Es noticia
Menú
Papa contra Papa: ¿es posible la coexistencia entre dos pontífices?
  1. Alma, Corazón, Vida
SUS DISTINTAS RESPUESTAS SOBRE EL ATEÍSMO

Papa contra Papa: ¿es posible la coexistencia entre dos pontífices?

Benedicto XVI acaba de romper su silencio con una carta en la que critica postulados ateos, una actitud muy distinta de la que muestra el nuevo Pontifice

Foto: El Papa Francisco I saluda al Papa emérito Benedicto XVI el pasado abril. (Efe)
El Papa Francisco I saluda al Papa emérito Benedicto XVI el pasado abril. (Efe)

Desde que renunció al cargo de Sumo Pontífice el pasado 28 de febrero, Benedicto XVI, ahora Papa emérito, se habíamantenido al margen de la vida pública.Quizás por esto cobra especial relevancia la carta que ha publicado esta semana el diario italiano La Reppublica en la que el pontífice contesta al matemático ateo italianoPiergorio Odifreddi, que escribió en 2011 un ensayo titulado Querido papa, te escribo.

El científico ha explicado al diario italiano que el pasado 3 de septiembre recibió una misiva de once páginas que comenzaban con una disculpa, por parte del Pontifice, por el retraso en su respuesta. La carta está fechada el 30 de agosto de 2013. En lel textoBenedicto XVI recorre el significado de términos como "ciencia", "teología" y "ciencia ficción" y mantiene en sus primeras líneas que se ha quedado sorprendido por una “cierta agresividad e imprudencia” en la argumentación del científico.

La obra de Dawkins es un ejemplo clásico de ciencia ficción

En su ensayo, Odifreddi afirmaba que la teología de la Iglesia no esmás que un ejercicio de ciencia ficción, ya que no estábasada en la evidencia empírica, sino en la mera especulación. En su réplica, el Papa emérito asegura que “la ciencia ficción está muy presente incluso dentro de la Teoría de la Evolución”, una afirmación que aprovecha para arremeter contra una de las grandes figuras del ateísmo, el biólogo Richard Dawkins, famoso, además de por sus libors, por promover el polémico“autobús ateo”. Según Benedicto XVIla obra más conocida de Dawkins, El gen egoista,“es un ejemplo clásico de ciencia ficción”.

No es el único científico contra el que arremete el Pontífice.“El gran Jacques Monod [biólogo francés, premio Nobel de medicina en 1965] escribió frases que él mismo había incluido en su obra seguramente sólo como ciencia ficción”, continúa Benedicto XVI en la carta. “Cito: ‘La aparición de los vertebrados tetrápodos se originó debido a que un pez primitivo ‘eligió’ caminar para explorar la tierra, aunque sólo fuera capaz de desplazarse en ella con saltos torpes, por lo que creó de esta manera un cambio de comportamiento, la presión selectiva gracias a la que se habrían desarrollado las articulaciones robustas de los tetrápodos. Entre los descendientes de este audaz explorador, de este Magallanes de la evolución, algunos pueden correr a una velocidad superior a los 70 kilómetros por hora...”.

¿Chocan las ideas de Benedicto XVI con las de Francisco I?

El teólogo alemán ha reconocido que sus críticas al ensayo del matemático italiano son duras, pero insiste en que la franqueza forma parte del diálogo, porque “sólo así puede aumentar el conocimiento”. En la carta, Benedicto XVI trata de utilizar razonamientos lógicos para rebatir las tesis ateas de Odifreddi y su actitud, pese a ser ciertamente dialogante, es revanchista. El teólogo ha sentido que atacaban sus creencias y se ha defendido con una misiva que rezuma intelectualidad, un estilo que choca mucho con la actitud afable, cercana y conciliadora que está tratando de trasmitir con cierto éxito mediático el nuevo Pontífice.

La publicación de la carta de Benedicto XVI ha llegado sólo una semana después de que Francisco I escribiera una misiva a otro ateo, el director de La Reppublica Eugenio Scalfari. Parece haber sido una casualidad–Francisco I escribió la carta después queBenedicto XVI, pero antes de que se publicara lade éste–, pero la práctica simultaneidad en la publicación deambos textospone sobre la mesa la divergente actitud de los Pontifices en una cuestión fundamental: la relación de la Iglesia con los no creyentes. Y resucita el fantasma que planea desde la renuncia de Benedicto XVI: ¿es posible la coexistencia de dos Papas en el Vaticano con filosofías tan divergentes?

La cartafirmada por el Papa actual,que en el fondo versa sobre lo mismo –el ateísmo– no tiene nada que ver con la de su predecesor. Aunque Francisco I se muestra también favorable al diálogo, no entra en disquisiciones teológicas para rebatir al director de La Reppublica.Benedicto XVI rebate punto por punto los argumentos de Odifreddi, Francisco I niega explícitamente esta posibilidad: “Me disculpo por no seguir punto por punto los razonamientos que Ustedplantea en su editorial del 7 de julio. Me parece más fructífero–o digamos que me es más natural–irdirectamente a la esencia de susconsideraciones”. Su misiva, aunque no está exenta de argumentos, es decididamente más conciliadora con los ateos.

Benedicto XVI cree que la misericordia de Dios no tiene límites: los ateos sólo deben obedecer a su propia conciencia

“Tengo la impresión de que lo que le interesa es entender la actitud de la Iglesia hacia quien no comparte la fe en Jesús”, explica Franciscoen una parte de la carta. “En primer lugar, me pregunta si el Dios de los cristianos perdona a quien no cree o no busca la fe. Considerando que–y es la cuestión fundamental–la misericordia de Dios no tiene límites si nos dirigimos a Él con corazón sincero y contrito, la cuestión para quien no cree en Dios radica en obedecer a la propia conciencia”.

“Lo que dice sobre Jesús no es propio de un científico”

Al contrario que Francisco I, que ni se asoma a esta problemática, Benedicto XVI trata en su misiva de defender la teología frente a la ciencia. El Papa emérito reconoce, con un guiño envenenado a su interlocutor, que “la matemática es la única ciencia en el sentido más estricto de la palabra”, y le pide que “reconozca que en el ámbito histórico y filosófico, la teología ha producido resultados duraderos”, pues su función es “mantener la religión ligada a la razón y la razón a la religión”.

En el ámbito histórico y filosófico la teología ha producido resultados duraderos

Odifreddi analizó en su libro las diversas argumentaciones que Benedicto XVI sostiene en algunos de sus libroscomo Introducción al Cristianismo o Jesús de Nazaret y trató de confrontar la visión lógica-científica del mundo con la visión teológica-metafísica del credo religioso.“Aquello que usted dice sobre la figura de Jesús” –mantiene Raztinger– “no es propio de su rango científico. Si usted cuestiona que no sabemos, después de todo, nada sobre Jesús yque, comofigura histórica,no es contrastable, sólo puedo invitarle de una forma decidida a que sea más competente desde el punto de vista histórico”.

Para ello, el papa recomendó a Odifreddi los cuatro volúmenes de Martin Hengel, exégeta de la Facultad Teológica Protestante de Tübingen que ha publicado junto a María Schwemmer, “que es un ejemplo excelente de precisión y de amplísima información histórica”.

Desde que renunció al cargo de Sumo Pontífice el pasado 28 de febrero, Benedicto XVI, ahora Papa emérito, se habíamantenido al margen de la vida pública.Quizás por esto cobra especial relevancia la carta que ha publicado esta semana el diario italiano La Reppublica en la que el pontífice contesta al matemático ateo italianoPiergorio Odifreddi, que escribió en 2011 un ensayo titulado Querido papa, te escribo.