LOS BENEFICIOS DE LAS DOS RUEDAS

Quema grasa y gasta muchas calorías (moviéndote a diario en bicicleta)

Según British Cycling, el organismo rector del ciclismo de Reino Unido internacionalmente reconocido, al menos 2 millones de personas usan la bici una vez a la

Foto: Montar en bici es cada vez más popular entre las personas de mediana edad. (Corbis)
Montar en bici es cada vez más popular entre las personas de mediana edad. (Corbis)

Según British Cycling, el organismo rector del ciclismo de Reino Unido internacionalmente reconocido, al menos 2 millones de personas usan la bici una vez a la semana (un aumento de unas 200.000 personas desde 2012). Para las mujeres en particular se ha convertido en el deporte del momento, con un aumento de 63.000 mujeres ciclistas en 12 meses. Son, por supuesto, cifras británicas —aquí no se poseen datos tan exactos— pero ciertos hechos, como el aumento de sistemas de préstamo de bicicletas en no pocas ciudades, nos hacen pensar que también en España es una actividad en alza. En Valladolid o Sevilla, dos ciudades que por su planicie y su tamaño se adecuan a ello, se han instalado en los últimos años sistemas de préstamo y alquiler de bicis para recorrer la ciudad más fácilmente y, además, más saludablemente.

Y este último dato parece ser clave en el aumento de la práctica de esta actividad. No es difícil sentirse atraído por ella, ya que el ciclismo es un modo estupendo de ponerse en forma, además de un veloz y barato medio de transporte. Beneficioso para la actividad cardiovascular, el ciclismo pone los músculos principales de la parte inferior del cuerpo en movimiento, por lo que es infalible a la hora de tonificar el trasero y las piernas.

El mayor aumento de usuarios se ha dado entre las personas mayores de 40 años

El número de calorías que se queman depende de la distancia recorrida  y el esfuerzo destinado, así como de la velocidad, el viento y la pendiente. Pero incluso en una ruta plana y estándar se queman unas 180 calorías por hora. Añade esfuerzo y alguna cuesta y quemarás hasta 400 calorías por hora.

Además, para aquellas personas que sufren de molestias o lesiones en las articulaciones, la bicicleta es mucho mejor que otras actividades de mayor impacto. No es sorprendente que el mayor aumento de usuarios se haya dado entre las personas que superan los 40 años.

Algunos estudios relacionados

Algunos investigadores de la University of California descubrieron que los hombres y mujeres de mediana edad que montaban en bici o nadaban tenían menos posibilidades de sufrir daños en el cartílago y los ligamentos que aquellos que corrían o practicaban actividades en las que es necesario saltar, como el aerobic. Los ciclistas eran, pues, menos tendentes a padecer osteoartritis, una enfermedad que desgasta las articulaciones, produciendo dolor y agarrotamiento.

El ciclismo es saludable y sus riesgos, casi nulos

Pero no son estos los únicos beneficios. Un estudio realizado con 10.000 concluyó que las personas que montaban en bici tan sólo 32 kilómetros a la semana reducían el riesgo de enfermedades cardiacas hasta un 50%.

Por su parte, ciertos investigadores en India han descubierto recientemente que la gente que va al trabajo en bicicleta o andando tienen menos probabilidades de padecer sobrepeso, diabetes o  una elevada tensión.

Parece claro, pues, que los beneficios de la bicicleta son innumerables, ¿cómo podemos dedicarnos a ella correctamente?

¿Cómo mejorar como ciclista?

Se desee una actividad peatonal, urbana, de intensidad baja, o una maratoniana y esforzada carrera en bici, Matt Roberts, entrenador personal británico, ofrece una serie de consejos y actitudes que debemos seguir si queremos mejorar nuestro rendimiento.

1. Tonifica tus piernas

Incluir una cuesta o varias en tu ruta al menos una vez a la semana te fortalecerá y aumentará la tonificación de piernas y trasero. En las pendientes más pronunciadas probablemente tengas que ponerte de pie sobre los pedales, lo que proyecta más peso en los músculo de las piernas y te hace trabajar más duro. Además, usarás un 10% más de energía y aumentarás la frecuencia cardíaca en un 5 o un 10%. Paulatinamente, intenta los sprints en las cuestas: la tonificación será completa.

2. Desarrolla tu resistencia

Un paseo frecuente de una hora o más debe ser el inicio de tu ciclo de fitness ciclista. Desarrollará tu aguante y hará más eficiente tu cuerpo en lo que respecta al uso de sus fuentes de energía. Poco a poco, te cansarás cada vez más tarde y podrás continuar durante más tiempo. Con este método, además, aumentarán tus posibilidades de perder peso.

3. Quema grasa

Añadir ráfagas de velocidad es una excelente manera de mejorar tu estado físico general y quemar grasa. Se puede practicar en interior o exterior, con resultados muy efectivos.

Un estudio de la Universidad de Copenhague concluyó que los sujetos que añadían seis o doce sprints de 30 segundos a su rutina básica mejoraban sus marcas después de seis semanas de entrenamiento. Otros estudios han demostrado que sólo seis sesiones de cuatro a siete sprints de 30 segundos (con cuatro minutos de recuperación entre ellos) pueden ser tan efectivos para el sistema cardiovascular como una hora de aerobic a intensidad moderada.

4. Fortalece tu abdomen

La mayor parte de la energía que empleamos para pedalear y mantener el equilibrio en una bicicleta viene de los músculos centrales del cuerpo, que envuelven la zona abdominal como un corsé. Cuanta menos energía destine el cuerpo a mantener la posición vertical, más puede destinar al pedaleo, donde hallará los verdaderos beneficios del ciclismo. Por eso, si aún estamos en baja forma, unos abdominales previos pueden ayudar a sacar el mayor rendimiento a montar en bici.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios