GALLUP REALIZA UN ESTUDIO EN 152 PAÍSES

Los lugares donde la gente no tiene sentimientos (por ejemplo, España)

Como viene siendo habitual desde 2005, la consultora Gallup ha realizado un estudio sobre la manera en que la población de 152 países de todo el

Foto: Los lugares donde la gente no tiene sentimientos (por ejemplo, España)
Los lugares donde la gente no tiene sentimientos (por ejemplo, España)

Como viene siendo habitual desde 2005, la consultora Gallup ha realizado un estudio sobre la manera en que la población de 152 países de todo el planeta se siente, con el objetivo de conformar dos listados en los que se reflejan aquellas regiones en las que la población es más emocional y en las que, por el contrario, sienten menos (o eso dicen). Filipinas y Singapur encabezan, respectivamente, ambas listas, recordándonos que la –relativa– cercanía geográfica no implica que dos naciones compartan una misma visión del mundo.

En los países más sentimentales figuran, además de Filipinas, El Salvador, Bahrein, Omán y un grupo de países de América del Sur como Colombia, Chile y Costa Rica, donde los sentimientos positivos eran más habituales. El resto de la clasificación se completa con países americanos, como Guatemala, Bolivia y Ecuador además de sus vecinos del norte, los Estados Unidos y Canadá. Por su parte, los países donde a sus habitantes les cuesta más expresar dolor, ira o rabia son, junto a Singapur, Georgia, Lituania y Rusia.

España se encuentra en el 10% de los países donde menos se sienteA grandes rasgos, los resultados se encuentran en sintonía con las concepciones culturales más compartidas, en cuanto que los países más sensibles son los que se sitúan en las zonas cercanas al trópico, es decir, las más cálidas, aquellas tradicionalmente vinculadas con la expresión de las emociones. Pero no siempre es así, en cuanto que algunos de los países que encabezan la clasificación de los menos expresivos, como Singapur o Madagascar, también se encuentran próximos a dichas áreas. ¿Qué ocurre con España y su célebre bonhomía mediterránea? Pues que al igual que ocurre con otros países vecinos, como Portugal, Francia o Italia, no figura ni en el top ten de los más sensibles ni de los más duros. Es más: nos encontramos en el puesto 136 de los 151, es decir, en el 10% de los países más introvertidos, incluso por debajo de los países europeos anteriormente citados. Los resultados fueron recogidos entre los pasados meses de febrero y marzo a través de una consulta telefónica a 1.000 ciudadanos españoles, y quizá la situación por la que atraviesa el país explique por qué nos mostramos menos dispuestos a reconocer lo que sentimos.

Los hombres insensibles (que vinieron del frío)

El tópico cultural indica que los rusos son hombres gélidos y poco comunicativos, y los datos proporcionados por la compañía estadounidense parecen confirmarlo. El antiguo país soviético se encuentra en el cuarto puesto de la lista, antecedido precisamente por dos antiguos satélites como son Georgia (segundo lugar) o Lituania (tercero). Unos resultados que se encuentran en consonancia con aquellos del Happy Planet Index que cada año analiza los países más felices del mundo, y donde los tres países figuran en los puestos más bajos de la lista. Además, como recordaba un artículo científico publicado en el año 2003 por Katrin Rehdanz y David Maddison, las temperaturas más extremas condicionan la felicidad de los habitantes de determinadas regiones, afectando de forma negativa a países con un alto nivel de bienestar como Finlandia o Noruega o a otros como Rusia o Georgia.

La falta de sensibilidad, tanto positiva como negativa, es síntoma de un problema mayorSin embargo, el grupo de investigadores recuerda que no hay que identificar necesariamente este concepto de “emocionalidad” con el de felicidad, sino que su estudio alude a toda clase de sentimientos, tanto positivos como negativos, aunque señalan que la incapacidad de manifestar lo que uno siente suele ser síntoma de un problema mayor. Entre los sentimientos positivos que aparecían en el cuestionario se encontraban la sensación de descanso, el disfrute, la risa, sentirse respetado y aprender cosas interesantes. Entre las negativas, la furia, la preocupación, el dolor físico y la tristeza.

Implicaciones del estudio

La intención de la compañía americana trasciende el mero ánimo estadístico, ya que como asegura, se interesa especialmente por la repercusión que estas conclusiones pueden tener a la hora de mejorar el bienestar de una población. Por ello, recuerdan pasados estudios que han puesto de manifiesto que la felicidad de una nación no es directamente proporcional a los ingresos económicos de sus ciudadanos. Curiosamente, el país líder en la lista, Singapur, es uno de los países con una menor tasa de desempleo del planeta, por lo que las razones para su escasa sensibilidad debe encontrarse en otro lugar, como en su cultura, climatología o educación.

Los daneses son los que están más satisfechos con su vida, y los togolenses, los que menosEs más, se ha señalado que precisamente el país asiático es uno de esos ejemplos donde, social y laboralmente, se están haciendo las cosas bien: además de la baja tasa de paro, la renta per cápita es una de las más altas de la zona (se encuentra en el puesto 37 del ranking mundial) y su esperanza de vida es la cuarta más alta del planeta, también pueden enorgullecerse de ser una de las economías emergentes del mundo gracias a sus industrias farmacéutica y electrónica. Y, a pesar de ello, tienen “un problema”, como señalaba uno de sus habitantes en Business Week. El responsable del estudio, Jon Clifton, recuerda que aunque “según los criterios tradicionales deberían figurar entre los mejores países del mundo”, en lo que concierne a su bienestar personal “no lo están haciendo muy bien”. Sin embargo, el porcentaje de singapurenses que respondieron de manera positiva a dichas cuestiones ha aumentado en un 6% respecto al pasado año.

El estudio de Gallup no se ha preocupado únicamente por la expresión de los sentimientos, sino que a través de una batería de preguntas bastante directa ha averiguado qué países son los más pesimistas (Grecia a la cabeza, como cabría esperar), cuáles están más satisfechos con su situación (Dinamarca) y cuáles menos (Togo). Además, los iraquíes son los que se mostraban más propensos a estar estresados, furiosos, preocupados o tristes. En su caso no hay duda de por qué.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios