SEGÚN UN ESTUDIO PUBLICADO EN PLOS ONE

¿Mejor sexo o cinta de correr? Los beneficios del amor para adelgazar

Los beneficios para la salud física y psicológica de practicar sexo son numerosos y, según un nuevo estudio, es la clave para acabar con el sendentarismo

Foto: Los hombres queman más kilocalorías que las mujeres en cada relación sexual. (Corbis)
Los hombres queman más kilocalorías que las mujeres en cada relación sexual. (Corbis)

Los beneficios para la salud física y psicológica de practicar sexo con regularidad han sido demostrados en multitud de estudios, hasta el punto de que existe una vinculación entre actividad sexual, felicidad y disminución del riesgo de padecer enfermedades coronarias, hipertensión o colesterol. Es común también asociar el sexo con una saludable estrategia para adelgazar, pero pocos son los estudios científicos que han cuantificado este extremo.

Atendiendo a los resultados de la investigación Energy Expenditure during Sexual Activity in Young Healthy Couples publicada en la revista Plos One, cada relación sexual equivale a mantener una actividad física moderada (caminar, montar en bicicleta…) de al menos 30 minutos. La misma cantidad diaria recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los autores del estudio concluyeron que las parejas, jóvenes y con un buen estado físico, gastan de media unas 85 kilocarías por cada relación, lo que equivaldría a 3,6 kcal por minuto (incluyendo también los preliminares). Un gasto energético que es bastante superior en el caso de los hombres que en el de las mujeres, pues ellos pierden aproximadamente 101 kcal (4,2 kcal/min) durante la actividad sexual, frente a las 69,1 kcal (3,1 kcal/min) de ellas.

El mismo gasto energético

Para obtener estos resultados, el equipo de investigadores dirigido por el profesor Antony Karelis de la Universidad de Quebec monitoreó el gasto energético y otros indicadores fisiológicos de más de una veintena de parejas. Primero, en una cinta de correr durante 30 minutos con diferentes intensidades en cada sesión. Luego, durante sus relaciones sexuales, gracias a un discreto brazalete que tenían que llevar los participantes.

El sexo no ayuda a quemar tantas calorías como popularmente se cree, por lo que tampoco sirve para adelgazar, pero sí para contrarrestar los perjuicios del sedentarismoLos datos obtenidos se complementaron con unos cuestionarios sobre la percepción física y psicológica de los participantes, tanto después de la media hora de cinta como después de cada relación. Los resultados fueron casi los mismos que cuando los participantes corrieron durante media hora a una intensidad moderada. Esto es, a 5,8 met (unidad de medida fisiológica), teniendo en cuenta que un met corresponde a que el cuerpo esté completamente inmóvil.

La diferencia entre ambos “ejercicios” radicó en que el gasto de energía no es constante durante la práctica sexual, como sí ocurre cuando se corre en la cinta, sobre todo en el caso de los hombres. En los picos se multiplica por tres el gasto promedio absoluto, llegando a las 306,1 kcal. Las parejas emplearon entre 10 y 57 minutos en cada relación sexual, con un promedio de 25 minutos, incluyendo los preliminares.

El mejor antídoto contra el sedentarismo

Para el profesor Karelis, los resultados del estudio demuestran que las relaciones sexuales equivalen a la práctica de ejercicio diario recomendado. Una cuestión que debería motivar a las personas que más se resisten a hacer ejercicio físico a incrementar la frecuencia de sus relaciones sexuales. Algo que, según el 98% de las respuestas aportadas por los participantes en las encuestas realizadas a posteriori, produce una satisfacción física y psicológica mayor que correr.

Bien es cierto que el sexo no ayuda a quemar tantas calorías como popularmente se cree, por lo que tampoco servirá para adelgazar, pero sí es vital para contrarrestar los hábitos sedentarios que están creciendo entre una buena parte de la sociedad. En este contexto, la inactividad física se convierte en la norma y el sexo es una de las pocas actividades saludables. Aún así, lo ideal según los investigadores es practicar sexo con regularidad, pero sin dejar de combinarlo con ejercicio físico.

Unas recomendaciones que deberían tener mucho más en cuenta las mujeres, pues según otro estudio estudio de la Universidad de Tufts (Massachusetts) publicado en el Journal of American Medical Association “practicar sexo con una frecuencia inferior a tres veces por semana multiplica en 3,5 el riesgo de sufrir un infarto cardiovascular”, pero sólo en el caso de ellas. La autora principal de la investigación, Issa Dahabreh, defiende en las conclusiones que existe una relación directa entre los episodios cardíacos agudos, e incluso la muerte súbita, con la falta de actividad sexual.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios