A FONDO: ÉXITO Y FRACASO EN EL EXTRANJERO

“No me veo volviendo a España para deprimirme”

Esta es la segunda parte del reportaje A Fondo: éxito y fracaso fuera de España, cuya primera parte se publicó ayer.

Foto: “No me veo volviendo a España para deprimirme”
“No me veo volviendo a España para deprimirme”
Autor
Tags
    Tiempo de lectura11 min

    Esta es la segunda parte del reportaje A Fondo: éxito y fracaso fuera de España, cuya primera parte se publicó ayer.

    El 65% de los jóvenes españoles buscan trabajo fuera de nuestro país. Este es el contundente dato que el pasado 6 de mayo arrojó el Informe sobre el Estado del Mercado Laboral Español realizado de manera conjunta por Infojobs y la Escuela de Negocios Esade. Se trata de la respuesta más lógica a los datos de paro juvenil en España, que ahora se encuentran en un 57,2% entre los menores de 25 años, según la última Encuesta de Población Activa (EPA). Con un número tan elevado, en sencillo que abunden las historias de fracaso, pero también las de éxito. Cada experiencia es diferente, pero existen factores y características comunes que distinguen unas de otras.

    No todo, como vimos en la anterior parte del reportaje, es negativo, recuerda Juan Carlos Cubeiro, socio director de Ideo. “Se ha vendido de todas las maneras posibles, no es ni la panacea como dicen algunos ni algo tan terrible como pintan otros”, indica. Nacho, ingeniero informático, y su novia Ana, licenciada en Derecho y ADE, fueron de los que se marcharon a probar suerte justo antes de la crisis, y se puede decir que les fue bien: consiguieron trabajo y una experiencia importante para el futuro. “Supongo que antes de la crisis nadie iba fuera a hacer carrera laboral, sino a ‘la experiencia’”, explica Nacho.

    Los salarios están cayendo y aunque haya trabajo, la gente se marchaNo sólo es el paro lo que empuja fuera a los jóvenes, sino también el descenso de los salarios. Como explica el propio Nacho, “era curioso como mi chica cobraba más como heladera (por el salario mínimo irlandés) que sus compañeros de universidad que a la vez estaban entrando como auditores en grandes multinacionales de la consultoría en Madrid”. Por supuesto, a la larga estos últimos terminaron ganando más, pero como recuerda el informático, “aunque en mi sector se puede decir que casi hay pleno empleo incluso en España, al menos para los de alta cualificación, estoy detectando que cada vez más gente de mi profesión sale fuera”. La razón principal, es que “los salarios están cayendo”.

    Para Cubeiro, tres son los factores que diferencian a las personas que triunfan fuera, más allá de su suerte particular. “En primer lugar, que disfrute con lo que va a hacer, porque va a tener que trabajar mucho y si no le encanta su dedicación, va a sufrir. En segundo lugar, una actitud verdaderamente positiva, es decir, verlo como una aventura o pensar que se trata sólo de un tiempo. Por último, tener aptitud en los idiomas y experiencia suficiente”. En palabras de Ramón Egea, director de fidelización del portal de empleo Jobandtalent, “lo que funciona es planificarse bien. Investigar sobre el lugar al que vas y asegurarte de que donde vayas necesitan a alguien como tú. Pero el que lo hace de manera excelente es aquel que activa entrevistas antes de llegar al lugar”. Para Egea, realizar dos o tres entrevistas previas por Skype es el escenario ideal para el que aspira a trabajar fuera.

    Aquí sí hay trabajo

    Un informe realizado por Jobandtalent al que ha tenido acceso El Confidencial indica algunos de los destinos en auge, más allá de los habituales. Como recuerda Egea, “hay sectores que están bien en casi cualquier lugar, como IT o ingeniero o cualquier empleo asociado al crecimiento industrial y tecnológico, especialmente en los países en expansión como puede ser Brasil. Pero, ¿cuáles son los lugares donde son recibidos con los brazos abiertos los españoles?

