CINCO REACCIONES REALES

"¿Te puedo llamar cielo?" Qué hace la gente cuando alguien sale del armario

"Salir del armario" es una expresión moderna que viene de la traducción literal de la expresión anglosajona coming out of the closet. Ésta, a su vez,

Foto: Salir del armario cada vez es más sencillo, pero sigue siendo un momento delicado. (Efe)
Salir del armario cada vez es más sencillo, pero sigue siendo un momento delicado. (Efe)
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    "Salir del armario" es una expresión moderna que viene de la traducción literal de la expresión anglosajona coming out of the closet. Ésta, a su vez, parece haberse derivado del dicho to have a skeleton in the closet, "guardar un esqueleto en el armario", que significa tener algo que ocultar. Así, la homosexualidad no declarada está en el armario, y cuando ésta se hace pública y no ha de esconderse más, se dice que se ha salido del armario.

    El paso es de lo más variado según los casos: para algunos es traumático y para otros natural; a veces se da en edades tempranas y otras veces sorprendentemente tarde; puede ser bien recibido por los demás o no. De hecho, si declarar la homosexualidad resulta tan complicado a veces es por miedo, intriga o desazón ante la reacción de los demás. Aquí van algunas de las respuestas más curiosas o sorprendentes ante la confesión de la homosexualidad, algunas de las cuales circulan por la red.

    1. La madre

    Zack publicó en una célebre red social su condición sexual: si bien el método es algo frío, la plataforma se presenta a veces como el medio ideal para hacer público algo privado sin tener que contarlo en persona. La reacción de la madre de Zack no se hizo esperar y dio una respuesta conmovedora y claramente maternal:

    "Zack, me sorprendió tu comentario en Facebook cuando saliste del armario. Quiero que sepas que te quiero incondicionalmente. Te quiero con mis actos, no con mis palabras.

    Estoy muy orgullosa de ti. Eres la persona más valiente que conozco. Lucharé por ti siempre. Tu orientación sexual no te define. Sigues siendo el chico que conquistó mi corazón para siempre.

    Lo único que me preocupa es el número de latas de refresco vacías y tazas de té que hay en tu cuarto. Tíralas antes de que entren las hormigas.

    Te quiere siempre,
    Mamá".

    2. La profesora

    En una clase de lengua, los chicos debían escribir una redacción sobre "un peso que cargasen cada día". Uno de ellos confesó su homosexualidad, a lo que la profesora respondió:

    "Me siento privilegiada de ser testigo de cómo te quitas de encima este peso. Eres un joven asombroso, dinámico y apasionado, que ofrece al mundo un regalo simplemente siendo tú y dando tu amor y tu alma.

    Si la gente decide no estar a gusto con tu honestidad, peor para ellos, querido, peor para ellos".

    3. La abuela

    Sin duda los abuelos son algunos de los receptores a los que más miedo se tiene cuando se realizan este tipo de confesiones: lo mucho que se les quiere se une a la que la distancia generacional es más grande que con los padres y a menudo parece que los abuelos no entenderán o no sabrán reaccionar ante la confesión de la sexualidad.

    En este caso, la confesión resulta de lo más cómica: "Salí del armario y se lo conté a mi abuela... Y ella me preguntó si podía seguir llamándome 'cielo'. No pude obtener una respuesta mejor".

    4. Los compañeros de trabajo

    A nivel puramente social el declararse homosexual es algo que preocupa, y mucho. De hecho, puede que tus compañeros de trabajo no sean tan importantes como tu familia o tus amigos, pero aún así puede resultar más difícil contárselo.

    Así, un internauta confiesa: "Salí del armario ante mis compañeros de trabajos ayer, y la respuesta no fue muy buena. Creo que mi jefe se enteró, porque esto estaba fuera cuando llegué al trabajo esta mañana". A continuación, adjuntaba una foto del edificio de la empresa, en cuya fachada se había erigido una bandera multicolor, símbolo de la homosexualidad.

    5. Los amigos

    Quizás parezca que los amigos son las personas ideales a las que confesar algo así por vez primera, y sin embargo las trabas son muchas. Aunque ellos suelen pertenecer a nuestra generación y poseer los mismos referentes que nosotros, y aunque sean abiertos a todo tipo de opción sexual, ¿cómo confesar al amigo con el que llevas hablando de chicas los últimos cinco años que, en realidad, te gustan los chicos? La sexualidad es algo que se comparte en grandísima medida con los amigos. De ahí la buena y humorística respuesta que recibió un chico al declararse bisexual ante un amigo: "Vale, tío, eres legal. Conozco a algunos tíos si necesitas alguno... Oye, ¿vas a ser tan chuloputas con los hombres como lo has sido con las mujeres?"

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    7 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios