AUNQUE LAS POSIBILIDADES SON ESCASAS

Sí, es posible: por qué podemos morirnos literalmente de la risa

Los beneficios del sentido del humor son numerosos, pero según un estudio de la Universidad de Oxford puede llegar a provocar un aneurisma o un síncope

Foto: Los beneficios físicos y psicológicos de la risa son numerosos. (Corbis)
Los beneficios físicos y psicológicos de la risa son numerosos. (Corbis)

Los beneficios del sentido del humor son numerosos, tanto para la salud física, reforzando el sistema inmunológico o el control de los niveles de azúcar, como mental, ya que permite que nos enfrentemos a la vida de forma positiva, con más fuerzas, ganas y energía. Cada vez se le da un mayor valor terapéutico a la risa, y el crecimiento de los centros de risoterapia para todo tipo de dolencias modernas, como el estrés o la depresión, son un reflejo de ello. Sin embargo, existe una posibilidad que pocos entienden de forma literal, y es “morirse de la risa”. Una vez más, todo en exceso es malo.

Un estudio publicado en el British Medical Journal por investigadores de la Universidad de Oxford y Birmingham ha concluido que reírse demasiado puede ser malo para la salud. En algunos casos, hasta puede llegar a provocar la muerte debido a un aneurisma cerebral. La investigación resalta los beneficios fisiológicos derivados de la risa, pero también advierte que existe la posibilidad, aunque pequeña, de morir o sufrir un ataque epiléptico.

Pacientes con enfermedades coronarias, los más vulnerables

Reírse en exceso puede producir un síncope, además de arritmias y aneurismas, según la investigaciónLos autores explican que la risa puede producir un síncope, además de arritmias y aneurismas que, si se producen en personas con problemas cardiacos, pueden conducir a la muerte. Además, los síncopes provocados por una risa son más comunes en las personas asmáticas, según concluyen en el estudio.

Las personas con cataplexia, una rara enfermedad relacionada con la narcolepsia, también tendrían un mayor riesgo de sufrir desmayos. Por si fuese poco, la risa puede llegar a provocar una hernia, según recoge esta particular investigación. Además, es particularmente peligrosa para los enfermos coronarios, que tendrían más posibilidades de sufrir un infarto causado por la risa, cuando termina por bloquear el flujo sanguíneo.

Como las posibilidades de que esto suceda son “muy escasas”, según los propios autores de la investigación, lo mejor es seguir potenciando el sentido del humor, ya que es la clave para enfrentarnos a la vida y, en especial, a los problemas. Cuando utilizamos el sentido del humor estamos relativizando los conflictos cotidianos, y de forma innata confrontamos nuestra interpretación con la realidad.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios