Las enfermedades que transmiten los animales domésticos y cómo evitarlas
  1. Alma, Corazón, Vida
PROVOCAN INFECCIONES VÍRICAS COLECTIVAS

Las enfermedades que transmiten los animales domésticos y cómo evitarlas

La zoonosis es la transmisión de enfermedades de los animales a las personas, directa o indirectamente, y cada año provoca miles de infecciones. En la mayoría

Foto: Las enfermedades que transmiten los animales domésticos y cómo evitarlas
Las enfermedades que transmiten los animales domésticos y cómo evitarlas

La zoonosis es la transmisión de enfermedades de los animales a las personas, directa o indirectamente, y cada año provoca miles de infecciones. En la mayoría de los casos se trata de patologías de origen bacteriano, entre las que predomina la salmonelosis, dando lugar a una gastroenteritis. Una de las formas más comunes de contagio es a través de los alimentos, si estos han estado directamente en contacto con las mascotas o indirectamente a través de algún insecto o garrapata portada por el animal. Como las gastroenteritis e infecciones virales por intoxicación alimentaria que provocan suelen ser leves, en casi ningún caso se determina su origen, por lo que oficialmente no se establece una relación con las mascotas.

En estos casos, bastará con tomar algunas medidas de prevención, como pelar los alimentos si se comen crudos, cocerlos bien, extremar la higiene en general, y no romper la cadena del frío. Sin embargo, existen otras enfermedades de transmisión animal más perjudiciales para la salud y que pueden llegar a provocar la muerte debido a la ingesta de toxinas que destruyen las células rojas, provocando así insuficiencias renales agudas, como es el caso del síndrome urémico hemolítico.

Los dueños deben cerciorarse antes de adquirir el animal que no les causa alergiaEl contacto con las mascotas es otro de los factores de riesgo que pueden provocar la zoonosis, por lo que también es recomendable lavarse las manos después de estar con ellos si se desconfía de algún tipo de alergia (en el caso de los dueños no debería haber dudas en este sentido). Estas precauciones están dirigidas sobre todo a los niños pequeños, puesto que su sistema inmunológico es más débil y posiblemente desconozcan si tienen o no alergia, lo que podría provocarles úlceras cutáneas, aunque en un porcentaje bajo de la población infantil.

Reptiles y roedores

Existen casos aislados de enfermedades zoonóticas colectivas provocadas por mascotas poco comunes y que en ocasiones han saltado a los titulares de la prensa, como fue el de quince adolescentes afectados de viruela tras adquirir unos roedores procedentes de Europa del este. Este tipo de dolencias también pueden ser transmitidas por los gatos si están en libertad y tienen ocasión de cazar pequeñas presas, generalmente ratones, que porten algún tipo de infección vírica.Las mordeduras favorecen la transmisión de bacterias, causando inflamación y fiebre

Otra de las formas comunes de trasmisión de enfermedades por las mascotas es a través del contacto con sus heces. Por ello, es conveniente limpiar los terrarios de los reptiles o las jaulas de los pájaros con cierta frecuencia y siempre con guantes de protección. Los excrementos secos son una fuente constante de transmisión de enfermedades, principalmente gripes y neumonías.

Heridas provocadas por animales

Los arañazos o mordeduras de las mascotas están igualmente detrás de la zoonosis. Por pequeñas que estas sean, favorecen la trasmisión de bacterias, provocando inflamaciones, fiebres y malestar en general. La mayor parte de los perros y los gatos son portadores de la bacteria denominada pasteurella multocida, que suele habitar en la boca de las mascotas y con las mordeduras el microorganismo se transmite a la herida y pocas horas más tarde provoca hinchazón. Es por ello que en ocasiones de un leve arañazo o mordisco pueden aparecer unos efectos cutáneos desproporcionados.Una de las formas más comunes de contagio es a través de los alimentos

Este proceso inflamatorio puede penetrar en capas profundas de la piel produciendo la muerte de ciertos tejidos. Si se complica, puede ser la causa de artritis, sinusitis o pleuritis. En estos casos, el tratamiento debe ser inmediato y consiste en una medicación a base de antibióticos. En un primer momento, para evitar llegar a este punto, es recomendable desinfectar la herida con agua y jabón, además de algún antiséptico. Estas mismas medidas deben tomarse si se tiene que curar una herida infectada de la mascota, ya que podrían trasmitir bacterias como los estafilococos o los estreptococos, especialmente peligrosas para las personas con pocas defensas inmunológicas.