“¿Insultar a mi colega? Pero si trabajo sola”: los despidos peor justificados
  1. Alma, Corazón, Vida
destituciones IMPROCEDENTES (E INDECENTES)

“¿Insultar a mi colega? Pero si trabajo sola”: los despidos peor justificados

Hay despidos improcedentes y otros que resultan directamente indecentes. Estas son las historias más extravagantes que han pasado por el juzgado

En los juzgados de todo el mundo se celebran a diario juicios por conflictos laborales, debido a la procedencia o improcedencia de un despido, pero hay casos que saltan a los medios por lo extravagante que resulta la justificación que da la empresa o lo poco ético de la decisión. En este último grupo se encuadra el caso de un trabajador de Walmart (la gigantesca cadena de hipermercados estadounidense) que fue despedido dos días antes de Acción de Gracias por ajustar el precio de un pavo a la cifra que se anunciaba en la publicidad del supermercado tras la demanda de un jubilado.

El anuncioha conmovido a los estadounidensesy más de 400.000 personas han firmado una petición para apoyar al trabajador. En cualquier caso, no es el único despido que resulta poco acertadoni el más llamativo.

Estos son algunos de los despidos recientes que menos justificados resultan.

1. Frenar una agresión

Hay que volver a Walmart, una cadena famosa por sus leoninas condiciones de trabajo, para encontrar uno de los despidos más chocantes del año. En octubre, los gerentes de un establecimiento de la cadena, en Michigan, despidieron a un empleado por defender a una mujer que estaba siendo atacada por su exnovio. El trabajador, Kristopher Oswald, fue a su coche en un descanso, se encontró la escena en el aparcamientoy acabó peleándose con el agresor.

En vez de agradecer a Oswald su comportamiento, la compañía le despidió de forma fulminante: había incumplido las normas de Walmart que prohíben a los empleados ejercer la violencia en el lugar de trabajo. Después de un mes de mala prensa, Walmart rectificóy anunció que iba a ofrecerle a Oswald reincorporarse ala compañía.Éste declinó la oferta.

2. Insultar… a nadie

El pasado abril una trabajadora de una tienda de telefonía móvil en Rota (Cádiz), recibió una carta de despido disciplinario por “falta muy grave” debido a los supuestos insultos que había proferido a su compañera de trabajo y superiora. El problema es que, tal como contó el diario Rota al día, la empleada trabajaba sola en la tienda. “No he podido agredir verbalmente a ninguna compañera porque nunca he tenido una”, aseguró la trabajadora, que ha llevado el caso a los tribunales.

3. Apagar un incendio

La maestra estadounidense Michelle Hammack trabajaba en una guardería de Florida. Una tarde, mientras los niños de su clase dormían la siesta, vio cómo salía humo de una habitación cercana, donde estaba la cocina. Se acercó y vio que, en efecto, estaba ardiendo un horno porque alguien se lo había dejado encendido. Al ver el incendio, Hammack volvió a su clase y sacó a los niños. Después volvió a la escuela, para asegurarse de que todos los estudiantes habían abandonado las aulas y trató de apagar el fuego.

La directora de la escuela infantil la despidió al día siguiente. ¿Por qué? Había abandonado el aula donde se encontraban sus alumnos, algo que estaba terminantemente prohibido, aunque lo hagas para ver si hay un incendio en la sala de al lado.

4. Cortarse el pelo

En 2008, como parte de una campaña de solidaridad con los enfermos de cáncer, la camarera canadiense Stacey Fearnall se afeitó la cabeza. Cuando el jefe del restaurante en el que trabajaba la vio le obligó a llevar una peluca y, al negarse, fue despedida.

En declaraciones a la prensa canadiense, el dueño del establecimiento, Dan Hilliard, explicó que el restauranteexigía a sus empleados una cierta longitud capilar, y es algo que había advertido a Fearnall con anterioridad a su afeitado.

5. Estar embarazada (en la Federación de Mujeres Progresistas)

Por desgracia, los despidos por embarazo, aunque están perseguidos por ley, son muy habituales en los juzgados de lo Social. Pero si el asunto es polémico de por sí, aún más lo es si latrabajadora es empleada de la ONG Federación de Mujeres Progresistas.

En febrero de 2012, tal como contó El Mundo, Lidia Joya fue despedida del centro de menores en el que trabajaba mientras se encontraba de baja por el embarazo. El despido disciplinario recayó también sobre su pareja, Javier Soto, empleado del mismo centro. En abril un juzgado de Almería estimó la demanda interpuesta por la empleada frente a la ONG, que en la actualidad se encuentra en concurso de acreedores yen paradero desconocido.

6. Ser “demasiado atractiva”

El pasado diciembre una sentencia de un tribunal estadounidense dio la vuelta al mundo: autorizó el despido de la ayudante de un dentista por ser “demasiado atractiva”.

“La cuestión que debemos responder, es si un trabajador que no ha incurrido en conductas de flirteo puede ser despedido legalmente simplemente porque su jefe lo considera una atracción irresistible”, señala la sentencia, firmada por el juez Edward M. Mansfale. “Se nos pide solo una decisión sobre si existen hechos que demuestren que hay una discriminación de género por parte del doctor Knight al despedir a Nelson a petición de su esposa. Creemos que esta conducta no supone una discriminación ilegal”.

El propio tribunal reconoció que el despido podía no ser justo, pero no suponía una violación de la Ley de Derechos Civiles de Iowa, por lo que mantuvo la sentencia dictada por las instancias inferiores que daban la razón al dentista.

7. Escribir correos con mayúsculas

Una contable de Nueva Zelanda fue despedida en 2007 de una empresa de seguros sanitarios por enviar correos electrónicosa sus compañeros en mayúscula, negrita y fuente de color rojo. No cabe duda de que sus correos podían resultar algo agresivos, pero la empresa consideró que su selección estética era “confrontacional” y constituía un motivo suficiente de despido.

La empleada, Vicki Walker, llevó el caso a los tribunales y en 2009 un juzgado le dio la razón y obligó a la empresa a pagar una indemnización de 17.000 dólares.

Laboral