CINCO MITOS QUE HAY QUE DESMONTAR

Por qué no es recomendable para la salud lavarse la cara todas las mañanas

Desde que éramos pequeños nos han enseñado la importancia de lavarnos la cara. Es una costumbre aceptada, pero no es algo que debamos hacer

Foto: No es bueno lavarse siempre la cara por la mañana. (Corbis)
No es bueno lavarse siempre la cara por la mañana. (Corbis)

Desde que éramos pequeños nos han enseñado la importancia de lavarnos la cara. Es una costumbre matutina aceptada, extendida y que todo el mundo practica, pero como tantas otras verdades asumidas, no conocemos las razones por las que lo hacemos.

Cada vez tenemos a nuestra disposición más productos de higiene corporal, pero no los usamos como debiéramos. Hay personas que se lavan demasiado, y utilizan todo tipo de productos que acaban por dañar su piel, y otras que siguen usando el jabón de mano convencional para absolutamente todo, pese a que no siempre es el más recomendable.

Esto son cinco mitos que hemos tomado por ciertos y que debemos eliminar si queremos tener una piel más saludable.

1. “Hay que lavarse la cara todas las mañanas”

Es cierto que lavarnos la cara puede ayudarnos a despejar la pesadumbre que suele acompañarnos en los primeros minutos de la jornada, pero no es especialmente saludable en lo que respecta a nuestra piel. “Tu piel ha estado durmiendo sobre una almohada, está limpia, y no necesita un lavado”, ha explicado Gervaise Gerstner, dermatólogo de L’Oreal a el Wall Street Journal. No pasa nada por echarnos un poco de agua fría para despejarnos, pero si nos lavamos con esmero la cara todas las mañanas podremos acabar teniendo la piel demasiado seca, un problema que se agrava a medida que nos hacemos mayores.

A no ser que tengas un problema en la piel, como puede ser el acné, los dermatólogos aseguran que sólo debes lavarte la cara una vez al día: por la noche. Limpiar bien nuestra cara antes de acostarnos sí es importante, porque sirve para eliminar la suciedad y los elementos contaminantes que hemos ido acumulando durante todo el día. Si, además, hemos usado maquillaje, este paso es decisivo.

2. “Hay que frotar la cara para que quede bien limpia”

Ningún problema dermatológico, incluido el acné, los puntos negros o las manchas de la edad, se elimina a base de frotar, como si nuestra cara fuera un plato sucio. Los dermatólogos recomiendan lavarse la cara aplicando el limpiador que utilicemos con nuestras manos, delicadamente, y con movimientos circulares.

Las limpiezas agresivas son un problema especialmente preocupante para las personas con acné, que tienen a frotarse demasiado, lo que acaba agravando el problema. Para tratar el acné debemos usar ungüentos especiales, que matan las bacterias y absorben la grasa, y cuyos efectos no dependen de la agresividad con la que lavemos nuestra cara.

3. “Los hombres de verdad no usan cremas ni limpiadores”

Es cierto que la piel de las mujeres es más delicada que la de los hombres, pero eso no quiere decir que estos no necesiten cuidados. Lo cierto es que la mayoría de los hombres se lavan la cara sólo con agua, y los que usan algún tipo de limpiador se limitan al jabón de manos, el champú o lo que encuentren en el lavabo o la ducha. Los hombres, además, no suelen usar crema hidratante, ni protector solar (a no ser que vayan a la playa o la montaña), por lo que su piel se acaba secando más y está más expuesta a las radiaciones solares. Para más inri, uno de los pocos productos cosméticos que los hombres utilizan, el aftershave, suele tener alcohol, lo que irrita aún más la piel.

4. “Después de lavarnos la cara nuestra piel tiene que estar tirante y brillante

Hay personas que se lavan la cara hasta que casi les duele, tienen la piel tirante y se sienten absolutamente limpios. Y es cierto, la piel está limpia, pero también es más vulnerable a las infecciones y la contaminación. El escozor, el ardor y la irritación, que muchas personas sienten después de lavarse la cara a conciencia, son una señal de que, en realidad, estamos haciendo daño a nuestra piel.

5. “Es bueno lavarse con agua fría para que se cierren los poros”

La realidad es que los poros ni se cierran, ni se abren, así que no hay ninguna necesidad de andar alternando entre agua fría y caliente. Los dermatólogos recomiendan usar siempre agua tibia, que es la única que no va a hacernos daño. El agua demasiado fría o demasiado caliente puede irritar nuestra piel. 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios