BUSCANDO EL SUEÑO AMERICANO EN LA UE

“Te pago un año en Berlín si te cambias el nombre a Klaus-Heidi”

El sueño alemán está de moda. No sólo entre las poblaciones del sur de Europa que emigran huyendo del desempleo patrio, sino también entre los nórdicos

Foto: Berlín se ha convertido en la imagen del nuevo sueño alemán que cada vez atrae a más europeos. (Corbis)
Berlín se ha convertido en la imagen del nuevo sueño alemán que cada vez atrae a más europeos. (Corbis)

El sueño alemán está cada vez más de moda. No sólo entre las poblaciones del sur y el este de Europa que emigran a tierras teutonas huyendo del desempleo patrio, sino también entre los nórdicos, a quienes seduce Alemania como el mejor lugar en el que emprender una nueva etapa vital, más cosmopolita y dinámica. Al menos, así ha quedado reflejado en una llamativa campaña promocional de la aerolínea Lufthansa, que prometió a los suecos una nueva vida en Berlín, regalando el billete de ida y el precio del alquiler de un apartamento durante un año.

A cambio de esta “nueva vida berlinesa” en el barrio más de moda de la capital (entre Kreuzberg y Neukölln), los beneficiados debían cambiar legalmente su nombre por el de Klaus-Heidi, los dos más comunes para hombres y mujeres, que en conjunto sería algo así como José-María. El aluvión de peticiones fue tal que la compañía aérea tuvo que cerrar la promoción nada más iniciarla. Calculaban que sólo accederían dos o tres personas, pero en unos pocos días ya eran 42 los registrados en todo el país con el típico nombre alemán. En un 70% de los casos los solicitantes fueron hombres, pero la disparidad se dio en la edad: de los 19 a los 69 años.

La pretensión final era que se asociase Berlín al sueño alemán, en lugar de un destino con vuelos baratosLa peculiar campaña de marketing fue una idea original de la agencia de publicidad DDB, y se enmarca en el contexto de una guerra de precios librada entre las cinco aerolíneas que operan en el destino Estocolmo-Berlín. Así, según explica el director de publicidad de Lufthansa, Magnus Engvall, la pretensión final era que “se hablase del sueño alemán, en lugar de los vuelos baratos a Alemania”. Una forma de inspirar a los viajeros suecos más allá de la tradicional caza de gangas en la que se han convertido los viajes en avión.

El sueño alemán de todos los europeos

“Lo que los nuevos Klaus-Heidi tienen en común es su sueño por cambiar de estilo de vida”, explica el director publicitario de la aerolínea. De hecho, según añade, “Berlín se está convirtiendo exactamente en esto, en un destino para empezar de nuevo o vivir los mejores sueños como lo fue América”.

El ganador del concurso klaus-heidi anderson, tras recibir el premio. (lufthansa)
El ganador del concurso klaus-heidi anderson, tras recibir el premio. (lufthansa)

A juzgar por los numerosos cambios de nombre que se produjeron en tan poco tiempo, algo de cierto debe haber en sus palabras. Aunque también es cierto que, como se señalaba en un artículo publicado en 2011 por el diario The New York Times, los suecos son los que más se cambian de nombre.

El sueco que finalmente se llevó el primer premio fue un joven de 24 años, antes llamado Michael Andersson, y que ahora se asentará en Berlín con el de Klaus-Heidi Anderson. Allí le espera una nueva vida que incluye clases de alemán y dos vuelos gratis a Frankfurt y Munich. El resto de las 41 personas que se cambiaron el nombre tendrán que conformarse con cerca de 100.000 kilómetros gratis en vuelos de la aerolínea.  

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios