INFLUYEN DIRECTAMENTE EN EL ADN

¿Vivir más? La cerveza retrasa el envejecimiento, el café lo acelera

Por primera vez, científicos identifican algunos de los factores que contribuyen a alterar la longitud de los telómeros, asociados a la esperanza de vida

Foto: El consumo de cerveza contribuye a alargar los telómeros, una región del ADN relacionada con la esperanza de vida. (Efe)
El consumo de cerveza contribuye a alargar los telómeros, una región del ADN relacionada con la esperanza de vida. (Efe)

La investigación en torno a los telómeros, las secuencias de AND ubicadas en los extremos de los cromosomas, está revolucionando el mundo de la medicina. De ellos se pueden extraer informaciones tan relevantes como la esperanza de vida, el tipo de enfermedades potenciales que podemos desarrollar o la influencia de los hábitos alimenticios y  de ocio en nuestro envejecimiento. Unas cuestiones directamente relacionadas con la longitud de los telómeros, que cuanto mayor sean más vida útil tendrá la célula que lo alberga y, por tanto, el organismo.

La premio Nobel Elizabeth Blackburn identificó hasta doce factores ambientales, relacionados con las emociones y el estrés, que influyen en su acortamiento. Ahora, un grupo de científicos del departamento de Microbiología Molecular de la Universidad de Tel Aviv, en colaboración con el departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad de Columbia, ha incorporado a esta lista el etanol obtenido de la levadura de cerveza, pero con la peculiaridad de que contribuye a alargar los telómeros y evitar su deterioro.

A partir de los resultados del estudio Environmental Stresses Disrupt Telomere Length Homeostasis, publicado en la revista Plos Genetic, se puede concluir que el consumo de cerveza es beneficioso para el ADN, aumentando la esperanza de vida y reduciendo los riesgos de padecer cáncer. Por otra parte, la cafeína podría contribuir a acortarlos, según los primeros resultados, aún en pequeñas cantidades.

Los genes de la discordia

La investigación también ha contribuido a confirmar que ni las temperaturas ni los cambios de pH que produce tienen efectos sobre la longitud de los telómeros como sospechaban algunos biólogos. Los autores del estudio han reconocido que necesitan realizar nuevas investigaciones para determinar cuáles son los factores que influyen en esta relación de causalidad y poder desarrollar así tratamientos médicos de medicina preventiva.

“Por primera vez hemos identificado algunos de los factores ambientales que contribuyen a alterar la longitud de los telómeros y hemos demostrado cómo lo hacen, por lo que tenemos la base para desarrollar fármacos que puedan prevenir distintas enfermedades”, aseguraba Martin Kupiec, uno de los autores del estudio.

La cafeína, aún en pequeñas cantidades, contribuye a acortar los telómeros, asociados con la esperanza de vidaPara llegar a estas conclusiones, el equipo de microbiólogos de la Universidad de Tel Aviv escaneó más de 6.000 cepas de levadura de cerveza, desactivando un gen diferente en cada una de ellas. A continuación, realizaron pruebas genéticas en dichas cepas tanto con telómeros cortos como largos, llegando a la conclusión de que son los genes denominados Rap1 y Rif1 los que más intervienen en el proceso modificando la longitud de estas secuencias de ADN ubicadas en los extremos de los cromosomas.

En total, se trata de unos 400 genes los que interactúan en este proceso lo que, según los autores, subraya su importancia a la hora de mantener la estabilidad del genoma. Como apuntaba el profesor Kupiec, “esta es la primera vez que se analiza un sistema complejo en el que todos los genes que influyen en el mismo son conocidos, por lo que los resultados son muy precisos”.

La medicina del futuro

Estos nuevos hallazgos en lo que respecta a la longitud de los telómeros son cruciales para el desarrollo de la denominada medicina preventiva o personalizada, que permitirá anticiparse al desarrollo de enfermedades potenciales y adaptar los tratamientos según la secuenciación del genoma de cada uno. La biotecnológica española Life Length es una de las más punteras del sector gracias al desarrollo de la técnica TAT (Tecnología de Análisis de Telómeros), que permite extraer la información presente en esta microscópica región del ADN, y que ya comercializa dichas pruebas.

Los telómeros son regiones de ADN ubicadas en los extremos de los cromosomas. (Life Length)
Los telómeros son regiones de ADN ubicadas en los extremos de los cromosomas. (Life Length)
La investigación sobre los telómeros tiene en la lucha contra el cáncer uno de sus principales objetivos. De hecho, María Blasco, directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) es también cofundadora de Life Length, entre cuyos retos está encontrar la fórmula para acelerar el envejecimiento, que se emplearía para matar las células cancerígenas. “Cuando las células mutan generan telomerasa de forma natural, una encina que provoca que el cáncer se extienda rápidamente. Por ello, si encontramos una proteína que interfiera en la segregación de telomerasa estaríamos creando un fármaco muy potente contra la mayoría de tipos de cáncer”, aseguraba Steve Matlin, CEO de la firma, en una entrevista en El Confidencial.

La directora del CNIO apuntaba recientemente a la BBC que, gracias a la medición de telómeros, “podemos detectar diferencias muy pequeñas en la longitud con una técnica muy simple y rápida con la cual se pueden analizar varias muestras al mismo tiempo. Lo más importante es que podemos determinar la presencia de telómeros peligrosos: aquéllos que son extremadamente cortos", y que están detrás del deterioro celular. 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios