UNA INVESTIGACIÓN DERRIBA EL 'MITO DE LA OBESIDAD'

El sorprendente beneficio de la gordura: las personas con sobrepeso viven más

Nadie duda de los riesgos que la obesidad conlleva para la salud, pero no es menos cierto que, en ocasiones, las alarmas respecto al sobrepeso ha ido

Foto: El sorprendente beneficio de la gordura: las personas con sobrepeso viven más
El sorprendente beneficio de la gordura: las personas con sobrepeso viven más
Autor
Tags
    Tiempo de lectura6 min

    Nadie duda de los riesgos que la obesidad conlleva para la salud, pero no es menos cierto que, en ocasiones, las alarmas respecto al sobrepeso ha ido demasiado lejos. Según una nueva revisión de estudios, publicada esta semana en el Journal of the American Medical Association, el sobrepeso no sólo no es peligroso para la salud, además está asociado estadísticamente con un menor riesgo de muerte prematura, un 5% menor al de la gente con un peso “ideal”.

    Este nuevo estudio, liderado por la doctora estadounidense Katherine M. Flegal, investigadora del National Centre for Health Statistics, es uno de los más completos de sus características, e incluye datos de 100 estudios y, aproximadamente, tres millones de personas de EEUU, Canadá, Europa, Australia, China, Japón, Brasil, Israel, India y México.

    Aunque los autores del estudio reconocen que la diferencia no es significativa como para decir en términos generales que el sobrepeso es saludable, creen que los kilos de más sólo son peligrosos a partir de lo que se conoce como obesidad tipo II, correspondiente a un Índice de Masa Corporal (IMC) de más de 35 puntos. Este índice, una invención del estadístico belga Lampert Quételet con la que se mide la obesidad en todo el mundo, se obtiene tras dividir la masa entre la estatura al cuadrado. Así, por ejemplo, una persona de 100 kilos y 1,80 metros de estatura tendría 30,86 puntos de IMC, lo que le situaría en el grupo de la obesidad tipo I. Si esta misma persona alcanzara los 115 kilos entraría en el grupo de la obesidad tipo II (con un IMC de 35,49), a partir de la cual, siempre según este nuevo estudio, la tasa de mortalidad prematura empieza a ser mayor, hasta un 29% superior a las de una persona con el peso “ideal”.

    Unos resultados muy polémicos

    No es el primer estudio que la doctora Flegal ha realizado al respecto. En 2007 publicó una investigación similar y las críticas fueron feroces. El profesor de nutrición de la Escuela de Mecidina de Harvard, Walter Willet, llegó a calificar el trabajo de Flegal como “basura”, algo que lejos de desanimar a la doctora le empujó a realizar este nuevo estudio, mucho mayor. Tal como ha reconocido Flegal a The Independent, los resultados de la nueva revisión no son nada sorprendentes, pues ya existen numerosos estudios que muestran que el sobrepeso está asociado con una menor mortalidad pero, en su opinión, los autores hacen oídos sordos a este hecho y tratan de subestimarlo.

    Los médicos tienen miedo de que estudios como este hagan que la gente reste importancia al sobrepesoLas reacciones al nuevo estudio no se han hecho esperar. Tam Fry, portavoz del Foro Nacional de la Obesidad de Reino Unido, ha sido uno de los más rápidos, aunque sus ideas son similares a las de la mayoría de profesionales de la salud. No duda de la validez de los datos que aporta Flegal, pero insiste en que estos no deben llevarnos a pensar que el sobrepeso no entraña ningún riesgo: “Katherine Flegal es una investigadora excelente, y la respeto, pero estoy asombrado. La suma total de los dictámenes médicos no puede estar tan equivocada. Si las personas hacen caso a este estudio y deciden subestimar el sobrepeso las consecuencias serán catastróficas. La mortalidad es una cosa, y la obesidad mórbida, otra. Si la gente lee esto y decide que no va a morir por comer demasiado quizás descubran que su vida futura va a depender de los tratamientos médicos para tratar el corazón, el riñón, o el páncreas”.

    ¿Es el miedo a la obesidad un mito?

    Pese a que sus datos en el plano estadístico no dejan lugar a dudas, muchos profesionales de la salud reciben este tipo de estudios con abierta hostilidad. Teniendo en cuenta que la obesidad no deja de crecer, y dado los peligros que se han asociado a ésta, los médicos tienen miedo de que estudios como este hagan que la gente reste importancia al sobrepeso. Pero, ¿realmente tiene tanta importancia? Según el gobierno estadounidense siete de cada diez estadounidenses pesan demasiado. ¿Han pecado los responsables de la salud pública de cierto alarmismo?

    El miedo a la obesidad esta injustificado y se trata de una obsesión culturalPara Paul Campos, profesor de derecho de la Universidad de Colorado y autor del libro The Obesity Myth: Why America’s Obsession With Weight Is Hazardous to Your Health (Gotham, 2004) este nuevo estudio demuestra lo que ha estado defendiendo tanto tiempo: el miedo a la obesidad esta injustificado en la mayoría de los casos y se trata de una obsesión cultural, alimentada por una industria multimillonaria, que trata de aprovecharse de los americanos preocupados por su peso. En una columna en el New York Times ha asegurado, en relación a este nuevo estudio, que tiene tan poco sentido pedir a los 75 millones de americanos que tienen el peso “ideal” que ganen los kilos que les faltan para vivir más, como pedir a los 130 millones de americanos con sobrepeso que adelgacen. Al fin al cabo, afirma, las estadísticas son estadísticas, y no indican una relación causa-efecto. Por ello el Gobierno no debería insistir en ninguna de ambas ideas. 

    Flegal, quizás para calmar la polémica que sabía iba a desatar su nueva investigación, ha insistido en que su trabajo no tiene como objetivo animar a la gente a despreocuparse por su peso. Su intención, dice, es arrojar luz sobre la complicada relación entre este y la mortalidad, que no es tan evidente como muchos piensan. Tener unos kilos de más, como demuestra la estadística, no es necesariamente malo. Por ejemplo, las personas con sobrepeso moderado se enfrentan de forma más satisfactoria a las enfermedades graves, que suelen ir acompañadas de una gran pérdida de apetito y un estado de debilidad más peligroso para las personas delgadas, lo que podría explicar la variación estadística. Además, como han demostrado numerosos estudios anteriores no todo el sobrepeso es igual, y debe valorarse en función de cada persona. No es lo mismo el sobrepeso en las caderas que el abdominal, mucho más peligroso, como no tienen el mismo riesgo una persona con sobrepeso, pero no fumadora, que otra que sí fuma o mantiene hábitos más sedentarios. 

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    3 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios