NO HABRÁ POSIBILIDAD DE REGRESO

“En 2023 Marte tendrá una colonia humana permanente" (y un 'reality show')

“Mars One llevará a la humanidad a Marte en el año 2023, para fundar las bases de una colonia permanente a partir de la cual prosperaremos,

Foto: “En 2023 Marte tendrá una colonia humana permanente (y un 'reality show')
“En 2023 Marte tendrá una colonia humana permanente" (y un 'reality show')
Autor
Tags
    Tiempo de lectura6 min

    “Mars One llevará a la humanidad a Marte en el año 2023, para fundar las bases de una colonia permanente a partir de la cual prosperaremos, aprenderemos y creceremos”. No es el eslogan promocional de una película de ciencia ficción, es la frase que podemos leer en la página web de la empresa holandesa, sin ánimo de lucro, Mars One, cuya intención es llevar a cuatro astronautas al Planeta Rojo, en un viaje que no incluye el billete de vuelta.

    El cofundador de Mars One, el ingeniero Bas Lansdorp , presentó ayer en Nueva York el proceso de selección que va a llevar a cabo para escoger a cuatro astronautas-colonos, mayores de 18 años, de cualquier nacionalidad y capacitación académica, que protagonizarán su primera misión a Marte. Cualquier persona puede incribirse en la página web del proyecto. Lo importante, aseguran, es que tengan una probada capacidad de resistencia, adaptabilidad, curiosidad, fiabilidad e ingenio, cualidades necesarias en un entorno en el que “el conflicto está asegurado”, tal como ha explicado en la presentación el jefe médico de la misión Norbert Kraft. La empresa ya ha recibido más de 10.000 solicitudes, aunque han dejado claro una y otra vez que no pueden asegurar a los participantes un retorno a la Tierra.

    Como no hay que preocuparse por la vuelta de los astronautas la expedición es técnicamente bastante más sencillaDado que la gravedad en la superficie del Planeta Rojo es un 38% menor que en la Tierra, el reto de llevar de vuelta a los colonos es mucho mayor que el de lograr que aterricen y colonicen Marte. Aunque se consiguiera que la nave despegara en un viaje de vuelta –algo nada sencillo, pues tendría que superar el campo gravitacional de Marte, en el que es difícil entrar, pero más aún salir–, los colonos no podrían sobrevivir de vuelta en la Tierra: se cree que la gravedad del planeta marciano provocará un cambio total en su fisiología, su densidad ósea, su fuerza muscular y su circulación, que hará imposible su regreso.

    Este gran hándicap, al que se tienen que enfrentar el resto de proyectos para llevar al hombre a Marte, es la ventaja con la que cuenta la empresa holandesa, que califica el viaje de sus astronautas como una emigración, a un territorio que, según Lansdorp, será considerado independiente, y deberíamos ver como una “nueva civilización”. Lo cierto es que, como no hay que preocuparse por la vuelta de los astronautas la expedición es, técnicamente, bastante más sencilla.

    Un proyecto real y muy mediático

    Aunque la propuesta de Mars One resulta a primera vista descabellada, sus representantes aseguran que van muy en serio, y tienen un proyecto viable para financiar la expedición: la explotación de los derechos de retransmisión, algo de lo que sabe mucho uno de los padrinos de la empresa, Pail Römmer, cocreador del reality Gran Hermano. En su opinión, “esta misión a Marte puede ser el mayor evento mediático de la historia, pues el reality se une a un talent show sin final y con todo el mundo viéndolo”.

    Según las estimaciones de Lansdorp, el proyecto costará 6.000 millones de dólares, una suma que, tal como ha asegurado en la presentación celebrada ayer, se podrá cubrir parcialmente con la venta de los derechos de emisión: “Literalmente todo el mundo querrá verlo. Será la mayor audiencia lograda nunca. Habrá historias de héroes haciendo cosas extraordinarias, y esas historias harán financieramente viable la misión”. En su opinión, las ganancias obtenidas por un evento como los Juegos Olímpicos de Londres habrían servido para financiar gran parte de la misión a Marte, y la audiencia de su proyecto será mucho mayor, por lo que tiene que ser viable. Lansdorp ha reconocido, además, que la selección de los colonos se realizará siguiendo criterios televisivos: “No los vamos a seleccionar aleatoriamente, seleccionaremos a la gente más popular de todo el mundo”. Está todo pensado para que la audiencia nunca se apague. 

    El objetivo final de la misión consiste en establecer en la superficie de Marte una colonia humana permanenteLansdorp está convencido de que su hoja de ruta es realista, la tecnología para llevarlo a cabo ya existe (ellos no fabricarán nada, sólo firmarán contratos con empresas del sector, que serán las encargadas de fabricarlo todo) y la misión es perfectamente factible. Tal como explica en la web del proyecto, los elementos básicos necesarios para la vida ya están presentes en el planeta: el agua puede ser extraída del hielo presente en el suelo marciano y Marte cuenta con reservas de nitrógeno, que se podrá usar para recrear una atmósfera respirable en los habitáculos de los colonos. La energía para el desarrollo de la colonia se obtendrá a partir de paneles solares y los colonos producirán su propia comida. Lansdorp ha encargado el diseño de los sistemas de soporte vital a la empresa estadounidense Paragon Space Development Corporation, que ya está trabajando en su desarrollo.

    Un proyecto que genera muchas dudas

    El objetivo final de la misión, tal como se explica en la web de la empresa, consiste en establecer en la superficie de Marte una colonia humana permanente, que empezarán a construir los primeros cuatro astronautas que, si todo va según lo previsto, aterrizarán en el planeta vecino en 2023. Después de estos, llegarán otros cuatro colonos cada dos años, lo que asegurará la continuidad del reality.

    Para muchos científicos la intención de montar una colonia en Marte es un reto demasiado ambiciosoEl proyecto está avalado por el doctor Gerard ‘t Hooft, premio Nobel de física en 1999, y una de las grandes figuras de la física de partículas y la mecánica cuántica, que asegura que la empresa es realista, científica y financieramente. Esto no quiere decir que no sea peligrosa. El propio Hooft ha admitido que la misión contará con riesgos sobre la salud desconocidos, dada la naturaleza de la radiación solar en la superficie marciana, y el ingeniero jefe, Grant Anderson, no ha dudado en afirmar que es consciente de los riesgos, pero considera que es algo inherente al concepto de aventura. 

    Pese al apoyo de Hooft, el proyecto ha cosechado numerosas críticas entre la comunidad científica. Según ha explicado a la BBC la doctora Veronica Bray, investigadora del laboratorio lunar y planetario de la Universidad de Arizona, la intención de montar una colonia permanente es un reto, en su opinión, demasiado ambicioso: “No tengo ninguna duda de que es físicamente posible llevar a un ser humano a Marte. Pero que sea capaz de sobrevivir allí durante un tiempo prolongado es mucho más dudoso”. En una década sabremos si el proyecto holandés fracasa o no, de momento puedes grabar un vídeo para participar en el proceso de selección, siempre que no tengas demasiado apego a la Tierra. 

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    6 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios