EL PERIODISTA ÁNGEL VILLARINO: "TIENEN UNA AMBICIÓN SALVAJE"

“Los chinos vienen a España por la corrupción”

La Operación Emperador ha devuelto al candelero a la comunidad china española, vinculándolos de nuevo a un tipo de prácticas ilegales y a una imagen negativa

Foto: “Los chinos vienen a España por la corrupción”
“Los chinos vienen a España por la corrupción”
Autor
Tags
    Tiempo de lectura11 min

    La Operación Emperador ha devuelto al candelero a la comunidad china española, vinculándolos de nuevo a un tipo de prácticas ilegales y a una imagen negativa que parecían haberse quitado de encima con mucho trabajo. De la experiencia de los inmigrantes chinos en nuestro país lleva años interesándose el periodista Ángel Villarino, colaborador de El Confidencial y autor de ¿Adónde van los chinos cuando mueren? Vida y negocios de la comunidad china en España (Debate). En su ensayo, Villarino matiza algunos de los mitos que rodean la, en aparencia, misteriosa comunidad china española, y sus usos y costumbres. Llama la atención descubrir cómo algunos de los mitos –de su retraimiento a la evasión fiscal– no son desmentidos, sino simplemente matizados. “Cuando acababa el libro me di cuenta que lo importante era contextualizar este tipo de actividades. Los chinos, cuando mueren, van a la tumba, como todo el mundo. No hay nada raro”, señala a El Confidencial con humor el expatriado en China. “Los chinos pagan impuestos, lo tienen que hacer por ley. Otra cosa es que evadan, como tanta otra gente. Y tampoco me gusta utilizar la palabra mafia”.

    La mentalidad de los chinos no es tan diferente a la que tenían nuestros abuelosVillarino emplea el ejemplo del taller de Mataró donde en 2009 se produjo una redada que acabó con 30 chinos en la cárcel por explotación laboral de unos compatriotas, que, en masa, se lanzaron a las calles para demandar su retorno al trabajo. “El contexto es importante”, nos recuerda el autor. “El lector que viese aquellas noticias probablemente pensase que estaban trabajando en unas condiciones de esclavitud extrema, con un tipo encima con un látigo. Pero ellos no se consideran esclavos, sino que son chinos que trabajan en las mismas condiciones que en su país pero por tres o cuatro veces más”. Esta es la razón principal de la afluencia de chinos a nuestro país o a Italia durante las últimas décadas, en su mayor parte procedentes de la región de Qingtian: ganar dinero, aun a costa de largas jornadas de trabajo en malas condiciones, con el objetivo de amasar una cantidad suficiente de capital que les permita una jubilación feliz.

    Felicidad en la vejez

    Ahí quizá radique una de las grandes diferencias que separa a chinos y españoles: sus expectativas vitales. “Por su cultura, ellos piensan que la parte feliz de la vida es la jubilación, y cuanto antes lleguen a ella, mejor”, explica el periodista. “En los últimos años, en Occidente hemos cambiado de punto de vista. La parte de la vida que merece la pena es la juventud, porque quién sabe cómo llegaremos a viejos, y si aún habrá pensiones”. A pesar de ello, Villarino aclara que, al contrario que lo que se suele pensar, lo más importante para explicar la tan cacareada ética de trabajo china no es tanto su cultura o su religión, como la coyuntura por la que pasa el país asiático.

    “Su mentalidad no es tan diferente de, por ejemplo, la de mi abuelo. Él también dormía en un garaje, también emigró, se llevó la familia a cuestas, arriesgó, pasó la vida trabajando sin tener demasiado ocio… Sigue siendo una sociedad muy pobre”, nos explica el autor. “Se junta esto con la fiebre del oro en China. Todo el mundo se quiere hacer rico porque el país crece mucho. A lo mejor, hacerse rico no entra en nuestras expectativas, porque nos hemos educado en otros valores. Allí se educan en hacerse ricos, que es lo que se impulsa desde el Gobierno y lo que la gente considera que es el espíritu del tiempo. Genera una ambición salvaje. Todas las energías están puestas en el sueño de prosperar materialmente”.

    El desafío chino

    Esta situación deriva en una apuesta por el emprendimiento que no tiene parangón en nuestro país. “Los asiáticos tienen como una religión abrir su propio negocio. No sé si en España en otras generaciones fue así. Está ligado, como tantas otras cosas, a la superpoblación. Cuando hay tanta competencia, ser asalariado es mal negocio. Si eres un asalariado en China, vas a pasar toda la vida malviviendo y dependiendo de los demás, no como en Suecia, donde son pocos y se pegan por cada trabajador. En toda Asia tienen muy metida esta idea. Incluso los indios o los pakistaníes, que quizá no tengan esa cultura de trabajo… En su jerarquía imaginaria, el propietario con muchas tiendas está por encima del resto”.

    Cuando hay tanta competencia por la superpoblación, ser asalariado es mal negocioDe ahí la aparición de ciudades como Hecheng, esa “pequeña Hong Kong” en el corazón de Qingtian que, a pesar de no superar los 50.000 habitantes, tiene en sus innecesarios rascacielos el reflejo del poder económico que sus emigrados han amasado en todo el mundo occidental. En un alto grado, por el esfuerzo personal, porque como cuenta Villarino, “el chino está dispuesto a cualquier cosa por mantener su negocio a flote, y tu vecino quiere cosas lógicas como un mes de vacaciones, tener calefacción (algo a lo que el chino está dispuesto a renunciar) y no quiere dormir en la tienda (porque tiene su apartamento)”.

    En definitiva, los sacrificios dispuestos a ser afrontados por los orientales son mucho mayores que los nuestros. Como recuerda el periodista, “lo que desafía nuestra forma de vida no son los chinos en sí, sino China y su modelo productivo. El libre mercado que ha llegado allí ha introducido a 1.400 millones de personas que están dispuestas a hacer cosas que nosotros no”. Lo que causa que, tal y como están escritas las reglas del juego, no haya más remedio que arremangarse y afrontar la competitividad de un país acostumbrado a producir a muy bajo coste, en jornadas laborales interminables y, en ocasiones, muy dispuesta a aprovecharse de la corrupción empresarial.

    En el país de los tuertos

    No ha hecho falta la Operación Emperador para conocer la existencia de determinados mecanismos ilegales de evasión fiscal (entrada de mercancías sin pagar impuestos, venta de productos sin declarar) frecuentemente utilizados por los comerciantes chinos y que aparecen profusamente ilustrados en ¿Adónde van los chinos cuando mueren? Por ejemplo, el caso del dueño de bazar que acude al polígono industrial de Cobo Calleja en Fuenlabrada para pedir las facturas necesarias para la inspección, o la tasación por lo bajo de las mercancías importadas en cada puerto que, como recuerda Villarino, persiguen la mayor entrada de mercancías posibles, y que tienen tal independencia que resultan muy difíciles de controlar.

    Muchos de los chinos me decían que en Austria la policía está encima de ti. En España, noUnas prácticas que, hay que recordar, se hacen con elevada frecuencia en España, sin que se aplique el término “mafia”. “También defrauda el fontanero que te hace una chapuza sin factura o el medio que te paga en negro. ¿Son también mafias?”, se pregunta Villarino, señalando que son delitos comunes en España. “Hay importadores que han hecho trampas, pero hay que contextualizarlo en un país en el que el 22% del PIB se mueve en negro”.

    No es casual que la afluencia de inmigrantes sea tan grande en España o Italia, que no son precisamente los países más ricos, pero que, sin embargo, sí son los que han ofrecido más oportunidades para entrar y establecerse. “Los chinos haciendo negocios no son suecos. China es uno de los países más corruptos, no administrativamente, sino empresarialmente, es decir, en lo que se refiere a pagar sobornos. Los segundos detrás de Rusia. Así que vienen aquí y hacen negocios como están acostumbrados”, sintetiza el antiguo corresponsal romano. “Muchos de los chinos me decían que en Austria la policía está encima de ti, es difícil conseguir los papeles e imposible abrir un negocio sin una licencia de apertura. En España ahora será más difícil, pero hace unos 20 o 30 años, en Lavapiés la mitad de negocios no tenían licencia de apertura, algo que no pasaba en Francia o Suecia”.

    Algo que no es culpa del inmigrante que trata de buscarse la vida, sino de “las instituciones”, que son “las que tienen que regular su establecimiento”, como no se había hecho hasta ahora. En ese sentido, la novedad que el proceso que envuelve a Gao Ping podría ofrecer, en opinión de Villarino, es que “por primera vez, esa trama de importadores que defraudan, y que es muy abundante, se mezclase con la de la delincuencia común, es decir, extorsiones, prostitución, etc.” Sin embargo, el autor mantiene que hasta que no salga el juicio no se podrá saber nada, y que, de todas formas, no le cuadra que esto sea así.

    Encajando entre nosotros

    La citada Operación Emperador puede suponer un importante retroceso en la aceptación de la comunidad china en nuestro país, que ha sido siempre difícil, en parte por el carácter introspectivo y endogámico de los chinos. “Para la comunidad, es un desastre”, señala Villarino, que señala las peculiaridades del racismo hacia el oriental: “Tiene ese punto de misterio. La perfidia china, la tortura china… Es un racismo diferente. Uno de los personajes del libro lo dice: ‘Humor Amarillo ha hecho estragos’. Me decía que los chinos dan risa, y que los negros nos dan miedo. Es como un racismo bromista, un racismo hilarante. Tenemos esa idea de que hacen cosas ocultas”, algo comúnmente aceptado y cuya explicación el autor localiza en la incomprensión. “A un musulmán de Yemen, incluso a un fanático religioso, puedo entenderlo, porque tengo claves culturales: su expresividad facial, sus sentimientos, qué está pensando. Con los chinos es mucho más difícil, su sistema de escritura y pensamiento es muy diferente. Por eso, es más fácil pensar que hacen cosas raras. Pero la incomprensión es recíproca: en el comienzo del libro intenté explicar que yo me siento en China igual que ellos aquí”.

    Hay algunos chinos que están en una espiral semejante a la de los mendigosEl periodista cuenta una curiosa historia para señalar esa frontera que existe entre los chinos que se han adaptado más y los que no lo han hecho: “Un empresario chino de segunda generación, perfectamente enraizado, me decía que él era chino, pero que otros se habían hecho españoles. Me señala a uno de sus trabajadores, y me dice que a ese sólo le gusta la fiesta, que no quiere ahorrar, que no quiere tener planes de futuro, que quiere salir pronto para ir al gimnasio… Cuando me quedo a solas con él me dice que si quiero entrevistar a un ‘chino gay’, él es uno. Y yo creo que para el empresario ‘ser gay’ formaba parte de ‘ser español’, como si fuese un vicio nuestro. A qué chino se le iba a ocurrir ser gay”.

    En este periplo de los chinos por nuestro país destaca el caso de Bei Pei, un vendedor callejero de cervezas que lleva diez años en España y ha perdido toda esperanza, que muestra síntomas de depresión y que no quiere volver a China (porque nada le espera allí) ni progresar abriendo su propio negocio, y que es objeto habitual de las burlas de los jóvenes españoles. “Son gente muy machacada. Este señor da mucha pena. Está en una espiral, mi traductora intentó ayudarle y llevarlo a la embajada pero no quería ser repatriado. Como le pasa a muchos mendigos, está en una onda en la que necesita otro tipo de ayuda más seria. Es uno de los testimonios más estremecedores del libro. No sé cuántos habrá como él. Me choca que pase entre los chinos, que son supervivientes natos. Si hay casos así en esta comunidad, donde tienen la piel muy dura, no quiero ni pensar qué puede estar ocurriendo con otras comunidades que tienen menos recursos y posibilidades de trabajar”.

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    24 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios