Sí nos parecemos: el 63% de las mujeres alberga ADN masculino en su cerebro
  1. Alma, Corazón, Vida
LAS PROTEGE CONTRA EL ALZHÉIMER

Sí nos parecemos: el 63% de las mujeres alberga ADN masculino en su cerebro

La presencia de ADN masculino es el cerebro de las mujeres es un fenómeno muy común del que nada se sabía hasta ahora. Casi dos de

Foto: Sí nos parecemos: el 63% de las mujeres alberga ADN masculino en su cerebro
Sí nos parecemos: el 63% de las mujeres alberga ADN masculino en su cerebro

La presencia de ADN masculino es el cerebro de las mujeres es un fenómeno muy común del que nada se sabía hasta ahora. Casi dos de cada tres mujeres poseen este tipo de material genético en varias zonas cerebrales, lo que las podría proteger contra la enfermedad de Alzheimer, según los resultados de un estudio elaborado por investigadores del Cancer Research Center (Seattle) y publicado esta semana por la Public Library of Science (PLOS).

Las mujeres no nacen con genes masculinos, sino que los adquieren durante el embarazo por un proceso que en el argot médico se denomina microquimerismo fetomaternal. Este concepto se refiere a la presencia de células originarias del feto en la madre y que, por lo tanto, son diferentes genéticamente a las suyas. Las células embrionarias se traspasan a través de la placenta persistiendo en la gestante después de alumbrar e incluso se pueden multiplicar con el tiempo. La bibliografía científica al respecto de este fenómeno es escasa y todavía no se han aclarado suficientemente los mecanismos responsables del traspaso genético.

Beneficios y prejuicios para la salud

William Chan, director del estudio titulado Male Microchimerism in the Human Female Brain, maneja la hipótesis de que las células fetales llegan al cerebro femenino mediante el torrente sanguíneo y que una vez producido el fenómeno se mantiene durante toda la vida de la portadora. La mujer más mayor en la que se hallaron restos de marial genético masculino tenía 94 años cuando falleció. Asimismo, un estudio previo realizado por investigadores del Specialized Center of Research (SCOR) ha demostrado la generación de microquimerismo a partir de transfusiones de sangre, pero solo en personas inmunodeprimidas que habían sufrido algún tipo de traumatismo.Las células fetales se traspasan a través de la placenta persistiendo en la gestante después de alumbrar

Los investigadores han descubierto ahora que este fenómeno resulta beneficioso para la salud, al menos para prevenir el alzhéimer, ya que en las pacientes con esta enfermedad no se ha encontrado ADN masculino tras analizar su cerebro una vez fallecidas, mientras que sí se encontró en un alto porcentaje de mujeres que no contrajeron esta enfermedad.

Otros estudios anteriores ya habían adelantado que el microquimerismo fetomaternal combatía otra serie de enfermedades graves, tales como el cáncer de mama. Por el contrario, también se determinó que aumentaba el riesgo de contraer cáncer de colon. Este último extremo no ha podido ser corroborado por la investigación del Cancer Research Center. Sin embargo, los resultados de la investigación si han demostrado otros efectos saludables para las mujeres con ADN masculino en ciertas zonas de su cerebro, como la artritis reumatoide, sobre todo en aquellas que habían tenido más de un hijo.

Enfermedades en niños

El microquimerismo fetomaternal protege principalmente de las enfermedades autoinmunes, puesto que, según sostienen los investigadores, las células fetales participan en la reparación del tejido materno lesionado. Anteriormente ya se había demostrado que estas células pueden migrar a otras partes del cuerpo, como el corazón donde reparan el tejido dañado tras una cardiomiopatía.

Otros estudios científicos rebajan los efectos sobre la salud materna de estas células, sosteniendo que apenas son imperceptibles y descartando que tengan alguna función determinante en el cuerpo humano. En otros estudios médicos se han asociado enfermedades autoinmunes en niños, como la miopatía inflamatoria, en las que están implicadas las células microquiméricas de origen materno.