UNO DE CADA DOS, ADICTO AL TRABAJO

'Postureo laboral': el 80% de los españoles trabaja diez horas o más al día

La elevada competencia en el trabajo debido a las dificultades del mercado laborales y económicas ha provocado que ampliemos las jornadas en la oficina

Foto: Trabajar demasiadas horas disminuye el rendimiento y, a la larga, aumenta el absentismo. (Corbis)
Trabajar demasiadas horas disminuye el rendimiento y, a la larga, aumenta el absentismo. (Corbis)

La elevada competencia en el trabajo debido a las dificultades del mercado laboral para crear empleo ha provocado que cada vez nos fijemos metas más altas, lo que muchas veces se traduce en que ampliemos las jornadas de trabajo y, por consiguiente, reduzcamos el tiempo que dedicamos a otras actividades de entretenimiento, con la familia o los amigos. Un reciente estudio desarrollado por la Universidad Politécnica de Valencia, la Universidad Jaume I de Castelló y la Universidad del País Vasco, refleja que el porcentaje de adictos al trabajo en España es de un 4,6%. Un cifra que, si se sigue la tendencia actual, podría llegar al 11,8% de los trabajadores en poco más de tres años.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) define el trabajo como “el conjunto de actividades humanas, remuneradas o no, que producen bienes o servicios en una economía, o que satisfacen las necesidades de una comunidad o proveen los medios de sustento necesarios para los individuos”. Sin embargo, hay personas que no son capaces de controlar el exceso de tareas o no saben ponerse límites, por lo que se complica la gestión de la adicción al trabajo. Se trata de los denominados “trabajólicos” o workaholics, una tendencia tan moderna como perjudicial. Tanto así, que diversos estudios han concluido que trabajar más de doce horas al día aumenta en un 37% la posibilidad de padecer alguna enfermedad. Entre las más frecuentes se encuentran el estrés, las enfermedades visuales, los dolores de espalda, hombros y cuello y el insomnio, entre otras.

La adicción al trabajo acarrea con frecuencia problemas familiares y deteriora las relaciones sociales y afectivasPara Javier Caparrós, director general de la firma Trabajando.com España, “un buen profesional no se mide por la cantidad de horas trabajadas, sino por los resultados que obtiene durante su jornada laboral”. En colaboración con Universia, la firma que dirige ha realizado una encuesta a más de 2.200 personas, de cuyos resultados se desprende que el 56% se considera adicto al trabajo. Dedicarle más tiempo al trabajo que a la vida personal trae consigo graves consecuencias, como pasar más tiempo sentado y sin hacer ejercicio, lo que aumenta las probabilidades de padecer sobrepeso y desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Las causas de un fenómeno en auge

La adicción al trabajo también acarrea con frecuencia problemas familiares y deteriora las relaciones sociales y afectivas. Según los resultados de la encuesta, el 47% trabaja diez horas al día, el 33% más de diez y sólo el 20% restante 8 horas o menos. Las causas de esta sobrecarga de horas se debe, según el 67%, a que tienen demasiado trabajo y carecen del tiempo necesario para afrontarlo, mientras que para un 20% es por obligación del jefe y para el 13%, porque le pagan horas extras.

El problema es un liderazgo que promueve una cultura errónea, donde los trabajadores pasan más horas de lo debido en la oficinaLa encuesta también indaga en los intereses y preocupaciones de los trabajadores en sus empleos. El 50% de los consultados dijo que alcanzar objetivos profesionales y obtener satisfacción personal son sus principales preferencias, mientras que el 25% se centra en ganar más dinero. Ascender en la empresa es la motivación principal de un escaso 19% y demostrarle a la familia de lo que es uno es capaz, del 6%.

Cómo evitar convertirse en un ‘trabajólico’

Pretender alcanzar el éxito en el trabajo debería ser lo normal, pero los psicólogos laborales y el propio informe subrayan que uno no debe obsesionarse con ello. Para lograrlo, es necesario controlar el exceso de responsabilidades y planificar los tiempos. El gran error que cometen algunos es llevarse trabajo a la casa.

Cerca del 40% de los trabajadores consultados reconocieron que no eran capaces de desconectar del trabajo en su tiempo libre, por lo que acababan yendo a la oficina, trabajando desde casa con su ordenador personal o por teléfono. Entre los trabajadores que desarrollaron algún problema de salud relacionado con el trabajo, el estrés fue el más común, seguido del insomnio, el dolor de espalda, de hombros y cuello y, en menor medida, problemas gástricos, sobrepeso, tendinitis, dolor de cabeza, enfermedades visuales, y depresión.

“Desde que comenzamos nuestro camino en el ámbito laboral, es fundamental tener en cuenta el equilibrio laboral con la familia, sobre todo para aquellos que tienen cargos de dirección. Muchas veces el problema es un liderazgo que promueve una cultura errónea, donde los trabajadores pasan más horas de lo debido en la oficina. Esta condición aumenta el ausentismo a largo plazo, disminuye la productividad, incrementa el estrés y, finalmente, aquellos talentos necesarios para la empresa migran a la competencia”, sentencia Caparrós.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios