Claves para entender por qué ha cambiado tanto (o no) la forma de alimentarnos
  1. Alma, Corazón, Vida
EL RETO es DAR VIDA A NUESTROS AÑOS

Claves para entender por qué ha cambiado tanto (o no) la forma de alimentarnos

La historia de la alimentación está ligada a la evolución del hombre. Tanto es así que los hábitos alimentarios del ser humano han ido variando para

placeholder Foto: La alimentación ha ido cambiando con el paso del tiempo. (Corbis)
La alimentación ha ido cambiando con el paso del tiempo. (Corbis)

La historia de la alimentación está ligada a la evolución del hombre. Tanto es así que los hábitos alimentarios del ser humano han ido variando para adaptarse a cada medio y época.

Para resolver los problemas actuales que nos preocupan –alimentación desequilibrada, sedentarismo, predominio del sobrepeso y la obesidad, etc.– hay que mirar al pasado y conocer cuáles fueron los cambios en la alimentación de la humanidad. Sin duda, saber qué comían nuestros antepasados puede darnos las claves para saber cómo nos alimentamos hoy.

De acuerdo con los fundamentos de la evolución biológica, el tipo de alimentación que caracteriza hoy a la especie humana, es el resultado de los cambios y de las adaptaciones alimentarias que sufrieron nuestros antepasados a lo largo de los millones de años de evolución de nuestra especie.

Se sabe que el diseño del organismo humano actual es el resultado de millones de años de evolución biológica. La casi totalidad del genoma humano se formó durante la etapa preagrícola y permitió al hombre adaptarse a las modificaciones del medio en cada etapa de nuestra evolución.

Cualquier ventaja que en el pasado se tradujo en una mayor descendencia, fue seleccionada y transmitida hasta el presente, por ejemplo la capacidad para detectar el sabor amargo.

De la dieta omnívora

Desde el origen de los primeros Homo, y hasta comienzos del neolítico hace aproximadamente 10.000 años, los hombres fueron cazadores recolectores nómadas.

Los homínidos cambiamos poco a poco nuestra dieta casi exclusivamente vegetariana por otra con más contenido en proteínas y grasas de origen animal e iniciamos un proceso para lograr una inteligencia cada vez más compleja y única entre los primates. De esta manera, el incremento del tamaño cerebral exigió convertirse en un omnívoro (tomar alimentos de origen vegetal y animal) y supuso una ventaja evolutiva.

La domesticación de plantas y animales supuso una verdadera revolución en la subsistencia humana

Este cambio en la dieta tuvo una consecuencia anatómica y fisiológica, se redujo el tamaño del aparato digestivo, mucho más largo en los herbívoros ya que los alimentos vegetales son más difíciles de digerir, a la par que el cerebro fue incrementando su volumen.

Además, el manejo del fuego supuso una mejora sustancial en la calidad de vida de estos cazadores recolectores, ya que proporcionaba calor, protegía de los depredadores y, sobre todo, diversificaba la dieta al permitir cocinar los alimentos.

A la agricultura y ganadería primitiva

La domesticación de plantas y animales supuso una verdadera revolución en la subsistencia humana al permitir disponer de una mayor cantidad de alimentos. Se comenzó a recolectar cebada, trigos silvestres, mijo, sorgo, maíz… y muchos animales gregarios como los cerdos, caballos, ovejas, etc. se criaban en los poblados para su máximo aprovechamiento.

Aunque la agricultura y la ganadería permitieron el incremento de la población, llevaron al sedentarismo

Gracias a la domesticación aparecieron nuevos productos como el pan, el vino, la cerveza o el queso.Aunque la agricultura y la ganadería permitieron el incremento de la población, llevaron al sedentarismo.

Paradójicamente, en la actualidadlas personas hemos disminuido nuestra variedad en la alimentación limitándola a menos de 50 alimentos diferentes a la semana, cuando existe mayor oferta de alimentos y bebidas en el mercado que nunca. Hagan la prueba.

Con la llegada de la Revolución Industrial

Se produjeron una serie de acontecimientos importantes estrechamente relacionados con la alimentación: el desarrollo de maquinaria de las industrias, nuevos métodos de conservación de alimentos –la pasteurización, la apertización, la congelación, la salazón...– o el auge del transporte.

A partir de este momento, el desarrollo tecnológico abrió un período de grandes y positivos horizontes en la producción de alimentos para el sustento de la población.

Importantísimo fue también el progresivo descubrimiento de nuevos recipientes, del envase metálico o de hojalata, hasta las latas tal y como las conocemos hoy en día.

El hombre en su evolución ha conseguido dar años a la vida y ahora el reto es dar vida a nuestros años.

Después, a lo largo del siglo XX, en las sociedades desarrolladas se han producido importantes cambios que han modificado los hábitos alimentarios de la población, repercutiendo sobre su estado nutricional. Somos mucho más sedentarios que nuestros antepasados ya que somos el único mamífero que no necesita gastar mucha energía para conseguir alimentos, esto hace que nuestra balanza energética esté desequilibrada.

Por lo tanto, tenemos que seguir una dieta equilibrada, variada y moderada y practicar actividad física de manera regular. El hombre en su evolución ha conseguido dar años a la vida y ahora el reto es dar vida a nuestros años.

Comer no es igual que nutrir

Si estamos hablando de alimentación, es preciso introducir otro concepto con el que guarda una estrecha relación: la nutrición.Nutrición y alimentación son dos términos diferentes que se suelen utilizar como sinónimos. Vamos a tratar de aclararlos a lo largo de estas líneas:

La alimentación comprende un conjunto de actos voluntarios y conscientes que van dirigidos a la elección, preparación e ingesta de los alimentos; mientras que la nutrición es la ciencia que estudia los procesos fisiológicos y metabólicos que ocurren en el organismo tras haber realizado una comida, y hace referencia al conjunto de procesos involuntarios por los cuales el organismo recibe, transforma y utiliza los nutrientes (proteínas, hidratos de carbono, lípidos, y vitaminas y minerales) hasta su destino final: las células. Es decir, una vez que el alimento ha sido ingerido, comienza un viaje por nuestro cuerpo, comienza la nutrición.

Un cuerpo bien nutrido es el resultado de una persona alimentada de manera equilibrada, variada y moderada

La nutrición es una consecuencia de la alimentación, y podemos afirmar que un cuerpo bien nutrido es el resultado de una persona alimentada de manera equilibrada, variada y moderada.

Gracias a la ciencia de la nutrición conocemos los alimentos y su relación con la salud, pero también sabemos que hay otros factores que influyen como la educación, el estilo de vida, la práctica o no de actividad física, la genética, los aspectos sociales, económicos, ambientales,…

Sin duda, el papel de los hábitos alimentarios en el estado nutricional es fundamental, tal y como se afirma en diversos estudios científicos (ENRICA, MOVI, ALADINO...) que asocian la alimentación y la práctica de la actividad física con el mantenimiento de la salud y la prevención de la enfermedad.

*Carolina Muro, es directora de nutrición de la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas.