PERDER PESO ES MUY SENCILLO

Diez consejos prácticos para adelgazar rápido y de verdad

Toda moda es pasajera y toda tendencia termina cayendo en el olvido, pero cuando hablamos de dietas la cosa se complica. Hay tantas y tan variadas

Foto: Diez sencillas claves para perder peso que te harán sentir mejor. (Corbis)
Diez sencillas claves para perder peso que te harán sentir mejor. (Corbis)

Toda moda es pasajera y toda tendencia termina cayendo en el olvido, pero cuando hablamos de dietas la cosa se complica. Hay tantas y tan variadas que uno no sabe a qué atenerse cuando decide perder peso, ni cuáles son verdaderamente los consejos efectivos que nos ayudarán a perder esos kilos que nos sobran.

Olvídate de la dieta a la que presuntamente se somete Penélope Cruz o del tratamiento que anunciaba Kate Moss la semana pasada. Aquí te ofrecemos los diez consejos aplicables que te ayudarán de manera práctica a perder peso.

Olvídate de pesar(te). Según la autora del libro Naturally Thin, Bethenny Frankel, el control alimenticio no radica en contar calorías o pesar alimentos. Se trata, más bien, de pedir dos entradas en lugar de un plato principal, o de evitar el pan cuando comemos pasta.

Reserva la fruta. Es aconsejable y muy práctico llevar una pieza de fruta en el bolso o incluso tener algunas reservas en el trabajo. Cuando sientas la tentación de picar entre horas, olvida las tentadoras chocolatinas y acude a tu provisión de fruta.

Bate el chocolate. Bobbi Brown, la fundadora del Bobbi Brown Cosmetics, confiesa que cuando quiere perder peso lleva encima una suerte de coctelera con polvo proteínico de chocolate. Si le entra un hambre atroz, añade agua y se toma el compuesto. De este modo evita ingerir algo alto en calorías y consigue una fuerte sensación de saciedad.

Pon límites y luego no pienses. Una de las cosas más aburridas a la hora de perder peso es tener que pensar en todo momento qué llevarnos a la boca. Por eso, conviene establecer unos límites en un principio para luego no tener que reflexionar cada vez que comemos algo. Un buen ejemplo es, en cafeterías y bufés, coger un plato o recipiente muy pequeño en un principio, y luego llenarlo indiscriminadamente: el propio tamaño del recipiente nos impedirá comer de más.

Cuida tu higiene dental tras la comida. Como mucha gente ha comprobado, en cuanto nos lavamos los dientes no tenemos sensación de querer seguir comiendo: el cuerpo interpreta que la ingesta ha terminado. Así, lavarse los dientes inmediatamente después de comer, cuando ya no queremos más, impide que sigamos picoteando por gula.

Haz una foto del ‘antes’. Resulta práctico, y la gente que lo ha probado así lo califica, hacerse una foto antes de perder peso, desnudo o en paños menores. De este modo, cuando los ánimos caen y tenemos la tentación de dejar la dieta o pegarnos un atracón, observar la foto es la única motivación que necesitamos para seguir comiendo de un modo saludable.

Evita los líquidos calóricos. Las bebidas ricas en calorías deben evitarse. El zumo, la limonada y –tal vez lo más duro– el vino quedan terminantemente prohibidos.

Ponte tus pantalones más apretados. Si llevamos ropa holgada no sentimos constantemente la necesidad de perder algunos kilos. Ponte tus pantalones más ajustados, mallas o leggins, y tus camisetas más ceñidas: te ayudará a recordarte que debes mantenerte alejado de las calorías.

Hidrátate. Beber grandes cantidades de agua es siempre beneficioso, no sólo para perder peso, sino para mantener una calidad de vida saludable.

Aparta las sobras. Sírvete e, inmediatamente después, guarda las sobras en un tupper y mételo en la nevera. No te concedas el placer de repetir o la posibilidad de caer en la tentación y rebañar una última cucharadita. Así comerás sólo la porción que has seleccionado en un primer momento y evitarás los excesos. 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios