LAS NUEVAS FORMAS DE HACER EL VAGO

El padre que contrató a un sicario virtual para conseguir que su hijo trabajase

Los videojuegos pueden llegar a crear adicción y, si son en red, las posibilidades se multiplican. Tanto los padres como los desarrolladores informáticos lo saben muy

Foto: El padre que contrató a un sicario virtual para conseguir que su hijo trabajase
El padre que contrató a un sicario virtual para conseguir que su hijo trabajase
Autor
Tags
    Tiempo de lectura3 min

    Los videojuegos pueden llegar a crear adicción y, si son en red, las posibilidades se multiplican. Tanto los padres como los desarrolladores informáticos lo saben muy bien y por ello se han extendido las herramientas de control paternal que limitan a los hijos el acceso o el tiempo máximo de navegación. Las adicciones de jóvenes y adolescentes han experimentando tal auge en los últimos años que, incluso, existen clínicas de desintoxicación de internet a las que recurren padres desesperados que ya lo han intentado todo.

    Quizá la opción de la clínica era la alternativa más adecuada a la que pudo haberse acogido el chino Xiao Feng, padre de un joven desempleado de 23 años que, según afirmó su propio progenitor al medio asiático Kotaku East, dedica todo su tiempo a un juego de rol on-line despreocupándose de buscar trabajo. Sin embargo, tuvo una idea tan rocambolesca como ineficaz. Feng contrató a varios sicarios virtuales –los jugadores más expertos– para que matasen al avatar de su hijo cada vez que se conectase. El plan no funcionó.

    El joven pronto comenzó a sospechar de la persecución a la que lo sometieron el resto de jugadores, algunos de ellos excompañeros del colegio. A Feng no le cuadraba que sus aliados del mundo virtual lo acosasen de un día para otro sin mediar ninguna explicación racional de por medio. A base de insistir en sus preguntas respecto a los motivos de tal persecución, uno de los “sicarios virtuales” delató toda la trama creada por el padre.

    Acuerdo entre padre e hijo

    Tras descubrirse la conspiración se abrió un debate en la red y Xiao Feng padre pronto comenzó a recibir llamadas de los medios locales interesándose por las motivaciones que lo habían llevado a urdir este peculiar plan. Según él, su hijo se enganchó a los videojuegos en línea durante los últimos años del colegio, lo que asocia con un empeoramiento de sus resultados académicos. A pesar de ello logró superar los estudios secundarios y sacarse una carrera universitaria. Ahora está en el paro y la preocupación de su padre ante un futuro laboral incierto es cada vez mayor. Sin embargo, el hecho que acabó con la paciencia de Feng fue que su hijo dejase un trabajo como desarrollador de software en el que no llevaba ni tres meses.Feng confiaba en que su hijo se aburriría del videojuego si lo mataban cada vez que se conectaba

    Fue entonces cuando decidió buscarse a un grupo de sicarios virtuales con el convencimiento de que su hijo se aburriría de jugar si cada vez que iniciase sesión, automáticamente matasen a su avatar. Toda una trama que, al menos, sí le sirvió para mantener una conversación con su hijo y arrancarle un compromiso para que se esforzase más en buscar empleo. El joven le dijo que lo único que necesitaba era tomarse algún tiempo “para encontrar un trabajo que realmente se adapte a mí”.

    Feng aseguró encontrarse mucho más “aliviado” después de haber hablado con su hijo. El experimento no le ha servido para encontrar trabajo, pero sí es cierto es que lo ha convencido para que emplee parte de su jornada a buscar ofertas. Una vez más, ha quedado patente que el mundo asiático no solo ha parido a los mejores jugadores de videojuegos en línea, sino que sigue llevando la delantera en lo que se refiere a este tipo de adicciones.

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios