte de abandono –"bueno, no voy a estar mucho más excitado de lo que lo estoy ahora, así que lleguemos ya al orgasmo y a dormir"– y afirma que la mayoría de las personas que tienen relaciones sexuales insatisfactorias acuden siempre al camino corto.

Estos orgasmos pueden servir para aliviar la ansiedad o para conciliar el sueño, pero no producen una gran satisfacción sexual. Si no estás muy cerca de tener un orgasmo, no lo fuerces. El sexo nunca debe verse como una obligación, y hay algunas comidas en las que es mejor obviar el postre. Son las recomendaciones de Snyder, que está convencido de que a las parejas les sería mucho más provechoso dejar de hablar de sexo y ponerse a explorarlo en la práctica tomando el camino más largo y placentero.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios