Llegan las fiestas de Navidad: los mejores consejos para no sufrir resaca
  1. Alma, Corazón, Vida
TRUCOS EFECTIVOS PARA TENER UN BUEN DÍA DESPUÉS

Llegan las fiestas de Navidad: los mejores consejos para no sufrir resaca

Nos han dicho cientos de veces que el abuso de alcohol es peligroso y pésimo para nuestra salud pero una y otra vez caemos en la

placeholder Foto: Llegan las fiestas de  Navidad: los mejores consejos para no sufrir resaca
Llegan las fiestas de Navidad: los mejores consejos para no sufrir resaca

Nos han dicho cientos de veces que el abuso de alcohol es peligroso y pésimo para nuestra salud pero una y otra vez caemos en la trampa. Con la llegada de la Navidad llegan también las borracheras incontrolables. Y con ellas la resaca, ese incómodo compañero de los días después de una fiesta. Existen cientos de mitos sobre técnicas y consejos para evitar la resaca, o acabar con ella, pero lo cierto es que sólo hay un método infalible: beber menos alcohol.

Una revisión de estudios publicada en el British Medical Journal en 2005 afirmaba que “no existe ninguna evidencia convincente que sugiera que cualquier intervención convencional o complementaria es efectiva para prevenir o tratar la resaca. La forma más eficaz de evitar los síntomas de la resaca es no beber”.

Se han publicado diversos estudios que demuestran que hay prácticas que empeoran la resaca y otras que la mitiganLo cierto es que la resaca, como tal, no ha interesado en demasía a los profesionales sanitarios, que han preferido centrarse en el estudio de las consecuencias del abuso de alcohol y en las medidas que se deben tomar para la prevención del alcoholismo. Tal como reconocía al New York Times la doctora Linda Degutis, profesora de salud pública en la Universidad de Yale, la resaca ha sido “increíblemente” ignorada por la comunidad científica. Al fin y al cabo, se trata de una consecuencia natural del consumo de alcohol que mantiene a la gente alejada de los excesos y que, en lo que respecta a la salud pública, no interesa eliminar. De un tiempo a esta parte, no obstante, hay médicos que han perdido el miedo a hablar sobre ello, y se han publicado diversos estudios que demuestran que hay prácticas que empeoran la resaca y otras que la mitigan. Ninguna es infalible, pero si se tienen en cuenta, pueden hacer que tengamos despertares menos desagradables.

Cena bien, antes y después

Según han constatado diversos estudios, beber con el estómago vacío hace que las resacas sean peores. Aunque no son recomendables las comidas pesadas, que irritan el revestimiento del estómago, provocando aún más acidez que el propio alcohol, nunca se debe beber en ayunas, pues se absorbe el alcohol muy rápidamente. Además, es recomendable comer algo antes de irse a la cama.

No fumes

Muchos lo han comprobado empíricamente, pero hasta ahora no era un fenómeno debidamente estudiado por la comunidad científica: fumar mientras se bebe agrava las resacas. Es la conclusión a la que ha llegado un estudio que se publicará el próximo mes en el Journal of Studies on Alcohol and Drugs, que evidencia que, tras la ingesta del mismo número de copas, los fumadores tienen peores resacas. Por qué ocurre esto no está del todo claro, pero los investigadores creen que los receptores de la nicotina en el cerebro están involucrados en nuestra respuesta subjetiva a la bebida. Beber y fumar al mismo tiempo hace que se potencie la secreción de dopamina, un neurotransmisor que potencia nuestro bienestar.

Elige bebidas destiladas

Esto puede parecer una contradicción pero, según evidencian numerosos estudios, son las bebidas fermentadas las que producen las peores resacas. Gran parte de los efectos de la resaca residen en la ingesta de los productos residuales que acompañan al proceso de obtención de alcohol, sustancias conocidas como congéneres, entre las que se encuentran el metanol, la histamina, el acetaldehído y diversos polifenoles. Estas sustancias son más numerosas en las bebidas alcohólicas menos destiladas y de color más oscuro.

La bebida que produce las peores resacas es el coñac, seguido del vino, el whisky y el ron, el vino blanco, la cerveza y, por último, la ginebra y el vodka, que son las bebidas que menos resaca provocan. Eso no quiere decir que el vino provoque de por sí peores resacas, pues su contenido alcohólico es menor, pero si se toma en exceso sus efectos pueden ser peores. Un estudio holandés de 2006 comparó la resaca de diversos voluntarios tras la ingesta de distintos tipos de bebidas. Los voluntarios que bebieron cerveza experimentaron resaca a partir de los 14 tercios, aquellos que bebieron vino la notaron a partir de las siete copas. Lo que nadie ha comprobado es que la mezcla de distintos de bebidas provoque mayores resacas.

Huye de los cócteles

El azúcar agrava los efectos del alcohol, pues hace que éste sea absorbido por el torrente sanguíneo más rápidamente. Este peligro se agrava cuando tomamos cócteles, que suelen esconder una gran cantidad de azúcar para ocultar el sabor del alcohol (en muchos sitios, de peor calidad que el que se sirve en otros combinados). Además, su sabor es más suave, por lo que se toman más rápido.

Bebe agua

Este consejo es uno de los pocos remedios populares que sí tiene un efecto comprobado para paliar la resaca. El alcohol nos deshidrata e incrementa notablemente el orín que producimos. Diversos estudios han constatado que una correcta hidratación atenúa el efecto del alcohol, aunque no hace que la resaca desaparezca por completo. Intercalar agua o bebidas no alcohólicas entre copa y copa es muy recomendable por dos cuestiones: nos hidrata y, además, nos hace beber menos.

Cuida tus tobillos

Durante una borrachera se cuadriplica el riesgo que tenemos de tener un accidente. Es la conclusión a la que llegó un estudio publicado el año pasado en la revista Alcoholism: Clinical & Experimental Research. Según la misma investigación, el alcohol aumenta notablemente el riesgo de que nos roben, nos ahoguemos, nos caigamos o nos atropelle un coche. Mejor estar atento cuando haya que desplazarse. Las resacas son aún peores si se tiene un esguince.

Cuando empieces a dar tumbos, no te sientas culpable

Según un estudio de 1993, la resaca es mayor si a esta le unimos el sentimiento de culpa. Tal como constató un grupo de investigadores estadounidenses, existe una serie de factores psicosociales que hacen que la resaca sea mayor tras una borrachera. También tienen mayores resacas las personas neuróticas, enfadadas, deprimidas….

Duerme lo menos borracho posible y con la luz apagada

Es de sobra conocido que el alcohol altera los ritmos circadianos. Aunque nos quedemos dormidos más fácilmente, o más bien de forma inmediata, nos vamos a despertar más pronto de lo normal, algo que agrava nuestra resaca, que será menor cuanto más logremos dormir. Lo mejor para evitar todo esto es acostarnos con la menor cantidad de alcohol en cuerpo que podamos. Siempre es mejor darse un paseo y comer algo que desplomarnos sobre la cama tras perder el sentido. Además es recomendable cerrar todas las persianas y comprobar que ningún ruido va a despertarnos. Una vez que abramos los ojos nos costará más dormirnos. Y la resaca será terrible.