LA IRRITABILIDAD PODRÍA TENER UN ORIGEN CULTURAL

Di adiós al mito: el ciclo menstrual no está asociado a ningún cambio de humor

En torno al 80% de las mujeres sufren una serie de síntomas todos los meses que anuncian la llegada de la menstruación. Pero algunas tienen lo

Foto: Di adiós al mito: el ciclo menstrual no está asociado a ningún cambio de humor
Di adiós al mito: el ciclo menstrual no está asociado a ningún cambio de humor
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    En torno al 80% de las mujeres sufren una serie de síntomas todos los meses que anuncian la llegada de la menstruación. Pero algunas tienen lo que se conoce cómo Síndrome Premenstrual (SPM), que implica que estos síntomas son más agudos de lo que debería ser normal y están asociados a un cambio de humor. Se trata, en cualquier caso, de un síndrome muy polémico y cuestionado. Algunos creen que sólo afectaría en torno al 3% de las mujeres, otros lo elevan hasta el 30%. No es fácil saber cuándo acaban los síntomas "normales" y empieza el síndrome, hasta qué punto este tiene un origen psicológico, o si se debe sólo a cambios hormonales.

    Un nuevo análisis ha puesto luz sobre la cuestión: sugiere que los cambios de humor asociados tradicionalmente al síndrome no están tan relacionados con la menstruación como muchos habían asumido. Un equipo liderado por la doctora Sarah Romans de la Universidad de Otago (Nueva Zelanda) ha revisado 47 estudios que han estudiado el humor de las mujeres a lo largo de su ciclo menstrual y han publicado sus conclusiones en la revista Gender Medicine. Sólo el 15% de éstos identificaron a mujeres que parecían tener el SPM: su estado de ánimo empeoraba a medida que se acercaba la menstruación y mejoraba en cuanto comenzaba el sangrado. El resto de los estudios identificaron correspondencias para todos los gustos: un 38%, registraron un cambio de humor que permanecía durante la menstruación o en alguna otra fase del ciclo; un 9% registraron que los cambios de humor aparecían, precisamente, en fases del ciclo distintas a la premenstrual; el 38% de los estudios restantes no encontraron ninguna asociación entre los cambios de humor y el ciclo menstrual.

    La conclusión es evidente: más de la mitad de los estudios no encontraron ninguna conexión entre la menstruación y el mal humor, y el 85% negaron la existencia del SPM. ¿A qué se debe entonces esa creencia tan extendida de que la regla cambia el comportamiento de las mujeres?

    ¿Un remanente de ideas sexistas?

    La idea de que las mujeres cambian de humor en función de su ciclo menstrual no es nueva. Según los autores, “existe una arraigada tendencia a etiquetar el comportamiento de las mujeres como excesivamente emocional y atribuir esto a la función reproductiva femenina”. 

    Es casi imposible distinguir los efectos de la regla propiamente dicha de los distintos cambios hormonalesNumerosos autores han sugerido que la pervivencia de los diagnósticos por SPM son un remanente de ideas sexistas sobre las mujeres, de un tiempo en que la mayoría de médicos eran hombres. De hecho, esta relación se remonta a tiempos de Hipócrates (460 a.C – 370 a.C), que ya identificó estos síntomas.

    El problema para estudiar si la relación entre cambios de humor y menstruación es un invento o no, reside en que es casi imposible distinguir los efectos de la regla propiamente dicha y los distintos cambios hormonales. Al tratarse de un evento que sucede cada mes es, además, muy difícil separar qué tiene que ver con esto y qué no. ¿Qué ocurre si tienes la regla en un periodo de estrés? ¿O en determinado punto de la semana donde, se sabe, estamos más tristes o alegres?

    Síndrome cultural vs. síndrome hormonal

    Katryn Clancy, profesora de antropología de la Universidad de Illinois que estudia los comportamientos reproductivos, ha explicado en la revista Time, en relación a este estudio, que “el SPM no depende sólo de la psicología, sino también de la cultura”, pues hay estudios que muestran que las mujeres tienen diferentes respuestas a la menstruación en función de su país de origen. Es el caso de una encuesta telefónica que se realizó durante el año 2004 a mujeres de varios países de Latinoamérica y Europa; el análisis de los resultados reveló que el 80% de las mujeres latinoamericanas en edad reproductiva presenta algún síntoma del SPM. Un porcentaje mucho mayor al de la media europea, que como mucho llegaría al 30%.

    En opinión de Clancy, que defiende una clásica teoría feminista sobre la menstruación, algunas mujeres siguen usando la regla para subvertir las normas culturales que se imponen a las mujeres: “Dadas unas ciertas expectativas culturales de mal comportamiento, algunas mujeres deciden aceptarlas para poder comportarse de una manera que normalmente les es inaccesible, siendo mandonas e irritables”.

    Todo esto no quiere decir que las hormonas no tengan ningún efecto. Es sabido que la hormona que domina la segunda mitad del ciclo menstrual, la progesterona, puede reducir la ansiedad, actúa como agente antiinflamatorio, reduce espasmos y relaja los músculos lisos, por lo que podría estar asociada con una relajación del humor. Este tipo de cambios hormonales podrían ser en realidad los que provocan un cambio en el comportamiento de las mujeres, que no estaría relacionados directamente con la menstruación, y serían comparables a los que se dan en los hombres debido a las fluctuaciones de la testosterona, que también provoca altibajos emocionales. 

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    4 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios