Las palabras que más usamos (y las que están desapareciendo)
  1. Alma, Corazón, Vida
decimos 'sexo' en lugar de 'modestia' o 'dios'

Las palabras que más usamos (y las que están desapareciendo)

El lenguaje que utilizamos dice mucho de nosotros, tanto a nivel individual como social. A este último respecto, es interesante reunir y analizar las palabras más

El lenguaje que utilizamos dice mucho de nosotros, tanto a nivel individual como social. A este último respecto, es interesante reunir y analizar las palabras más usadas de una lengua y, más útil aún, observar cómo cambian con el paso de los años.

Eso han hecho, precisamente, los lingüistas de la University of Lancaster. Los investigadores han ordenado 2.500 de las palabras más comunes del inglés y las han comparado con una lista equivalente realizada hace 50 años. Para ello, han rastreado libros, discursos, artículos, ensayos y periódicos actuales.

Palabras como matrimonio, infancia, Dios y religión, por ejemplo, han descendido en frecuencia de uso, mientras que Navidad ha subido notablemente. Del mismo modo, parece que modestia, consciencia o caballero no están ya de moda, mientras que sexo y ‘celebrity’ han incrementado significativamente la frecuencia de su empleo.

El objetivo del estudio

“Queríamos crear un punto de referencia del vocabulario de la lengua inglesa”, dice Vaclav Brezina, director del proyecto, según recoge el Daily Mail. “Sin embargo, cuando se compara nuestra lista con la original, se ven reflejados cambios en la sociedad a lo largo de las últimas décadas: aporta luz sobre lo que decimos y, sobre todo, acerca de lo que escribimos”, afirma el lingüista.

Las conclusiones del estudio revelan que, aunque hay una parte del vocabulario que permanece estable, muchas palabras cuyo empleo era muy frecuente hace unas décadas ya no se usan, mientras que otras han aparecido con fuerza en el discurso cotidiano.

Brezina confirma un amplio uso de términos informales (como tío), ya desde principios de los noventa. Además, resulta evidente que ahora se habla de sexo en público con muchísima más frecuencia que antes, por lo que el empleo de la palabra ha aumentado considerablemente.

“También es muy interesante ver cómo palabras antiguas adquieren nuevos significados según cambia la sociedad y la tecnología. Es el caso de red, web (en inglés: telaraña) o usuario”, observa Brezina.

La GSL (General Service List: la lista de términos inicial) se publicó en 1953 con el fin de ayudar a los extranjeros a aprender la lengua de Shakespeare.

El profesor e investigador Michael West recopiló los que consideraba que eran los 2.000 términos más frecuentemente utilizados. Más tarde, la lista se expandió hasta las 2.284 entradas en 1995, incorporando palabras derivadas (como matrimonio, ‘marriage’, a partir de casarse, ‘marry’).

Ahora el equipo de la Lancaster University ha estudiado varios corpus de palabras en inglés que abarcaban una totalidad de 12.000 millones de vocablos, todos escritos en las últimas cinco décadas y actualmente en circulación.

La nueva GSL, que ha sido publicada en Applied Linguistics, ha llegado a recabar los 2.500 términos más usados en inglés.

Las palabras más usadas

Las cinco primeras palabras de la lista no han variado y probablemente no lo harán en muchísimo tiempo: el artículo definido y el indefinido, la conjunción y, el verbo ser y la preposición de. Algunas confluyen con las que aparecen a la cabeza de la lista de formas más frecuentes del CREA, corpus de la RAE que refleja los usos en español. Se trata de categorías funcionales y su uso no varía en gran medida con el paso del tiempo (o del espacio).

En la GSL de la Lancaster University parece que la igualdad de género ha hecho mella, y hombre ha descendido 62 puestos, mientras que mujer ha ascendido 34. Familia se ha elevado 55 puntos, pero marido, mujer, matrimonio e infancia han caído en picado.

Están desapareciendo, asimismo, palabras claramente ligadas a una época pasada: querido (‘dear’), sirviente, hambre, carbón, molino, lápiz, hojalata, bendecir, arar, telégrafo, peine y regocijo. Términos cuya frecuencia de uso también ha bajado significativamente, y sobre cuya pérdida quizás habría que reflexionar, son dos: apretón de manos y gramática.

De acuerdo con los tiempos modernos, la GSL también tiene nuevas adquisiciones que a nadie sorprenderán: móvil, internet, CD, tío, clima, vídeo, tecnología, droga, texto, en línea, ordenador, televisión, tráfico, cáncer, correo electrónico y medio ambiente.

Por otra parte, resulta curioso que bueno ha perdido su puesto como el adjetivo más común y ha sido reemplazado por otro. Igual ha elevado puestos vertiginosamente.

Katherine Connor Martin, encargada de los diccionarios estadounidenses en la Oxford University Press (que publica, entre otros, el Oxford English Dictionary) ha recibido la nueva GSL con los brazos abiertos. “Hay a menudo una tendencia a observar los cambios del lenguaje desde un prisma negativo, como si cada cambio nos llevase más lejos del uso real, original o correcto del inglés”, afirma Connor. “Pero nuestra lengua está en constante evolución y siempre lo ha estado”, concluye.

Como afirma esta encargada de la publicación de uno de los diccionarios más importantes del mundo, “el cambio asegura que el trabajo del lexicógrafo nunca termina: nuevas palabras se añaden constantemente y el uso y el significado de las que ya existen varía sin cesar”.

RAE Lenguaje Oxford
El redactor recomienda