“Skinny Bitch Collective”: los ejercicios que siguen supermodelos y actrices
  1. Alma, Corazón, Vida
"NUNCA HE FORZADO TANTO MI CUERPO"

“Skinny Bitch Collective”: los ejercicios que siguen supermodelos y actrices

En Baker Street ha abierto sus puertas uno de los gimnasios más exclusivos de Londres, el "Skinny Bitch Collective" o "colectivo de zorras delgadas"

Foto: “Skinny Bitch Collective”: los ejercicios que siguen supermodelos y actrices
“Skinny Bitch Collective”: los ejercicios que siguen supermodelos y actrices

La calle londinense de Baker Street ha estado unida desde hace más de cien años a la figura de dos de los más célebres personajes de ficción del siglo XIX, Sherlock Holmes y su inseparable ayudante el doctor Watson, ilustres inquilinos del 221B. Al menos, hasta los últimos años, en que ha abierto sus puertas uno de los gimnasios más distinguidos del mundo, y que recibe el polémico nombre de “Skinny Bitch Collective” (o “colectivo de zorras delgadas”), debido a que según su responsable, Russell Bateman, es el concepto que mejor define a sus clientes.

Bateman, un entrenador personal que ha colaborado de manera regular con la revista masculina Men’s Health,ahora es la cara visible de uno de los gimnasios del mundo donde se reúnen más supermodelos por metro cuadrado. Por ello, no es nada sencillo entrar, aunque Bateman invite ocasionalmente a alguna bloguera o periodista a sus aposentos, donde se suelen citar ángeles de Victoria’s Secret, atletas profesionales, actrices y modelos como Edie Campbell o Samantha Rollinson.

Como explicaba esta semana una periodista del Times, para formar parte de las “bitches” es necesario pasar una entrevista personal y ser evaluado por los responsables para cerciorarse de que cumple las condiciones necesarias para formar parte del grupo. Como explicaba en dicho reportaje Bateman, “me gusta pensar en mis grupos como si se tratase de miembros de un club privado, una especie de Soho House del mundo del entrenamiento”.

Sufrir para adelgazar

Aunque la clase individual no cueste más de 40 libras (unos 50 euros); son las que tienen lugar en South Kensingston, más exclusivas, la que ascienden a tales cantidades. Pero también, las únicas en las que se podrá ver a algunas de las modelos más atractivas de Inglaterra poner a punto sus cuerpos.

Hay que darlo todo y un poco más

La pregunta es lógica: ¿quién necesitaría gastarse 6.000 libras (algo más de 7.100 euros) al año, más otras 2.000 de matrícula, para sudar un poco y ponerse en forma, si no es para alternar con compañeras y dejarse ver? Como promete la página web del SBC, su forma de entrenamiento no tiene nada que ver con la que se ofrece en otros centros semejantes.

“Nuestra reputación se debe a que cambiamos la forma y el estado de salud holístico de las mujeres usando un acercamiento no genérico al entrenamiento y el bienestar”, señalan en su página web. “Déjanos ayudarte a alcanzar tu potencial y a conseguir tu mejor cuerpo”.

Pero para ello, claro está, se necesita mucho sudor y lágrimas. Como explicaba una bloguera de Imperfect Matter después de acudir a una de las clases impartidas en el gimnasio, “ayer fui invitada a una reunión del SBC y hoy apenas puedo teclear”. El entrenador recuerda que sus modelos han de trabajar como atletas para conseguir esa silueta perfecta, y que todos los días han de ejercitar todas las partes de su cuerpo. En resumen, “hay que trabajar duro y después ir un poco más allá”, con el objetivo de que los efectos del ejercicio se dejen notar aún más.

Una rutina diaria

El primer paso en el ejercicio es beber un compuesto de agua de coco, L-Carnitina (la molécula presente en algunas bebidas isotónicas que en teoría ayuda a quemar grasas) y aminoácidos. Después, se produce un breve calentamiento de entre cinco y diez minutos con carrera continua y estiramientos.

Dormir no sólo no es cosa de vagos, sino que es imprescindible para poder darlo todo durante el día

Es entonces cuando empieza lo bueno, con ejercicios como reptar por el suelo, tanto de frente como de espaldas, un ejercicio que permite reforzar los hombros, los codos, las muñecas y otras articulaciones, así como los tríceps; dar vueltas en el suelo como si fuésemos las manecillas de un reloj (con el objetivo de trabajar las piernas); el ménage à trois, que a pesar de lo que su nombre indica, consiste en saltar alternativamente con cada pierna para mejorar el equilibrio; saltos pilométricos como el salto en altura, que permite poner en marcha un gran número de músculos del cuerpo; y búrpis con una única pierna, que tienen como objetivo mejorar el ejercicio aeróbico a partir de ejercicios que implican hacer flexiones y levantarse continuamente.

Un complejo circuito que pone a prueba la resistencia de sus participantes, y de cada uno de sus músculos: debido a que el objetivo final no es la competición deportiva y sí un adecuado estado de forma, es necesario que cada parte del cuerpo reciba su lección diaria.

La importancia de la nutrición

Como no podía de ser otra forma, Bateman presume de que los resultados de sus clientes no serían los mismos si no siguiesen las recomendaciones alimentarias que él mismo les ha sugerido, aunque la página recuerde que “no hay que seguir dietas”. Una de las primeras preguntas que realizan sus responsables cuando alguien se apunta al gimnasio es si tienen problemas de sueño o si están más estresadas que de costumbre, puesto que ello puede dar lugar a problemas hormonales que se encuentren en la raíz de los problemas de peso de las modelos: dormir mucho no sólo no es cosa de vagos, sino que es imprescindible para poder darlo todo durante el día.

Bateman defiende el consumo de alimentos como el salmón, las nueces, el pollo, el té verde o los boniatos

Sin embargo, algunas de las recomendaciones dietéticas del gimnasio probablemente harían tirarse de los pelos a los expertos en alimentación: el azúcar está completamente prohibido, salvo en forma de bayas. Tampoco son recomendables ni el trigo ni el gluten, el ingrediente que desapareció durante los últimos años de “la dieta de las estrellas”.

Por el contrario, Bateman no es un defensor de las dietas extremas, sino que como buen entrenador personal consciente de la importancia de las proteínas, desaconseja saltarse el desayuno y defiende el consumo de alimentos como el salmón, las nueces, el pollo, el té verde, los boniatos y otros alimentos ricos en omega-3 y antioxidantes. Hay que comer bien: lo necesitarás; como recordaba la bloguera de Imperfect Matter, “no recuerdo un momento en el que haya forzado tanto mi cuerpo”.

Gluten Dietas Bebidas Entrenador personal Salud Bienestar Alimentación Nutrición
El redactor recomienda