    Como explican desde Jobandtalent, si bien Alemania sigue siendo uno de los destinos preferidos, “el Reino Unido es el país con el mayor número de ofertas de empleo y al que aplican más españoles en busca de progresión laboral”. Inglaterra, si bien es uno de los lugares donde se presentan más ofertas de IT y telecomunicaciones (el sector que más aumenta), es al mismo tiempo uno de los destinos ideales para aquellos que persigan trabajos no cualificados. Es el caso de Miguel Ángel, que explica que con su desplazamiento a Londres “buscaba, principalmente, trabajo en hostelería, como camarero o barman” y finalmente ha encontrado un empleo como pinche de cocina. Aunque, eso sí, reconoce que se trata de un paso previo a buscar un trabajo “de perfil más alto, ya sea como técnico de sonido o un trabajo de oficina”.

    El caso de Alemania es un tanto diferente,  como recuerda Juan Carlos Cubeiro, ya que la exigencia idiomática es muy alta y no resulta sencillo controlar el idioma, por lo que se reduce mucho el espectro, algo que también ocurre con los países escandinavos, “donde te pueden pedir conocer el idioma en profundidad en apenas 17 meses”. Como ocurría con Inglaterra, en Alemania los perfiles de IT y comunicaciones, así como de ingeniería, son los más demandados, pero también es interesante para “los profesionales en áreas científicas, porque presenta mejores condiciones para la investigación”.

    Canadá oferta un gran número de ofertas en el sector de la construcciónEgea matiza que aunque Alemania y Reino Unido sean destinos frecuentes para los españoles, la competitividad en dichos países es altísima, puesto que es donde acuden más trabajadores de todas las partes del planeta. Otro nombre que surge con fuerza en la lista es el de Canadá que “aunque no tiene tanta presencia en los medios, es uno de los países que mayor número de perfiles viene demandando durante el último año”. Además, indican desde Jobandtalent, “se ha convertido en uno de los puntos de destino para gente especializada en Arquitectura y Construcción, uno de los sectores que más está padeciendo la crisis en España”.

    Beatriz González, associate director de career services de IE University, añade que “todas las economías emergentes como Asia-Pacífico, Latinoamérica o Europa del Este tienen oportunidades de trabajo interesantes tanto para perfiles técnicos como de negocio, si bien es importante buscar conexiones con los países donde se aporte valor añadido”. Por otra parte, existe otro tipo de perfiles más inclinados a triunfar en el extranjero, que son “los más técnicos (sanitarios, ingenieros) que encuentran más oportunidades en economías maduras y con industria desarrollada aun teniendo una tasa de desempleo moderada”. Santiago Álvarez de Mon, profesor del IESE señala a los mercados habituales de ingenieros en Alemania, sanitarios en Inglaterra, o, en cualquier lugar del mundo, “un buen comercial”.

    (Página 2 de 2)

    El boom de Latinoamérica

    Más allá de los habituales países europeos, Latinoamérica es uno de los destinos cada vez más frecuentes, en muchos casos, para licenciados en ADE y empresariales, así como arquitectos y trabajadores del sector legal, por su crecimiento y facilidad idiomática. Es el caso que explica Elena Blanco, socióloga y trabajadora social que descartó Reino Unido porque “por lo que tengo entendido, la llegada de españoles allí ha sido mucho más intensa y era mucho más complicado hacerme un hueco en el mercado laboral”. Por eso, dirigió su mirada a Santiago de Chile, ya que allí “la educación es muy cara y poca gente puede ir a la universidad, por lo que las empresas demandan gente cualificada”. Según los datos de Jobandtalent, Chile es el país con más ofertas laborales de Latinoamérica, y también el más demandado por los españoles. Un 36% de ellas pertenecen a IT y telecomunicaciones, un 27% a las ingenierías, y un 7% a ventas y desarrollo de negocio.

    Con un buen nivel de inglés, hay más oportunidades en China que en EspañaSin embargo, como ocurre con tantos de estos destinos ideales, Elena prefiere matizar la situación del país. “Es verdad que aquí hay mucho trabajo por hacer”, explica, “pero la llegada de españoles en los últimos meses ha sido masiva y ya no es tan fácil encontrar empleo como lo podía ser hace dos años, pero oportunidades laborales hay. Cuando digo que hay oportunidades, me refiero a que con paciencia, esfuerzo y muchas ganas, es posible encontrar empleo”. Otro de los países citados por el informe de Jobandtalent como destino en auge es Colombia, que va a marcar el mercado en los próximos meses, ya que es “uno de los países en esta región con uno de los índices de crecimiento más elevados”.

    Uno de los problemas de Latinoamérica sigue siendo, no obstante, la gran brecha salarial que existe entre los que más ganan y los que menos, en lo que se refiere al trabajo no cualificado. Ramón Egea advierte que, por ejemplo, en México puede haber trabajo para la construcción, pero los sueldos no tienen nada que ver con los de la España de la burbuja inmobiliaria. “No esperes ganar 12.000 euros como aquí, sino que los sueldos pueden ser de 300 euros”, explica. Elena también advierte que algo semejante ocurre en Chile, ya que “el salario base está en aproximadamente 200 euros y la vida es muy cara”.

    Volver con una victoria bajo el brazo

    Una de las peculiaridades del retorno es que, en la mayor parte de casos, y aunque haya sido forzado por no encontrar trabajo, no se identifica con el fracaso, sino que en muchos casos proporciona una experiencia valiosa que otorga un valor añadido al trabajador. Es el caso, por ejemplo, de Gloria Blanca, que ahora trabaja como ejecutiva de cuentas en una agencia de publicidad después de pasar en 2009 por Canadá (“perfeccionando el idioma” principalmente, aunque considera que a la hora de encontrar trabajo en España esta experiencia le favoreció “respecto a otros candidatos”) y por China el pasado año, si bien ya había encontrado trabajo en España. “Con mi experiencia no es complicado encontrar trabajo allí”, explica, “pero sí encontrar buenas condiciones”. Sin embargo, como ocurre con Latinoamérica, el país oriental también ha recibido un gran número de inmigración en los últimos tiempos. “Actualmente, ha subido mucho el número de extranjeros y eso ha traído que cada vez te ponen más problemas para darte el visado y conseguir preferencias de expatriado. Pero obviamente, creo que con buen nivel de inglés, se tienen muchas más oportunidades aquí que en España”.

    “Creo que aprendes y mejoras mucho como persona y profesionalmente hablando es una experiencia única, ya que tienes que adaptarte a otra cultura (mucho shock cultural) y otro sistema de trabajo”, explica Gloria. En resumen, como indica Álvarez de Mon, la salida de jóvenes españoles va a cambiar el rostro del país, ya que “los que vuelvan volverán con más experiencia, serán más abiertos, más completos”. En definitiva, España será un país más cosmopolita y abierto a otros modelos de empleo. Como explica respecto a su experiencia en China, “es complicado congeniar con personal chino, básicamente por nuestra cultura y nuestra forma de trabajar, pero sólo es cuestión de tiempo. A lo largo del tiempo, es muy enriquecedor para ambos ya que las dos culturas se unen y se mejora”.

    Tengo claro que no quiero volver a España en un tiempo largoLa vocación, por supuesto, es determinante a la hora de salir de España. Como explicaba Juan Carlos Cubeiro, “si no sientes pasión por lo que haces, vas a sufrir mucho”. Un caso atípico es el de Rocío, periodista, que explica que a diferencia de otros tantos casos, no se ha ido de España por necesidad, aunque reconoce que la crisis le dio el empujón que necesitaba. Ahora mismo se encuentra en El Cairo, donde explica que está “muy feliz”, y donde sale adelante a base de colaboraciones en la televisión egipcia, y en los medios españoles y dando clases de castellano, aunque reconoce que “lo del trabajo ha sido un poco difícil”. Sin embargo, “algo bueno tiene haberse desplazado y es que una vez en el lugar te pueden salir cosas que no encontrarías en casa”.

    Como ocurre con tantas decisiones vitales, finalmente, lo que importa es lo que nos hace felices. Elena explica que a pesar de las dificultades, no se arrepiente de haber salido, sino al contrario, “tengo claro que no quiero volver en un tiempo largo. Si no me van bien las cosas aquí, iré a otro lugar, pero volver a España ahora mismo no tiene sentido”. Por eso, como concluye Rocío, “con sus dificultades e inestabilidad estoy contenta con el camino que he elegido y desde luego no me veo volviendo a España para estar deprimida, como ocurre con muchos de mis amigos, porque parece que el país camina sin rumbo, y con él, millones de ciudadanos”. Una sensación que comparten los más de 400.000 trabajadores que han emigrado en busca de trabajo desde el año 2008.

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    16 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios